Prueba: Trek Checkpoint SL 6, aventura y deportividad en una sola bicicleta de gravel
Fotos: Israel Gardyn

Prueba: Trek Checkpoint SL 6, aventura y deportividad en una sola bicicleta de gravel

La segunda generación de la gran bicicleta de gravel de la firma americana recoge las vertientes deportivas y aventureras del gravel en un solo modelo, cuya máxima representación es la Trek Checkpoint SL 6. La hemos probado durante meses y te lo contamos todo.

PUBLICIDAD Content_1

La nueva Trek Checkpoint 2022 es uno de los lanzamientos más importantes de la marca con sede en Waterloo para esta temporada, tal y como os transmitimos en este completo reportaje coincidiendo con su presentación. Ahora es el turno de volcar cómo ha sido nuestra experiencia durante los últimos meses con la Trek Chepoint SL 6 eTap, quizá el montaje destinado a sumar más éxitos de ventas debido a su excelente relación entre prestaciones y precio.

La primera Trek Checkpoint vio la luz en 2018, un momento en el que el gravel comenzaba a despuntar como disciplina ciclista con entidad propia. Poco después esta modalidad se disparó como la espuma hasta tener el peso en la industria de hoy día, algo a lo que sin duda ha contribuido el éxito de un modelo como la Checkpoint.

Y es aquella primera versión ya introdujo muchas innovaciones que posteriormente se estandarizaron en todas las bicicletas gravel que vinieron después, como un generoso paso de rueda o la inclusión de un sistema de filtración propio, en este caso el IsoSpeed.

PUBLICIDAD Content_2

Así, tres años después, Trek presenta la nueva Checkpoint no tanto como una revolución sino más bien como una revisión para adaptarse al rápido avance que ha vivido el gravel en este tiempo y, de paso, prepararse para todo lo que está por venir.

Cuadro deportivo, cómodo e integrado

Trek Checkpoint SL logo

Comenzamos por el cuadro. Trek, en lugar de optar, como otras marcas como Canyon o Specialized, por desarrollar dos modelos diferentes según el perfil del ciclista al que se dirigen, ha decidido aunar todos los estilos en una sola plataforma, la Checkpoint, que satisfará las necesidades de los ciclistas más rápidos y competitivos y también de los cicloturistas más aventureros.

¿Cómo? En primer lugar dividiendo la gama en tres tipos de cuadro: SLR, con fibra de carbono OCLV 700; SL, con carbono OCLV 500; y la gama ALR, con marco de aluminio. Es importante tener en cuenta que todos ellos comparten la misma geometría, por lo que la experiencia en marcha será similar en todas las opciones en cuanto a postura y deportividad. Más adelante nos extenderemos en este aspecto.

PUBLICIDAD Content_3

Trek Checkpoint SL carbono

Nuestra unidad de test, la Trek Checkpoint SL 6, está elaborada en carbono OCLV 500, tanto el cuadro como la horquilla. Estéticamente no hay grandes cambios, aunque se aprecian líneas diferentes en consonancia con la nueva Trek Émonda. Los tirantes son más rectos, la horquilla más gruesa y, sobre todo, destaca la integración de la dirección en la propia pipa. Los cables procedentes del manillar entran al cuadro desde la zona inferior de la potencia, haciéndose casi imperceptibles a la vista.

Trek Checkpoint SL dirección

La novedad más llamativa, no obstante, la encontramos en el tubo diagonal, donde se ha practicado una compuerta de almacenamiento en la que transportar el material imprescindible. Incluye también un estuche de tela compartimentado que se extrae fácilmente. Recuerda que esta solución de almacenamiento ya la hemos visto en otros modelos de Trek, como en la nueva Top Fuel que probamos hace solo unas semanas.

Trek Checkpoint SL compuerta

Se trata de un recurso muy práctico para llevar consigo todo lo necesario sin tener que cargar en la ropa o en portabultos cuando afrontamos rutas relativamente cortas. Si tenemos por delante una o varias jornadas de pedaleo, esta ‘guantera’ nos dejará más espacio para cargar en las bolsas que queramos llevar ancladas a la bici. Cabe destacar que, en ocasiones, nos ha costado accionar la palanca que libera la compuerta especialmente si está presente el bidón. No obstante la dureza se puede ajustar. Además, la posibilidad de ocultar una multiherramienta debajo de la tapa le da un toque extra de distinción. Este compartimento está disponible en las versiones SL y SLR, pero no en el cuadro ALR de aluminio.

Trek Checkpoint SL paso de rueda

Por último, el paso de rueda permite montar con cubiertas de un ancho máximo de 45 mm si se trata de ruedas de 700c o bien de 2.1 pulgadas para aros de 650b. De serie, no obstante, toda la gama equipa neumáticos de 40 mm de ancho.

