Prueba Specialized Epic 2021, la analizamos a fondo

Por fin llega una de las bicis más esperadas de este año. La nueva Specialized Epic 2021. Un modelo que a lo largo de sus dos décadas de historia se ha ganado, por méritos propios, el estatus de leyenda. Una bici que ahora nos sorprende con una remodelación casi sin precedentes y que además, en Solo Bici, hemos tenido la oportunidad de probar en un test, valga la redundancia, épico.

Esta bici, como ya ocurría con su generación anterior, se desdobla en dos versiones bien diferenciadas. Por un lado la Epic orientada al XC. Un modelo como de costumbre con carácter 100% racing y con geometría de competición.

En acción con la nueva Epic S-Works específica para XC

Por otro, la versión EVO. Una opción que busca un mejor compromiso entre reactividad y absorción, para usuarios que sin renunciar demasiado a la efectividad, buscan una bici un tanto más polivalente. Dos versiones cuyas diferencias, además de las lógicas en cuanto a geometría y componentes, radican principalmente en la inclusión o no de la tecnología Brain, utilizándolo en la versión XC y del que se prescinde en la nueva versión EVO.

La bici que pretendió avanzarse a su tiempo

En la redacción todavía recordamos cuando en el año 2.001 apareció una caja con una nueva y flamante Specialized roja. Pronto descubrimos que lo único convencional de aquella nueva bici iba a ser, efectivamente, el color. Y es que nos quedamos a cuadros al ver aquel amortiguador FOX  anclado en el tirante izquierdo, unido además a un extraño depósito en el que se podía leer la palabra «Brain». 

Lo cierto es que tardamos algunos días en reaccionar a toda la información aportada en aquel momento por Specialized y en entender realmente el funcionamiento de aquella inédita tecnología (Brain) basada en una válvula de inercia que provenía del mundo de la automoción Una tecnología, que sin ningún género de dudas, pretendía avanzarse a su tiempo haciendo de la Epic una bici totalmente avanzada y diferente al resto.

Amortiguador con depósito Brain de la primera generación en la Specialized Epic, con cuadro en aluminio M5. No existía todavía la versión en carbono.

Conceptualmente el funcionamiento del Brain era muy sencillo. Conseguía que la bicicleta permaneciera con sus suspensiones bloqueadas, excepto en el momento en el que necesitara absorber cualquier irregularidad del terreno. Siendo el propio sistema Brain el que decide en qué momento eso debe ocurrir. Ahora nos puede parece muy simple, pero hace 20 años pareciera que nos estaban hablando de una nave espacial y no de una bicicleta. El mismo Mike McAndrews, el padre de la tecnología Brain, nos contaba hace tiempo en esta entrevista cómo desarrolló la idea a principios de 2.000.

Specialized Epic 2021 ¿En qué es mejor?

Los aspectos en los que esta nueva generación de Specialized Epic supera a su anterior versión son muchos y ciertamente relevantes. Desde luego, no se trata de un simple lavado de cara. En general estas mejoras se han orientado a tres objetivos muy claros. El primero y más importante es hacer la bici más rápida. En consonancia, obviamente, con el innegable espíritu racing de este modelo, en versión XC y en otra medida, también en su versión EVO.

El segundo objetivo ha sido el hacer de la Epic una bici todavía más fácil de manejar. Una bici sobre la que tengamos un mejor control de la conducción. Guardando siempre el difícil equilibrio entre una geometría que facilite el manejo de la bicicleta, pero que al mismo tiempo, no ralentice sus reacciones.

Por último y a tenor de toda la información facilitada por Specialized, se ha llevado a cabo un gran esfuerzo por mejorar la fiabilidad y durabilidad del amortiguador Brain, probablemente, uno de los caballos de batalla de las últimas generaciones.

