Prueba larga duración: Shimano XT M8100 1x12

Durante varios meses hemos podido exprimir a fondo el que sin duda, continúa siendo uno de los mejores grupos de gama alta en cuanto a su relación entre calidad, precio y rendimiento. Nos referimos, por supuesto, al Shimano XT M8100.

Es justo además, reseñar que el XT es uno de los grupos más relevante en la historia del mountain bike. No podemos olvidar que su primera generación fue lanzada por Shimano nada menos que en 1982. Sin embargo, su última actualización se produjo hace tan solo unos meses. Precisamente, en Solo Bici ya dimos buena cuenta de esta última presentación.

Poco después de aquel evento llegó a nuestra redacción una unidad del nuevo grupo que montamos en una de nuestras bicis de test. Desde entonces, la hemos estado probando intensamente y ahora, tras más de 1.500 km, podemos ya ofreceros nuestras valoraciones sobre su rendimiento y fiabilidad.

Shimano XT M8100, el XT más esperado

Como ya hemos comentado, 2019 fue el año del lanzamiento de la última versión del Shimano XT. La primera en su historia, por cierto, que incorporaba una opción específica 1×12. Algo que un año antes ya hicieron los nipones con su último XTR.

Esta opción 1×12 estaba siendo, sin duda, la más demandada por el mercado en general y en particular los fieles a la marca. Sobretodo si tenemos en cuenta que SRAM, principal competidor de la compañía de Osaka, de adelantó hace ya unos años con este concepto, postulándose desde entonces como el auténtico precursor y referente en este segmento.

Con la última versión del XTR y esta del XT por tanto, es con las que de momento, Shimano está intentando recuperar el terreno perdido en los últimos tiempos respecto a su competencia.

¿Estarán los nuevos grupos 1×12 de Shimano a la altura de los de SRAM? Esto es alto que no puede responderse sólo viendo las especificaciones del catálogo, los precios y/o los pesos. Por ese motivo, decidimos probar a fondo una de estas transmisiones y ofreceros nuestras impresiones.

Nuestra bici de pruebas

La versión que hemos testado del Shimano XT M8100 es como ya hemos comentado, una 1×12. Con un plato de 32 dientes. El casete es evidentemente el específico para 12 velocidades, con la exclusiva relación de los japoneses de 10 a 51 dientes.

Los frenos, uno de los componentes que sin aparentarlo, más han mejorado en esta nueva versión del XT son los de versión Trail que cuentan con 4 pistones.

De manera excepcional y facilitadas por el distribuidor exclusivo de Shimano en España, Macario Llorente, contamos también con un juego de ruedas completo XT. Una opción esta que sólo está disponible en la familia XT pues por ejemplo, el grupo tope de gama XTR no cuenta con ruedas completas, aunque sí con bujes sueltos.

Una Merida BigNine, XC puro y duro

Todo este kit XT lo montamos en un cuadro pura sangre, específico para competición de XC. Se trata del BigNine de Merida Bikes en su versión más avanzada, construido con el carbono de altas prestaciones que en Merida denominan CF5. Un cuadro que con pintura incluida, queda por debajo de los 900g.

Este cuadro fue desarrollado pensado en las pruebas de XC en las que el trazado permitiera prescindir de la doble suspensión y así beneficiarse de la mayor ligereza y reactividad de una hardtail.

Junto al cuadro, empleamos también algunos periféricos muy interesantes del mismo fabricante. El más avanzado nos parece la tija de carbono Merida Team CC con tecnología S-Flex que ofrece una notable capacidad de absorción de vibraciones.

La potencia y el manillar, de la versión CC Team son otros de estos componentes, con unos pesos excelentes, 89 g para la potencia en medida de 100 mm y 128 g para el manillar, con anchura de 720 mm.

Para completar la parte mas importante de su equipamiento, montamos una horquilla FOX Float 32 SC Factory, con 100 mm de recorrido y uno de los mejores tactos de compresión de su categoría.

Shimano XT M8100: El funcionamiento de los frenos

Hemos comentado anteriormente que sin aparentarlo, los frenos de esta nueva versión del XT, del mismo modo que ya ocurrió con el XTR, nos han encantado. Lo cierto es que desde el verano, momento en el que comenzamos a probarlos, a este invierno han pasado unos 6 meses y no hemos tenido absolutamente ningún problema mecánico con ellos. Simplemente un cambio de pastillas traseras por desgaste.

En este sentido, no nos hemos llevado ninguna sorpresa. Los frenos XT tradicionalmente, han gozado de una de las mejores reputaciones en términos de fiabilidad. Ni un desajuste, ni una variación en el tacto ni en el recorrido de la maneta.

