Probamos el grupo Shimano GRX, la primera transmisión específica para gravel
PUBLICIDAD

Probamos el grupo Shimano GRX, la primera transmisión específica para gravel

Analizamos y ponemos a prueba el grupo Shimano GRX, el primero de la historia específico para la disciplina del gravel. Una transmisión que ha servido para popularizar esta modalidad hasta convertirla en el fenómeno que es hoy en día.

Estas semanas se cumplen dos años desde el lanzamiento del Shimano GRX, un grupo de transmisión que sin duda sirvió para acelerar el proceso de expansión del gravel y el desarrollo de componentes específicos para esta modalidad. Poco después de la presentación del grupo de la firma nipona vinieron las versiones de su competencia directa.

Actualmente el gravel se ha consolidado como una disciplina más que muchos ciclistas utilizan como alternativa al Mountian Bike y la carretera. El perfil del ciclista de gravel no se circunscribe a un molde determinado y su versatilidad ha cautivado tanto a usuarios de perfil cicloturista como a ciclistas de alto rendimiento.

A pesar de referirnos al Shimano GRX como un grupo de transmisión, en realidad se trata de una nueva categoría completa dentro del catálogo de la firma, con diferentes niveles de acabados y un amplio rango de precios. Sin duda, el lanzamiento del grupo Ultegra RX sirvió como punto de partida para el posterior desarrollo del GRX.

Parte de su éxito radica en una ambiciosa carta de presentación con transmisiones electrónicas y mecánicas, desarrollos de doble plato y monoplato y compatibilidad con 10 y 11 velocidades. Veamos en detalle sus características técnicas actualizadas.

Configuraciones de platos

Hay tres versiones o escalones del grupo Shimano GRX: desde la versión superior RX 800, disponible también como grupo electrónico Di2, pasando por las gamas RX600 y RX400. Los elementos de estos grupos se pueden combinar entre sí y, de hecho, muchas marcas de bicicletas lo hacen en sus montajes de serie para ajustar el precio final.

En los desarrollos para monolpato encontramos dos opciones de dentado, un plato de 40 dientes y una alternativa más exigente de 42 dientes, únicamente en la serie RX800. En ambos casos se aplica la tecnología Dynamic Chain Egagement, procedente del Mountain Bike, y que permite mantener la cadena engranada a los dientes del plato aunque esté sometida a una gran tensión.

Si atendemos a las opciones de doble plato encontramos una configuración muy popular de 46 y 30 dientes, compatible con cassettes de 10 y 11 coronas y una algo más exigente, aunque muy versátil, de 48 y 31 dientes, solo para la serie RX800 y por tanto únicamente para 11 velocidades.

Este salto de 17 dientes es el más largo en todo del catálogo del gigante japonés, incluyendo MTB y carretera, y los desviadores FD-RX815-F (Di2) y FD-RX810-F están preparados para esta exigente tarea. Además, las bielas de toda la serie GRX cuentan con un espacio extra de 2,5 mm en la línea de la cadena pensando en el montaje de cubiertas cada vez más anchas en gravel.

Cambio trasero y desarrollos

Centrándonos en el cambio trasero, sorprende la decisión de Shimano de no desarrollar una línea de cassettes específicos para este grupo sino que han apostado por la compatibilidad con la mayoría de cassettes de montaña y carretera de la marca.

De este modo, quienes opten por un desarrollo de Mountain Bike podrán escoger un cassette de 11-40, 11-42 y 11-46 dientes de la gama XT, SLX o Deore; y quienes prefieran un desarrollo de carretera podrán montar cassettes desde 11-25 hasta 11-34 dientes, procedentes de las gamas Ultegra, 105 o Tiagra.

Obviamente, los desarrollos de Mountain Bike necesitarán un cambio trasero de caja larga, mientras que en las versiones de carretera será condición necesaria un cambio de caja corta, tanto si es electrónico como mecánico.

Y hablando del desviador trasero, se hereda una tecnología desarrollada y llevada a cabo en los grupos de MTB: el sistema Shadow+. Se trata de un diseño específico que esconde el cuerpo del cambio bajo la vaina y el cassette y queda protegido frente a impactos laterales. Además, la mayoría de cajas de cambio cuentan con el tensor que bloquea el cambio y evita golpes de la cadena cuando rodamos sobre terreno roto.

Manetas y frenos adaptados al Gravel

Las manetas conforman buena parte de la personalidad del grupo Shimano GRX. Se hereda el diseño STI procedente de la carretera, aunque con una adaptación ergonómica a la mayor exigencia técnica del gravel. El frontal es más pronunciado y la superficie de goma de la maneta es más rugosa para evitar el deslizamiento.