Más ligereza + más reactividad = más velocidad

La bici es ahora notablemente más liviana que su anterior versión a la que, recordemos, ya se le aligeró bastante peso gracias en buena parte a la eliminación del punto de giro del sistema de suspensión FSR en el cuadro. En esta edición, la rebaja del peso se ha conseguido fundamentalmente, por tres vías. En primer lugar mediante un excepcional trabajo de integración del depósito del Brain dentro del propio cuadro. Ahora el depósito no se ancla en un soporte, sino que se introduce en la vaina izquierda, ahorrando así el peso del soporte metálico.

Esta circunstancia hace además, que el Brain, reciba todavía de manera más directa los impactos, al estar más cerca del eje de la rueda y más conectado a él y por tanto, ofrezca una reacción más rápida en términos de activar o desactivar la suspensión trasera.

Detalle del triángulo trasero, con vainas reforzadas y depósito del Brain con válvula de inercia integrada en el cuadro

La micro bieleta que actúa sobre el amortiguador ahora es de carbono en lugar de aluminio, en el caso del cuadro S-Works. Un cuadro que según información de Specialized, rebaja en 100 g el peso de su versión anterior.

La ligereza de la nueva Epic

El nuevo cuadro Epic para XC pesa, según cifras de Specialized, 1.869 g en versión S-Works y 1.947 en versión Pro. Mientras que el cuadro Epic EVO (recordemos, sin depósito Brain conectado al amortiguador) pesa 1.659 g en versión S-Works y 1.757 g en versión Pro. En cualquier caso, son pesos que incluyen tornillos, pintura, amortiguador y ejes.

Si hablamos de ahorro de peso ajeno al propio cuadro, tenemos que hablar de la horquilla. Otro de los lugares estratégicos en la ligereza de esta nueva Epic. La última y liviana generación de la horquilla Rock Shox SID, que equipa todas las versiones de la nueva Epic, supone otros 100 g menos de peso en una horquilla que sigue incorporando, por cierto, la tecnología Brain en las versiones para XC.

La nueva Rock SID SL Ultimate con tecnología Brain

Por último, reseñar que la versión Epic S-Works monta el nuevo juego de ruedas ROVAL Control SL. Lanzadas al mercado recientemente y con un peso declarado de apenas 1.240 g el par, ofreciendo además una anchura interna de 29 mm y reduciendo hasta en un 22% el riesgo de pinchazo gracias a un rediseño interno de la llanta. Sólo estarán disponibles en la versión S-Works y en todo caso, suponen otros 120 g de ahorro respecto al montaje de la anterior S-Works y las anteriores ruedas Roval.

Las nuevas ruedas Roval Control SL rebajan en casi 120 g a la a anteriores y proporcionan a esta nueva Epic mejores prestaciones

A pesar de ser una bici más ligera, Specialized argumenta más rigidez global en la nueva Epic. De hecho y a pesar de ofrecer un cuadro 100 g más ligero aseguran que el triángulo trasero es un 15% más rígido, principalmente por el sobredimensionado que han recibido sus tirantes y sobretodo sus vainas, más musculosas que las anteriores.

Más control, más rendimiento

Las geometrías han sufrido también una importante evolución en ambas versiones de la nueva Epic. Unas geometrías que orientan definitivamente a esta bici hacia un mejor compromiso entre la efectividad, pero al mismo tiempo, un mejor control en la conducción y en situaciones en las que necesitamos estabilidad y confianza.

En ese sentido, esta nueva bici tiene el centro de gravedad más bajo. Ahora cuenta con 324 mm de altura de pedalier frente a los anteriores 332 mm en la versión de XC y los 334 mm frente a los anteriores 340 mm en la versión EVO. Pero ambas versiones han aumentado también su Reach, la longitud de la parte delantera de la bicicleta, y han reducido la longitud de sus vainas. Todo ello hace que la bici gane en reactividad al tiempo que mejora su gobernabilidad en situaciones técnicas.