Alguien podría decir que en unos frenos con 4 pistones, como tiene la unidad que hemos probado, para un uso de XC no han supuesto la máxima exigencia. En todo caso, tras 1.500 km creemos que de tener problemas de fiabilidad, los hubiéramos detectado en estos frenos y sin embargo, no hemos tenido ni el más mínimo síntoma.

Nuestro veredicto sobre los frenos son de absoluta fiabilidad y eficacia, pues la frenada con 4 pistones es más que suficiente para cualquier usuario.

Además, por la diferencia de peso entre esta versión de 4 pistones, creemos poco justificada la opción de 2 pistones. Menos potente y sólo unos 20 g más ligera.

Shimano XT M8100: El funcionamiento de la transmisión

Quien sea usuario de Shimano ya es conocedor de la exquisita suavidad y finura con la que las transmisiones niponas funcionan.

Los de Osaka son la auténtica referencia en fabricar lo que ellos llaman «tecnología de sistemas» que consiste en optimizar los diferentes componentes de un mismo grupo para que funcionen al 100% de su rendimiento sólo si interactúan entre sí. Es decir, que la combinación de un plato y una cadena XT funcionan mejor que si fueran de grupos diferentes y mucho mejor todavía si lo respecto a posibles combinaciones entre diferentes marcas de transmisiones.

Este concepto no es nuevo, otros fabricantes también lo hacen, pero sólo Shimano alcanza niveles de excelencia sin ser necesariamente los grupos más altos de la gama, como podría ser el XTR en este caso. El Shimano XT tiene exactamente la misma suavidad y fluidez que su hermano mayor. por ejemplo.

El funcionamiento de los bujes, montados también con aros de aluminio Shimano XT, es excepcional. En el caso de los XT sin la tecnología Silence que ofrecen los XTR, sin ruido cuando giran libres.

En todo caso la mayor particularidad es el rápido engranaje que ofrecen al pedaleo y la suavidad de giro. Son eso sí, específicos para núcleos MicroSpline, una tecnología que sólo encontrarás en bujes Shimano y DT, de momento.

A pesar de esta finura de las transmisiones Shimano, durante los primeros kilómetros de nuestro test y por tanto con el Shimano XT recién montado, comenzamos a sentir un crujido notable que provenía del casete.

Era un sonido que aparecía especialmente cuando pedaleábamos con potencia. Al habla con los técnicos de Shimano nos reportaron que era una incidencia que ocurría en algunas unidades y que estaba causada por el juego o fricción entre el casete y el núcleo. La solución, muy sencilla, colocando una arandela espaciadora de plástico, de grosor ínfimo., el ruido desaparece.

Hay que aclarar en todo caso que Macario, el distribuidor de Shimano, incorpora ya esa arandela sin coste adicional a quienes compre un grupo Shimano XT suelto.

Exceptuando esta pequeña incidencia, el funcionamiento del Shimano XT M8100 durante todos nuestros kilómetros del test ha sido impecable.

Máxima fiabilidad y eficacia

El tacto ha permanecido prácticamente invariable para tratarse de un grupo mecánico. La velocidad de los cambios de corona están a la altura del estándar al que nos tiene acostumbrado Shimano.

No hemos detectado un ritmo de desgaste exagerado comparado con otros grupos de la competencia y mucho menos con su hermano mayor el XTR que efectivamente, está más orientado al rendimiento y no tanto a la durabilidad.

Nos referimos concretamente a la cadena, que una vez concluido el test y superados los 1.500 km, no necesita todavía ser sustituida a pesar de haber utilizado la bicicleta en recorridos con fuertes desniveles y durante algunos días con barro y humedad.

Las bielas, en aluminio pulido, son algo delicadas desde el punto de vista estético. Más susceptibles de ser rayadas respecto a unas de carbono, por ejemplo. De todos modos, no se trata de nada funcional. Para el nivel de precio del grupo, tienen un peso más que correcto, 620 g con plato de 32 dientes y una rigidez fuera de toda duda gracias a la tecnología Hollowtech II que Shimano lleva empleando muchos años en sus bielas de gama alta.

¿Es el 1×12 de Shimano mejor que el de SRAM?

Esta es la pregunta del millón para los usuarios que deban elegir una nueva transmisión o bicicleta 1×12. Es evidente que SRAM posee más experiencia en el mercado en este concepto que ellos mismos promovieron y en el que creyeron antes que nadie. Sin embargo, Shimano ofrece un producto, que tras haberlo probado en profundidad, tiene una solidez y rendimiento realmente excepcional.

Si entramos en las comparaciones y nivel de precio, este XT puede equipararse con el SRAM Eagle GX, por ejemplo. De todos modos, pensamos que en términos de rendimiento, Shimano es superior a su rival si nos referimos a precios equiparables. Y lo es bajo nuestro criterio, por funcionamiento y prestaciones globales.