Preparada para aventuras interminables

Trek Checkpoint SL carga

Hemos mencionado superficialmente las posibilidades de carga de la Trek Checkpoint SL 6, pero merece la pena detenernos en este apartado, porque es uno de sus principales puntos fuertes. Y es que los amantes del bikepacking encontrarán en la nueva Checkpoint un aliado inmejorable.

El cuadro está preparado para alojar cuatro bidones, tres en el triángulo principal y uno bajo el tubo diagonal. Y a lo largo de toda la tubería se han colocado orificios roscados para colocar portabultos muy bien integrados y con un anclaje firme sin necesidad de correas. Nosotros hemos probado la Checkpoint con las cuatro principales opciones de carga de la nueva colección de bolsas de carga que ha presentado Bontrager. Pronto os mostraremos nuestras conclusiones en un test específico.

Además, tanto en la horquilla como en los tirantes también se han integrado orificios para acoplar alforjas y bolsas de equipaje de tipo rack.

El perfil de la gama Checkpoint SL es más aventurero y ‘relajado’ que el de la serie SLR, puesto que la versión tope de gama prescinde de buena parte de estos anclajes direct mount, en un claro enfoque deportivo. La versión ALR, en cambio, cuenta incluso con más posibilidades de soportes, persiguiendo así un radio de acción que incluya desplazamientos urbanos habituales.

Trek Checkpoint SL capacidad de carga

Esta visión más relajada en la versión SL y más deportiva en la SLR queda patente también en la tija. El cuadro Checkpoint SL presenta un diámetro del tubo vertical de 27,2 mm, siendo compatible con tijas telescópicas de cableado interno (aunque ningún modelo equipa este componente de serie). En la gama SLR, en cambio, la tija Ride Tuned está semi integrada en el cuadro al igual que en la Émonda, lo que imposibilita el montaje de tijas telescópicas.

Trek Checkpoint SL tija

Capacidad de absorción

Una de las claves más relevantes en cualquier bicicleta de gravel de altas prestaciones es la capacidad de filtrar irregularidades del terreno, y en esta parcela Trek es toda una institución. De nuevo la Trek Checkpoint SL 6 se sirve del sistema IsoSpeed, una fórmula que la marca americana lleva utilizando (y perfeccionando) desde hace años en diferentes modelos, ya sea en gravel, MTB o carretera.

Una vez más tenemos que aludir a una distinción entre las gamas SL y SLR. Y es que la familia Checkpoint SLR instaura una nueva versión del IsoSpeed ubicada en el tubo horizontal que proporciona mayor flexión de la tija. Este nuevo sistema, además, se sirve de un elastómero que permite ajustar ligeramente el rebote.

Trek Checkpoint SL IsoSpeed

Así, la Trek Checkpoint SL 6 que hemos probado, al igual que el resto de la gama SL, recurre a la tradicional rótula IsoSpeed ubicada en el tubo vertical y sin la posibilidad de realizar ajustes de compresión. Esta ausencia de personalización no consideramos que se trate de un defecto en sí. La propia marca ha establecido unos settings determinados a este IsoSpeed acorde al perfil versátil de esta bicicleta y ha preferido cubrirlo e integrarlo todo en el cuadro dejando una estética limpia. La bici trabaja y nosotros nos olvidamos de ello.

¿Se nota el IsoSpeed? Cabe destacar que es más bien un sistema de filtración que una suspensión como tal. No podemos concebirlo como una tecnología que sustituya a un amortiguador o a una horquilla. Se trata de un mecanismo de absorción de micro impactos que se aprecia ligeramente en las vibraciones del terreno y que hace flexar a buena parte del conjunto trasero de la bicicleta.

Trek Checkpoint SL acción

De este modo, sus beneficios no se aprecian en el acto, pero sí salen a relucir en largas rutas tras acumulación de horas sobre la bici. Este sistema es ligero, permite mantener toda la rigidez de la estructura y además carece de mantenimiento alguno. A cambio, nos otorgará un pequeño plus de comodidad y energía que puede ser vital cuando las fuerzas están al límite.

Un montaje muy preciso

La gama Trek Checkpoint 2022 está compuesta por 8 modelos más la posibilidad de adquirir el cuadro ALR de aluminio por separado. De todos ellos, tres son los destinados al cuadro SL (carbono OCLV 500) que nos ocupa. Al inicio del artículo afirmábamos que quizá sea esta Trek Checkpoint SL 6 la más atractiva de toda la gama y es que posee todo lo que cualquier ciclista pueda ansiar, a un precio lejos de las propuestas más elitistas del mercado actual.

Entre todos sus componentes, sin duda el más atractivo corresponde a la transmisión, donde encontramos el grupo SRAM Rival eTap AXS en su versión XPLR, es decir, adaptada específicamente a su uso en gravel. SRAM ha logrado democratizar el montaje de transmisiones electrónicas en modelos de gama media, tanto en MTB como en carretera, y es algo que sin duda ha dado un salto cualitativo a la experiencia en marcha de cualquier ciclista que lo haya probado.

