Prueba de la Stevens E-Pordoi 2020: Para disfrutar del e-MTB

La marca alemana Stevens sigue aumentando y mejorando su gama de e-bikes día a día, como así lo demuestra la E-Pordoi. Una e-bike para disfrutar en todos los ámbitos.

Como la mayoría de vosotros ya sabréis, la nueva y mejorada generación del motor Bosch Performance Line CX G4 (4ª Generación), ha hecho que las marcas hayan aprovechado para presentar nuevos modelos de sus e-bikes. Y así ha sido también en Stevens que ahora monta la batería totalmente integrada al tubo diagonal.

Nuevo cuadro

El cuadro de la E-Pordoi está fabricado en aluminio 6061 de doble conificado, aportando más material en las zonas donde se necesita más rigidez (pipa de dirección, tubo diagonal, anclaje motor y basculante trasero). De esta manera, se optimiza el peso del conjunto, ya de por sí elevado por ser una e-bike. Además, los tubos están hidroformados para darle una línea más elegante y diferenciada. Destaca el marcado slooping del tubo superior que nos ofrecerá una capacidad de movimientos mayor que en otros casos.

Su sistema de suspensión es de 4 puntos de giro con Horst Link, con una cinemática más que probada y asegurando un buen funcionamiento. Dicho Horst Link es el punto que está situado junto al eje de la rueda trasera. Todos los puntos de giro cuentan con rodamientos sellados para un óptimo funcionamiento con el mínimo mantenimiento.

Nos ha sorprendido la elección de ruedas de 27,5” de diámetro, que tratándose de una e-bike con 140 mm de recorridos podríamos esperar que fuesen de 29”. Dicho esto y viendo la geometría vemos que la decisión de Stevens ha sido de apostar por una e-bike divertida y manejable.

Motor y batería

Como ya decíamos al principio, el motor es el nuevo Bosch Performance Line CX G4 de cuarta generación, que mejora sensiblemente el modelo precedente. Además de esto, tenemos que sumarle la batería Bosch Powertube de 625 Wh, con mayor capacidad y autonomía que en temporadas anteriores.

En el montaje de la E-Pordoi destacan sus suspensiones de Fox, siendo la Rhythm 34 en la horquilla y el Float DPS performance en el amortigudor, ambas específicas y con el setting para una e-bike. En la transmisión nos encontramos unas bielas E-thirteen E-Spec con cambio, pulsador y casete Shimano XT de 12 coronas. Las ruedas, con llantas Sun RingléDüroc TR35 de 35 mm de ancho interno, los bujes son unos Shimano SLX mientras que los neumáticos son unos acertados Schwalbe Eddy Current Evolution de 2.60” de ancho y compuesto super blando Addix Soft.

Cómo va

Ya hemos mencionado que nos ha sorprendido la decisión de montar ruedas de 27,5”. Con 140 mm de recorridos podríamos contar con ruedas de 29” para hacerla más plural, para más e-bikers, tal como viene siendo la tendencia del mercado. Pero la verdad es que responde muy bien en cuanto a manejabilidad y la diversión está más que asegurada. Y es que a esto, sin duda, ayuda el tamaño de las ruedas. Y ese ha sido uno de los objetivos de Stevens con la E-Pordoi y lo han conseguido.

A nivel de absorción nos ha sorprendido relativamente. Con el sistema de suspensión ya puedes esperar una buena absorción, además de tracción. Pero es que los 140 mm de recorrido trasero parecen más, lo que te permite exprimirte al máximo en zonas técnicas.

Sin duda la E-Pordoi de Stevens nos ha sorprendido por su gran manejabilidad y absorción trasera. Una e-bike preparada para satisfacer a cualquier e-biker que quiera hacer cualquier tipo de uso con ella.