Además, el eje de pivote se ha situado 18 mm más alto para favorecer la acción de palanca. Incluso la propia maneta cuenta con una textura antideslizante que mejora el tacto de los dedos durante la frenada.

La maneta de mayor rango de la gama, la ST RX815, cuenta con la tecnología Servo Wave procedente de los grupos de montaña. Se trata de un sistema que proporciona una frenada muy poderosa de forma instantánea y más progresiva a medida que modulamos la presión, con el fin de evitar bloquear los frenos con facilidad.

Por supuesto, todas las versiones se ofrecen únicamente con sistema de circuito hidráulico y el anclaje de las pinzas de freno adopta el estándar flat mount que ya es tan habitual en las bicicletas de carretera.

Shimano ha desarrollado las manetas GRX STI pensando en la compatibilidad con tijas telescópicas, un componente poco común cuando este grupo fue lanzado aunque mucho más extendido en el Gravel de hoy en día.

La maneta izquierda para desarrollos de 11 velocidades permite accionar este componente utilizando el pulsador. Las versiones Di2, por su parte, cuentan con un tercer pulsador por medio de un botón superior, que permite gestionar componentes externos vinculados como focos de luz o ciclocomputadores.

Por último, para los ciclistas que buscan la mayor comodidad y seguridad en rutas gravel, el grupo Shimano GRX incluye también la posibilidad de instalar un set de submanetas (BL-RX812) en el agarre horizontal del manillar.

En marcha

El gravel es lo que es hoy en día, y lo que será a corto plazo, en parte gracias al grupo Shimano GRX. Que el mayor fabricante de componentes del mundo se volcara en un desarrollo tan completo, tecnológico y adaptado supuso un espaldarazo definitivo a una modalidad que actualmente avanza a pasos agigantados.

La experiencia en marcha con el grupo Shimano GRX es extraordinaria, nos ha permitido llevar esta modalidad a un nuevo escalón. Quizá lo mejor, o lo que más nos ha gustado de este grupo, es precisamente su esencia híbrida. La firma japonesa ha recogido lo mejor de sus desarrollos de Mountain Bike y lo mejor de la carretera, con décadas de tradición en ambos mundos, para adaptarlos a la experiencia gravel.

Como resultado obtenemos una transmisión tremendamente resistente. No importa el maltrato al que sometas a tu bici, ya sea territorio arcilloso, polvo, agua… El GRX lo soporta todo. Es resistente, sí, pero también funcional. A pesar de poder escoger, como hemos visto, entre un amplio abanico de desarrollos, todos ellos comparten el denominador común de poder adaptarse al estilo y uso de cada ciclista.

Porque lo mejor del gravel es que no te acota a un molde sino que se trata de una modalidad muy voluble, que unos pueden entender desde un prisma competitivo y otros muy aventurero y explorador. En el grupo Shimano GRX hay algo del ADN deportivo de los grupos de carretera de la marca y algo de la resistencia y versatilidad de los grupos de MTB, pero recogiendo estas fórmulas se ha granjeado una personalidad propia.

Con el grupo Shimano GRX todo es más cómodo y seguro. La afamada precisión en el cambio de Shimano está presente, pero la ergonomía y consistencia de todos los elementos no son valores tan habituales en la marca y este grupo puede presumir de ello. A día de hoy, y con los avances hechos por la competencia, seguimos creyendo que una bici de gravel equipada con un grupo Shimano GRX es una bici mejor.

Relación de pesos

En este apartado te mostramos una selección de los pesos de cada componente mostrándote diferentes gamas de cada uno, para que puedas establecer un baremo comparativo. Si quieres conocer todo el desglose de pesos así como completar la información técnica de este artículo, puedes acceder al site específico que Shimano ha dedicado a su grupo GRX.

Bielas Shimano GRX

  • FC-RX810-2 (Di2 2×11): 710 g
  • FC-RX810-1 (Di2 1×11): 644 g (40 d)
  • FC-RX600-11 (2×11): 806 g
  • FC-RX600-1 (1×11): 743 (40 d)
  • FC-RX600-10 (2×10): 810 g

Desviadores Shimano GRX

  • FD-RX810-F (2×11): 96 g
  • FD-RX815-F (Di2 2×11): 135 g
  • FD-RX400 (2×10): 96 g

Cambios Shimano GRX

  • RD-RX815 (Di2): 287 g
  • RD-RX810 (11 v): 255 g
  • RD-RX400 (10 v): 303 g

Manetas Shimano GRX

  • ST-RX810 (2×11): 284 g
  • ST-RX600 (2×11): 306 g
  • ST-RX810 LA (tija telescópica): 263 g

Frenos Shimano GRX

  • BR-RX810-F (del): 148 g

Relacionado: Vídeo Prueba nueva Canyon Grizl

Deja un comentario