Trek Checkpoint SL plato

En este montaje se ha optado por combinar un solo plato de 40 dientes y un cassette de 12 coronas y un rango muy amplio de 10-44 dientes. Como sucede con otras marcas, todos los modelos de transmisión monoplato están firmados por SRAM, mientras que los montajes de doble plato recurren al sello GRX de Shimano.

En marcha

Hasta ahora no nos hemos detenido en analizar ni un solo dato de su geometría, y es que en el diseño de la nueva Checkpoint se han proyectado unas cotas notablemente diferentes a la primera generación, que además condicionan en gran medida la experiencia sobre ella.

Trek Checkpoint SL en marcha

Trek lo ha denominado geometría progresiva, es decir, siguiendo la tendencia más extendida en MTB, han optado por un cuadro más largo y compensarlo con el montaje de una potencia y un manillar más cortos. De este modo, el reach es hasta 2 cm más largo, la longitud de vainas es de 435 mm en todas las tallas y la distancia entre ejes también ha aumentado, concediendo a la nueva Checkpoint una estabilidad nunca antes vista en una bicicleta de gravel.

Con estas medidas, propone una postura muy tendida, que nos coloca sobre el manillar e invita a pedalear con fuerza. Recordemos que esta geometría es común a toda la gama. Con la Trek Checkpoint SL 6 hemos volado sobre pistas forestales, alcanzando velocidades puntas muy superiores a lo habitual con bicicletas de montaña. Cuando el camino presenta desnivel negativo, esta estabilidad sigue jugando a nuestro favor, en forma de confianza y aplomo para mantener el ritmo alto.

Trek Checkpoint SL subiendo

Relacionado: Gravel o MTB rígida, ¿cuál elegir?

Por el contrario, es justo reconocer que sus generosas proporciones implican también una pérdida de agilidad y algo de torpeza a la hora de ‘bailar’ sobre la bici. Además, con una amplia distancia entre ambas ruedas, resulta más complicado encontrar el centro de gravedad adecuado en subidas muy pronunciadas, lo que provoca que sea fácil perder el grip si nos levantamos del sillín.

En este sentido, juega un papel fundamental el buen hacer de las cubiertas Bontrager GR1 Team Issue. Además de presentar un taqueado muy equilibrado entre cualidades rodadoras y agarre general, su resistencia ante impactos y pinchazos es sobresaliente. Hasta el punto de permitirnos trabajar con presiones muy bajas sin un solo contratiempo.

La bicicleta cambia por completo al proporcionarnos mayor absorción y una capacidad asombrosa de superar pequeños obstáculos del camino manteniendo el pico de velocidad.

¿Para qué elegir entre una gravel de competición o una para ciclo aventuras? En nuestra experiencia, nos ha costado escoger por cuál de los dos perfiles se decanta más esta Trek Checkpoint SL 6. Su capacidad de carga puede decirnos una cosa, pero la velocidad y aplomo que demuestra en marcha hace ganar muchos enteros como bici racing. Sea cual sea tu forma de entender esta modalidad, estamos ante la bicicleta de gravel más completa que ha pasado por nuestra redacción en los últimos tiempos.

Puedes ampliar la información en el site específico de la plataforma Checkpoint 2022 en la web oficial de Trek España.

Lo mejor

  • Concepto global: gravel de competición y aventuras a la vez.
  • Cuadro de carbono de excelente factura.
  • Capacidad de filtración.
  • Transmisión electrónica en un rango de precio moderado.
  • Extremadamente rápida en territorio gravel.

Lo peor

  • Su geometría larga dificulta encontrar el centro de gravedad en las subidas más pronunciadas.

Trek Checkpoint SL 6 eTap – Ficha técnica

Trek Checkpoint SL 6

General

Precio: 4.099 €

Peso: 9,05 kg

Website de este montaje: Trek Checkpoint SL 6

Cuadro

Material: Fibra de carbono OCLV Serie 500

Horquilla: Fibra de carbono OCLV Serie 500

Tallas: 49, 52, 54, 56, 58, 61

Transmisión

Cambio: SRAM Rival XPLR eTap AXS

Manetas: SRAM Rival eTap AXS, 12 velocidades

Bielas: SRAM Rival, 40T, DUB Wide, longitud de 172,5 mm

Cassette: SRAM XG-1251, 10-44, 12 velocidades

Frenos: SRAM Rival 160/160 mm

Ruedas

Ruedas: Bontrager Paradigm Comp 25 (25 mm)

Cubiertas: Bontrager GR1 Team Issue, 700x40c

Periféricos

Manillar: Bontrager Elite Gravel

Potencia: Bontrager Pro, 31,8 mm

Tija: Bontrager de carbono, 27,2 mm

Sillín: Bontrager P3 Verse Comp

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario