Prueba: Trek Verve+ 2 Lowstep, e-bike de cultura urbana
Fotos: Israel Gardyn

Prueba: Trek Verve+ 2 Lowstep, e-bike de cultura urbana

Con la experiencia adquirida durante años en la versión no motorizada, la firma de Waterloo ha desarrollado la Trek Verve+ como la bicicleta definitiva para hacer de cualquier trayecto urbano una experiencia cómoda, divertida y funcional.

PUBLICIDAD Content_1

En plena época dorada de la movilidad urbana eléctrica, parece que toda la conversación se ha derivado hacia parámetros técnicos como potencia, autonomía, peso, materiales, transmisión… y por el camino hemos perdido la verdadera esencia del ciclismo asistido: la diversión. Trek cuenta en su catálogo de bicicletas urbanas con un modelo histórico, la Verve, pero cuando la firma norteamericana decidió integrarla en su línea de eléctricas acoplando un motor, esta e-bike se convirtió en la referencia absoluta entre la nueva generación de bicicletas híbridas, de trekking y commuting. Hablamos de la Trek Verve+ y la hemos probado.

Trek Verve+

La Verve+ destila elegancia y sofisticación en cada elemento de su montaje. Toda la gama está elaborada sobre un cuadro de aluminio Alpha y con versiones de tubo horizontal alto o la versión de paso, sin tubo horizontal o Lowstep como lo denomina la marca. Nos negamos a clasificarlas como versiones masculinas o femeninas, puesto que son variantes útiles dependiendo del uso que haga cada ciclista, independientemente de su sexo. 

La gama se divide en cuatro versiones, nosotros hemos probado la segunda del escalafón, con la batería externa anclada bajo el portabultos trasero. Los dos modelos superiores, Trek Verve+ 3 y 4, cuentan con la batería PowerPack integrada en el tubo diagonal. No obstante, la versión de nuestro test deja una estética muy limpia que camufla por completo su condición de pedelec y, retirando la batería, podemos disfrutar de la Verve+ como si de una bici urbana convencional se tratara.

PUBLICIDAD Content_2

Trek Verve+

Motorización ciudadana 

Trek mantiene una firme alianza con Bosch a la hora de equipar las unidades motrices de sus e-bikes y la Trek Verve+ no es una excepción. Esta bici se propulsa con la última versión del motor Bosch Performance Line Cruise, con una entrega de potencia de 65 Nm, 10 más que en la anterior generación. Este motor ha sido desarrollado específicamente para uso urbano y nos ha gustado especialmente que su tacto a la hora de pedalear requiere de empuje por parte del ciclista. No se trata de un motor hecho para llevarnos sin esfuerzo alguno y, de hecho, sufre para entregar potencia a partir de 105 ppm. En comparación, el Bosch Performance Line CX específico para mountain bike es capaz de funcionar a 120 ppm, por lo tanto, el Line Cruise (y la Trek Verve+ en general) es un motor ideal para ciclistas con cierta experiencia. 

motor Trek Verve+

Con la batería, Trek ha tomado una decisión arriesgada que nosotros aplaudimos. En lugar de servir una única batería, el hecho de anclarla de forma externa al cuadro les ha permitido ofrecer la posibilidad de escoger entre tres tamaños, de 300, 400 o 500 Wh, lo que hace oscilar su precio final entre 2.599 €, 2.799 € y 2.999 €, respectivamente.

PUBLICIDAD Content_3

De hecho, nuestra unidad de test equipaba la batería de 500 Wh, mientras que el modelo superior, la Verve+ 3, sólo se ofrece con batería integrada de 400 Wh. Se puede retirar fácilmente con solo deslizarla y además nos ha parecido muy práctico que una sola llave regule tanto el bloqueo de la batería como el sistema de bloqueo de seguridad de la rueda. No obstante, la batería puede cargarse también desde la bici sin tener que extraerla.

Es importante tener en cuenta que contar con la batería en esta ubicación en lugar de una más centrada en el tubo diagonal, concentra el peso en la rueda trasera y desplaza el centro de gravedad, algo que sin embargo se aprecia únicamente cuando pretendemos hacer un uso con la bici más agresivo de lo común. 