Por un lado, respecto a la suavidad y rapidez que hemos mencionado anteriormente y en donde los nipones no tienen competencia, en ningún nivel de precio. Es una transmisión exquisitamente silenciosa y suave. Igual que una XTR y superior a las fabricadas por SRAM en 1×12.

Por otro lado, en cuanto a lo que este grupo facilita un mejor rendimiento en situaciones críticas. Nos referimos en concreto a una desmultiplicación más progresiva del desarrollo en las coronas más grandes.

Creemos que este aspecto es un punto a favor en Shimano y en este nuevo XT 1×12 frente a su competencia. Shimano aumenta de 6 en 6 dientes en sus tres últimas coronas, mientras que SRAM lo hace en 6, 6 y 8 en la última (pasa de 42 a 50 dientes).

No podemos estar más convencidos, después de probar el XT en todas las condiciones, que esto puede suponer una ventaja. Cuando pedaleas engranando las coronas más grandes es cuando, generalmente, más te estás esforzando. En esas situaciones críticas es cuando el grupo 1×12 de Shimano te ofrece un escalonado más progresivo de desarrollo entre sus coronas y con ello, menos variaciones en la cadencia. Algo que a la postre, beneficia al rendimiento.

Opción 1×12 es clave, pero no la única

Algo que también apreciamos especialmente de esta versión del XT es que aunque ofrece la versión 1×12, la que hemos probado, no cierra la puerta a los que necesiten o prefieran la opción de 2×12.

Para los que en definitiva quieran o necesiten la mayor amplitud en el rango de sus desarrollos, sin que esta tenga que verse condicionada, para lo bueno y para lo malo, a la elección de una única relación de plato.

Para los que prefieran dos mejor que uno, Shimano ofrece un doble plato de 36-26 dientes. Una opción que todavía sigue siendo interesante para algunos usuarios de enduro, quienes participen en pruebas extremas de ultra distancia o quienes quieran hacer recorridos con desniveles extremos y al mismo tiempo, mantener la capacidad de pedalear en terrenos favorables.

Shimano XT M8100, conclusiones finales

Han sido cerca de 6 meses de test de este grupo y como ya hemos mencionado, unos 1.500 km. En este tiempo y a lo largo de estos kilómetros hemos hecho de todo con esta bici y su transmisión.

Hemos pedaleado en condiciones de absoluta sequedad y entorno polvoriento durante el verano, por terrenos de todo tipo, incluyendo una Vuelta a Menorca con senderos rocosos y exigentes y hemos lidiado también con las primeras lluvias y caminos embarrados del invierno.

Esto nos ha permitido extraer varias conclusiones sobre el rendimiento del Shimano XT 1×12, son las siguientes.

En términos de fiabilidad

Este grupo de ha comportado de manera insuperable. Ni una avería ni desajuste, mostrando un funcionamiento estable e imperturbable a pesar del paso de los kilómetros.

El único punto débil es la tendencia del casete de 12 velocidades a producir un crujido al pedalear con fuerza. Se soluciona por completo con el montaje de una pequeña arandela.

En términos de rendimiento

El XT 1×12 permite un mejor escalonado de coronas en la parte superior, gracias a un salto constante de 6 dientes entre ellas. Esto garantiza una cadencia más estable en situaciones de esfuerzo máximo si lo comparamos con transmisiones 1×12 de la competencia.

Los 51 dientes de la corona más grande suponen una cierta (relativa) ventaja respecto transmisiones de la competencia, con coronas de 50 dientes. No la consideramos en todo caso determinante.

La frenada es una de las mejores bazas, además de la eficiencia de la transmisión. Con una versión de 4 pistones que por el extra de peso que supone respecto a la de dos, se nos antoja como la mejor opción para casi todos los usuarios, incluido a los de XC.

Precio del Shimano XT M8100

El precio final del Shimano XT 8100 está e torno a los 515 euros, en una configuración compuesta por platos, bielas, cadena, frenos, cambio y pulsador.

Un importe que pone al alcance de muchos usuarios buena parte de las tecnologías de Shimano, además de la posibilidad de acceder a un excepcional grupo 1×12, como es el caso de la opción que hemos tenido oportunidad de probar.

la cantidad a pagar podría ascender a algo más de los 900 euros sin embargo, si optamos por un montaje como el que hemos utilizado en esta ocasión, que en Macario denominan Pack Priority, incluyendo bujes y ruedas.

El precio contenido del grupo comprado suelto contrasta sin embargo con el precio de las bicis que lo equipan. Y es que no podemos olvidar que aunque el Shimano XT tenga un precio unitario muy contenido, equiparable a otros grupos de la competencia de gama media, su nivel de funcionamiento y de calidad se asocia y se corresponde más a la gama alta. Por ese motivo, probablemente, sólo lo encontramos montado en bicis de un importante nivel de precio.

 

 

 

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.