Geometrías de las nuevas Epic y Epic EVO

Como dato curioso apuntar que el ángulo de dirección de la nueva Epic de XC (67,5º) es más lanzado que el de la anterior Epic EVO (que era de 68,5º). Mientras tanto, el de la nueva Epic EVO pasa a ser de 66,5º, el mismo que actualmente tiene la Specialized Stumpjumper, una bici específica para Trail y all mountain.

Sólo este dato es indicativo de la tendencia actual de las geometrías, que permiten que bicis tradicionalmente muy verticales y radicales como lo fueron las de categoría XC en general y por extensión también la Epic en versiones anteriores, aumentan significativamente sus prestaciones en manejabilidad mientras siguen mejorando en eficiencia y ligereza.

Pero al margen de permitir bajar con más control y velocidad, la versión de XC ha recortado todavía más sus vainas, de 438 a 433 mm y ha verticalizado el ángulo de sillín, pasando de 74,75 a 75,5º. Lo que hace que la bici, junto a la ligereza, la firmeza del Brain del que hablaremos a continuación y la rigidez del cuadro, sea todavía más eficiente y reactiva en el pedaleo. La versión EVO mantiene su longitud de vainas (tiene el mismo basculante que la versión anterior de Epic XC) pero hace más vertical también su ángulo de sillín, pasando de 73,8 a 74,5º.

Specialized Epic 2021, más fiabilidad del Brain

El tercer punto de mejora es, la optimización del Brain, probablemente, uno de los aspectos más esperados por los amantes y usuarios de modelos anteriores de Epic. Si bien el funcionamiento del sistema de válvula de inercia es impecable para su cometido principal, mantener la bicicleta firme por el terreno y activar las suspensiones sólo cuando sea necesario, Specialized ha querido trabajar y mejorar especialmente su durabilidad y reducir las necesidades de mantenimiento experimentadas en la última versión.

El nuevo Brain tiene ahora un pistón interno de acero, más sólido y duradero, así como un tapón con doble sellado y casquillos sobredimensionados que soportan mejor las presiones internas.

El Brain ha sufrido una profunda remodelación interna, ahora es más firme, suave en el tacto y a la vez duradero.

A prueba de bombas

Specialized asegura haber realizado durante uno año unas 1.600 horas de uso (el equivalente a participar aproximadamente unas 60 veces en la Cape Epic) y no reportar ningún problema ni avería con el nuevo Brain. De hecho, tan convencidos están con la mayor durabilidad de su sistema que en esta nueva bici amplían el tiempo recomendado antes de pasar por el servicio técnico de 50 a 125 horas para el sistema de aire y de 200 a 250 horas para el sistema hidráulico.

Por si fuera poco, se activa un programa de mantenimiento sin coste del Brain en caso de problemas técnicos por defecto de fabricación durante los dos primeros años de vida de la bicicleta y siempre y cuando esta pertenezca a su primer comprador.

Pero el Brain no sólo anuncia más durabilidad. Se ha optimizado el flujo interno de aceite que junto a su nueva ubicación el el cuadro hacen que ahora sea más suave en su tacto (se percibe menos el golpe de transición la activación y desactivación del amortiguador cuando llevamos las posiciones más cerradas) pero al mismo tiempo, ha mejorado en firmeza. Es decir, permite ir en una posición más abierta de la 5 posibles, con algo menos de balanceo que en la versión anterior.

Precios

Las Epic de última generación están ya disponibles en las tiendas autorizadas. La gama se centra exclusivamente en cuadros de carbono existiendo las dos familias, Epic y Epic EVO con 5 modelos cada una que a continuación ordenamos por nivel de precio y componentes.

EPIC S-WORKS / 11.599 euros

Cuadro carbono Fact 12m / Horquilla Rock Shox SID SL Ultimate Brain / Amortiguador Rock Shox Specialized-Brain / Frenos SRAM Level Ultimate / Grupo SRAM Eagle AXS XX1 / Potenciómetro Quarq / Ruedas Roval Control SL.

