PRUEBA: Trek Madone 9.5

Fotos: Jesús Andrés Fernández

Probar una de las bicis más tecnológicas del momento y sin duda, de las más rápidas, es una experiencia difícil de igualar. Todavía aturdidos por las sensaciones, te explicamos todo sobre la nueva Trek Madone, una bici que, literalmente, te hace volar.

Desde que volvimos de Zeist, donde Trek presentó la nueva Madone hace unos meses, estábamos esperando este momento. Por fin hemos podido probar a fondo la nueva Trek Madone, en su versión 9.5, una de las bicis más tecnológicas y eficientes del momento.

Los ingenieros de la marca americana han puesto todo su empeño en fabricar lo que ellos consideran la mejor bici aerodinámica del mercado. Tanto es así, que en la fabricación no solo han tenido en cuenta el rendimiento del cuadro, sino que se han diseñado conjuntamente todos los elementos que componen el núcleo la bici; como son el manillar y potencia de una sola pieza, los puentes de freno, el cableado interno y la tija del sillín. Todos ellos, como no podía ser de otra manera, bajo el sello Bontrager, la propia marca de componentes de Trek.

Como decimos, lo primero que nos llama la atención de esta espectacular bici, es la inexistencia de cualquier cable o funda que pudiera quedar a la vista. Esto se consigue en gran parte, a la integración de los puentes de freno fabricados exclusivamente para la nueva Madone Serie 9, con un anclaje doble en la horquilla, consiguiendo al mismo tiempo, una gran potencia de frenado. El accionamiento de este sistema es parecido al de los cantilever que por ejemplo se usan en bicis de ciclocross, con tiro central. En la práctica, el tacto que nos trasmite este sistema de frenado «made in Bontrager» es realmente suave, aunque la potencia de la frenada no llega igualar el nivel de los puentes de freno Shimano de doble pivote que hemos probado en otras bicis. De todos modos, hay que aclarar que la potencia de frenado de estos puentes Bontrager, es superior al del resto de frenos convencionales mono-pivote del mercado.

El trabajo de Trek por integrar el cableado es simplemente espectacular. La Madone luce una estética muy limpia.

Aerodinámica excelente

Uno de los puntos calientes del cuadro de esta Madone se encuentra en la zona de la pipa de la dirección. Para que el puente de freno delantero quede oculto y no altere la aerodinámica, Trek ha desarrollado un sistema de 2 pestañas que lo cubren parcialmente. Estas pestañas están articuladas y ese abren cuando giramos el manillar más allá de los 10º puesto que el puente de freno contacta con ellas. Este movimiento de apertura de las pestañas se produce en momentos de poca velocidad, pues cuando la bici va rápido es imposible aplicar esos grados de giro en el manillar y permiten el buen funcionamiento de un puente de freno como éste, integrado en una pipa de dirección súper aerodinámica.

Es evidente, que este sistema de integración con un complejo sistema de cableado interno, puede complicar el mantenimiento cotidiano, si eres de los que con tu actual bici, lo hacía en casa sin acudir al taller. Sin embargo la Madone, es una bici aero que no pierde ni un ápice de sus prestaciones en todos los aspectos, algo que por ejemplo, si ocurre en algunos modelos de la competencia donde la búsqueda de la máxima aerodinámica va ligada, irremediablemente, con la pérdida de prestaciones en aspectos como la comodidad, la ubicación del cableado, el peso o incluso la calidad de la frenada por la compleja colocación de los puentes de freno.

Nuestra unidad de pruebas ha sido la Trek Madone 9.5, ubicada justo en la mitad de gama de la serie 9. En ella se emplea el carbono manipulado bajo el concepto OCLV 600, el mismo que utilizan todas las Madone, a excepción sólamente de la exclusiva Race Shop Limited. De todos modos, Trek ofrece su ya conocida opción Project One, con la que puedes personalizar la bici en componentes, geometría (Trek ofrece dos alturas diferentes del tubo de dirección, H1 y H2) pintura e incluso en el tipo de carbono.