Versión S-Works, tope de gama, de la Epic específica para XC, 100 mm de recorrido y Brain de última generación.

EPIC PRO / 8.499 euros

Cuadro Carbono Fact 11m / Horquilla Rock Shox SID SL Brain / Amortiguador Rock Shox Specialized-Brain / Frenos SRAM Level TLM / Grupo SRAM Eagle AXS X01 / Ruedas Roval Control Carbon

EPIC EXPERT / 6.499 euros

Cuadro carbono Fact 11m / Horquilla Rock Shox SID SL Brain / Amortiguador Rock Shox Specialized-Brain RX / Frenos SRAM Level TL / Grupo SRAM Eagle X01-GX / Ruedas Roval Control SL.

EPIC COMP / 4.299 euros

Cuadro carbono Fact 11m / Horquilla Rock Shox Reba RL / Amortiguador Rock Shox RX Specialized-Brain / Frenos Shimano SLX / Grupo Shimano SLX / Ruedas Specialized aluminio

EPIC EVO S-WORKS / 11.599 euros

Cuadro carbono Fact 12m / Horquilla Rock Shox SID Ultimate Brain 120 mm / Amortiguador Rock Shox SID Luxe 110 mm / Frenos SRAM G2 Ultimate / Grupo SRAM Eagle AXS XX1 / Ruedas Roval Control SL.

Versión S-Works de la Epic EVO, con 120 y 110 mm delante y detrás, respectivamente, sin sistema Brain.

EPIC EVO PRO / 8.899 euros

Cuadro carbono Fact 11m / Horquilla FOX Float SC 34 Factory / Amortiguador FOX Float DPS / Frenos Shimano XTR 4 pistones / Grupo Shimano XTR 1×12 / Ruedas Roval Control Carbon.

EPIC EVO EXPERT / 6.499 euros

Cuadro carbono Fact 11m / Horquilla Rock Shox SID Select+ / Amortiguador Rock Shox SID Luxe Select+ / Frenos SRAM G2 RS / Grupo SRAM Eagle X01-GX / Ruedas Roval Control Carbon.

EPIC EVO COMP / 4.499 euros

Cuadro carbono Fact 11m / Horquilla Rock Shox SID Select+ / Amortiguador Rock Shox De Luxe Select+ / Frenos Shimano SLX / Grupo Shimano SLX 1×12 / Ruedas Specialized de aluminio.

Kit de cuadros disponibles, sólo en versión S-Works comprendiendo cuadro, amortiguador, horquilla y tija de sillín. 4.999 euros tanto en versión XC como EVO.

 

 

Specialized Epic 2021, la probamos a fondo

Solo Bici ha podido disponer, desde hace unas semanas, de una unidad de pruebas para poder sacar nuestras propias conclusiones acerca de esta nueva generación Epic.

Hemos rodado sobre Epic de talla L y en de color negro mate con matices en verde, concretamente la que puedes ver en la imagen de abajo. Se trata de la versión tope de gama, S-Works específica para XC. Una bici que en la báscula marcó 9,710 g sin pedales, con portabidón y estrictamente de serie.

Una bici que viene montada lista para la competición, incluyendo cómo viene siendo ya habitual en las bicis de alto rendimiento de Specialized, un potenciómetro Quarq a modo de araña del plato.

La misma esencia de siempre, aumentada

Desde la primera y corta salida que hicimos con la nueva Epic, todavía dentro de las franjas horarias del confinamiento debido al COVID19, tuvimos claro que esta nueva bicicleta superaba a su antecesora en varios aspectos. En velocidad, en rigidez, en capacidad de manejo y lo que a nuestro entender, es muy importante, en cuanto a rendimiento del sistema Brain.

La mayor sensación que se percibe con esta nueva Epic es sin duda, producto de varios factores. De entrada, la bici es unos 300 g más ligera que su misma versión precedente (S-Works del 2019) y sin embargo, la bici se percibe notablemente más rígida.

La inexistencia de mando de bloqueo y la transmisión inalámbrica SRAM AXS permite un manillar tan limpio como este.

Con un peso del biker superior a los 80 kg, notamos una rigidez sobresaliente en todo el conjunto. Especialmente del triángulo trasero, que no muestra síntomas de flexión ni reacciones erráticas cuando le requerimos apoyos laterales a la bicicleta o cuando sentados sobre el sillín, rodamos sobre terrenos escarpados y pedregosos.

Only for racing

La bici se mantiene por el sitio com un compás y lo que es determinante en una bici así, sale de inmediato cuando aplicamos fuerza sobre los pedales. La sensación de transferencia de fuerzas es, probablemente, una de las mejores de su categoría.

La nueva Epic es la bici de XC con el ángulo de dirección más lanzado que hemos probado hasta el momento (de hecho, sólo el modelo Horn de la marca UNNO lo supera con 67º, aunque no hemos tenido oportunidad de probarlo).

Sea como fuere, con sus 67,5º de dirección, un eje de pedalier pegado al suelo, 75,5º de tubo de sillín y un Brain firme (nosotros preferíamos un «setting» racing del Brain, con un click desde la posición más firme) la conducción de esta bici es toda una experiencia. Un auténtico misil que corre por pistas y senderos a una velocidad a la que, sin duda,  debes acostumbrarte.

En descensos en cambio, no te obliga necesariamente a tener grandes dotes de pilotaje. La clave es ese mismo ángulo de 67,5º que te perdona la vida en descensos muy verticales, la propia rigidez, la precisión de la bici e importante, la decisión de Specialized de calzar esta bici con neumáticos de 2,3» de balón. Todo un acierto si queremos estar acordes con el XC del siglo XXI.

Un Brain más efectivo, pero suave

Nos gustaría reseñar el significativo cambio que hemos percibido en el funcionamiento del Brain, a nuestro entender, en un sentido positivo.

Y es que más allá de la conveniencia o no del sistema, pues el Brain sigue dividiendo opiniones entre amantes y detractores (cada uno tendrá sus propios criterios y experiencia para decidir si prefiere una activación manual o automática de sus suspensiones) el sistema basado en la válvula de inercia consigue ahora un rendimiento más óptimo.

Una bici de alto rendimiento no podía prescindir de un medidor de potencia para los más exigentes.

Brain súper efectivo

¿A qué nos referimos? Muy sencillo, con el nuevo Brain ahora se percibe con menos intensidad la activación de las suspensiones, ese punto de transición entre desactivado y activado. Especialmente en el amortiguador.

De hecho, la seguimos notando, pero bastante menos de lo que ocurría en los dos primeros clicks desde la posición más firme, y tiende a desaparecer a medida que pasamos del tercer click acercándonos a la posición de abierto, en la que la bici funciona sin ningún tipo de «plataforma» absorbiendo cualquier tipo de obstáculo.

Esta circunstancia, en nuestra opinión, mejora la sensación y calidad de rodaje de esta bici.

Al mismo tiempo, notamos como en las posiciones intermedias del Brain en el amortiguador la bicicleta se mantiene más firme. En subidas de mucha pendiente o en zonas en las que se requiere de aceleraciones, la parte trasera de la bicicleta no tiende a retrasarse como lo hacía hasta ahora.

Carbono FACT 12M, la mejor tecnología en el procesado del carbono de Specialized.

¿Algo que mejorar?

No siempre resulta fácil sacar un inconveniente a una de las bicis más tecnológicas y avanzadas del planeta, pero nuestra experiencia y bagaje siempre nos ayuda. En este sentido, decir que como bici de carreras la nueva Epic es prácticamente implacable. Más suave en las reacciones de su sistema Brain, más firme ante las aceleraciones, más rígida, ligera y fácil de manejar. ¿Se puede pedir más? Honestamente, creemos que no. Especialmente si fuéramos corredores profesionales.