Sistema IsoSpeed

Otro de los puntos destacables de esta Trek, es el famoso sistema de micro amortiguación IsoSpeed, heredado del modelo de gran fondo Domane y que se ubica en la unión entre el tubo del sillín y el tubo horizontal del cuadro. Este sistema actúa a modo de rotula, con la flexión de la tija del sillín, en el interior del mismo tubo que forma parte de la estructura del cuadro, con el objetivo de absorber las vibraciones. Las sensaciones en marcha son sorprendentes, parece mentira cómo una bici tan agresiva y rígida como la Madone 9.5, ofrezca una sensación de dulzura y confort en marcha tan perceptible.

Una bici de perfíl aero pero que aporta un confort más que notable por lo que a filtración de vibraciones se refiere.

Aclarar que este concepto favorece cierto movimiento horizontal del sillín y en ningún caso amortiguación en sentido vertical. De todos modos, se nota un plus de comodidad respecto a otras bicis aero sin sistema de absorción. Esta circunstancia contrasta totalmente con lo que se percibe en la parte delantera de la bici, donde no es necesaria la absorción y sí que requiere de una gran firmeza y precisión. En este sentido, podríamos decir que la bici combina la suavidad de su parte trasera con la firmeza y precisión de la delantera, la fórmula, bajo nuestro punto de vista, es perfecta para esta Madone 9.5.

Aunque es un pequeño detalle, nos ha encantado el sistema de ajuste de la altura del sillín. Se basa en dos tornillos que aprietan la parte posterior de la tija, sin necesidad de abrazadera. De este modo obtenemos una fijación mucho más segura y sin riesgo de estrangular el carbono. Por otro lado, hay que tener en cuenta qué longitud de tija vamos a necesitar, ya que la Madone dispone de dos longitudes distintas; en nuestro caso, con una distancia de 77cm del sillín al eje de pedalier, precisamos la tija más larga de las dos disponibles.

Comportamiento

Nuestro veredicto es que la Trek Madone 9.5 es una de las mejores bicis de competición del momento. Trek ha sabido reunir todas las prestaciones de una bici de carreras en un cuadro con una aerodinámica sin precedentes en la industria de la bicicleta, con un comportamiento polivalente e incluso algo más cómodo que algunas de las bicis equiparables de la competencia.

 ¿Para quién?

Con toda claridad, la Madone se nos antoja para un perfil de ciclista competitivo y que especialmente, aprecie el rendimiento a altas velocidades. La Madone, en este sentido, es para ti si andas buscando una bici aero sin puntos débiles en sus prestaciones. Sin duda, una de las mejores opciones del mercado en su categoría.

 

A favor

Rigidez al pedalear
Capacidad para correr
Confort para ser una bici racing

En contra

Requiere un mantenimiento superior al de una bici convencional.

Ropa

Casco – Bontrager Ballista – 199.99€
Maillot – Trek Factory Racing Replica – 79.99€
Zapatillas – Bontrager XXX – 349.99€
Culote – Trek Factory Racing Replica  – 89.99€
Guantes – Bontrager RXL – 44,99€

FICHA TÉCNICA Trek Madone 9.5:

Precio 7.999 euros
Peso 7,3 kg (sin pedales)
Material Carbono OCLV 600
Tallas 50-52-54-56-58-60-62
Pedalier BB90
Casete Shimano Dura-Ace 11-28
Cadena Shimano Dura-Ace 11 v.
Bielas Shimano Dura-Ace 172,5 mm (50-34)
Pedales No incluidos
Manetas Shimano Dura-Ace 11 v.
Cambio Shimano Dura-Ace 11 v.
Frenos Bontrager Madone
Llantas Bontrager Aura Tubeless Ready
Bujes Bontrager
Neumaticos Bontrager R4 Hard-Case Lite 23mm
Manillar + Potencia Bontrager XXX integrados, carbono OCLV 42cm
Tija de Sillín Bontrager carbono OCLV altura 715mm – 780mm
Sillín Bontrager Paradigm RXL, raíles de carbono
Distribuidor Trek España
Website www.trekbikes.com

prueba-trek-madone-c

Geometría:

Talla 56
Ángulo de dirección (D) 73,5º
Tubo dirección (C) 170 mm
Tubo horizontal (E) 560 mm
Distancia entre ejes (K) 983 mm
Tubo del sillin (A) 506 mm
Ángulo tubo del sillín (B) 73,3º
Vainas (H) 410 mm
Reach (M) 387 mm

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This