La velocidad y suavidad del SRAM AXS, pero sobre todo la inexistencia de cables son un punto diferencial en esta versión S-Works y en la Pro.

Pero ¿qué ocurre si soy un usuario normal y corriente que compra esta bici para aspirar a tener sensaciones de la Copa del Mundo? En este sentido, hay que aplicar el sentido crítico, también, sobre otros aspectos de la bicicleta.

Desde el punto de vista del usuario

Uno de ellos es que como compradores de la esta auténtica joya de 11.600 euros, nos gustaría tenerla a salvo de los golpes y de los impactos más frecuentes cuando montamos en bici. Para ello, hubiéramos preferido que la dirección montase unos topes internos, del mismo modo que ya ocurriera en otras versiones de la Epic HT por ejemplo, o que hemos visto en modelos de otras marcas.

Unos topes que sencillamente, evitan el impacto de los pulsadores de cambio o maneta de freno contra el tubo horizontal del cuadro.

Los SRAM Level Ultimate cumplen con su cometido, pero quedan un poco por debajo el altísimo rendimiento global de la bicicleta.

Por otro lado, y de nuevo poniéndonos en el papel del comprador de una bici con la que buscamos la excelencia, echamos en falta unos frenos de mayor rendimiento y tacto que los SRAM Level Ultimate. Unos frenos funcionales, efectivos, pero que desentonan un poco con el rendimiento global y el nivel de prestaciones del resto de componentes de la bicicleta.

Una prueba épica

El test realizado en Solo Bici en esta nueva Epic S-Works h asido quizás, uno de los más intensos y concienzudos que hemos realizado en los últimos años. ¿El motivo? Una original propuesta desde el cuartel general de Specialized, desde donde nos propusieron a un grupo de periodistas realizar un Challenge con nuestras bicis de test.

Algunas de las sesiones de nuestro test nos hicieron llegar a la cena con bastante retraso.

Una especie de competición entre periodistas vinculado a nuestras cuentas de STRAVA a través de las cuales se iba a comprobar el nivel de «logros» que cada uno desde su casa y con su bici de test iba a ir consiguiendo. Retos como realizar al menos una salida de 5h, alcanzar un desnivel acumulado de 2.000 metros en una misma sesión, conseguir un KOM, 5 PR’s o acumular los 8.848 m de desnivel del Everest en una misma semana nos ha empujado, en el caso de Solo Bici, salir y probar como nunca esta bici.

Pistas, senderos, polvo y barro, nuestra Epic ha tenido unos días intensos mientras tratábamos de exprimirla.

En apenas 3 semanas hemos acumulado un total de 50 horas de uso, 707 km y 17.500 metros de desnivel acumulado, con una última semana de verdadero infarto, 27h, 10.000 metros de desnivel y 400 km recorridos exclusivamente por montaña.

Cuando nos propusimos probar de la manera más intensa posible la nueva Epic no nos quedó más remedio que sacar horas a cualquier momento del día … y de la noche.

Además de ponernos en forma a marchas forzadas y disfrutar de lo lindo con una bici tan fulgurante y espectacular como esta, hemos podido comprobar, en nuestro caso por lo menos, que el Brain, como indica Specialized, parece ser más fiable que nunca. Os aseguramos que no hemos tenido ninguna piedad con la bici, haciéndola rodar por todo tipo de terrenos, jugando con diferentes presiones y saliendo a todas horas, llegando tarde incluso a la hora de la cena, en algunas ocasiones. No hemos tenido ni un solo pinchazo con la bici.

Gran experiencia y sin duda, gran bicicleta.

Más información sobre la nueva Epic en la web de Specialized Iberia

 

 

 

 

 

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.