Para gestionar los cuatro niveles de asistencia (Eco, Tour, Sport y Turbo) disponemos de un display Bosch Intuvia con una generosa pantalla monocromática, colocado en el centro del manillar, una ubicación más apropiada para este tipo de bicicleta que el display Purion que equipa el modelo superior. La visualización de los diferentes parámetros y la elección del modo de asistencia es muy rápida e intuitiva y podemos regularlos, así como gestionar el encendido de las luces desde el mando de control en el puño izquierdo. De hecho, a diferencia del Purion, el display Intuvia es extraíble e incluye un práctico puerto USB para la carga de otros dispositivos. 

display Trek Verve+

Componentes funcionales

El montaje de la Trek Verve+ 2 es muy coherente con el rango de uso que persigue la bicicleta y demuestra la experiencia de la firma de Waterloo a la hora de desarrollar bicicletas, sean eléctricas o no. La Verve+ es muy cómoda y, desde luego, es algo más que una bici para desplazamientos urbanos. Tiene vocación todoterreno y así lo demuestra la suspensión delantera, a cargo de una horquilla de muelle SR Suntour NEX que ofrece 50 mm de recorrido. Una amortiguación a la que hay que sumar la que proporciona la tija firmada por Bontrager, con un muelle interno que amortigua otros 40 mm. Habiendo probado bicicletas urbanas 100% rígidas, podemos asegurar que ambas suspensiones marcan las diferencias, especialmente cuando queremos disfrutar de un paseo agradable en diferentes superficies.

Trek Verve+ sillín

Entre la amplia selección de componentes, encontramos una transmisión de 9 coronas (11-36 dientes) a cargo del grupo Shimano Altus, con pulsador Acera e indicador del desarrollo escogido y plato de 38 dientes. Un punto positivo es la presencia de un gran protector metálico de la cadena, muy sólido, que evita manchas en la pierna por contacto con la cadena, más allá de la superficie del plato. Además, cuenta con un set de frenos Shimano MT200 de accionamiento hidráulico y discos de 160 mm.

Entre el resto de componentes periféricos, nos ha gustado la presencia de neumáticos de mayor balón que en las series Verve+ precedentes, con un ancho de 45 mm y un dibujo estriado que nos ha permitido rodar sobre grava y terreno roto con plenas garantías. Estas cubiertas Schwalbe Energizer Active Plus cuentan, de hecho, con un compuesto reforzado específico para e-bikes. Incluso presentan una línea reflectante alrededor de todo el aro para aumentar la visibilidad de noche. 

Trek Verve+ acción

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

De serie incluye dos guardabarros de anclaje directo al cuadro. Están fabricados en plástico pero son mucho más sólidos que otros de este mismo material, además tienen un acabado en brillo muy elegante. El cuadro, independientemente de la presencia o no de guardabarros, acepta cubiertas de hasta 50 mm, para quienes quieran hacer con esta e-bike un uso más offroad. 

Pero si hablamos de iluminación, no podemos obviar el set de luces frontal y trasera conectados y alimentados por el sistema motriz de la bicicleta. El foco frontal es de 120 lúmenes, suficientes para garantizar la visibilidad durante el ocaso, y cuenta con muescas en los laterales para ser vistos de forma periférica. Una sencilla, aunque eficaz, mejora en seguridad. 

luz Trek Verve+

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

En el lado opuesto, contar con tal arsenal de elementos sobre un cuadro de aluminio implica que el peso en la báscula se dispare por encima de 23,5 kg, lo que dificulta su uso en trayectos en los que debamos cargar con ella, especialmente en transporte público o en escaleras, por ejemplo. 

Paseos o aventuras

Con un motor potente y una batería de gran autonomía, consideramos la Trek Verve+ una bicicleta ideal para un abanico de usos muy amplio. Es perfecta para pequeños tramos urbanos y desplazamientos diarios. Pero también es muy capaz en terreno silvestre e incluso como herramienta de viajes y cicloturismo en el sentido más estricto del término. A ello contribuyen los componentes de contacto diseñados para favorecer el confort. Más allá de los sistemas de suspensión delantera y trasera, los puños Satellite Plus de Bontrager son ergonómicos y permiten apoyar todo el peso de la palma de la mano. Y el sillín Boulevard, también firmado por Bontrager, presenta una generosa anchura (205 o 225 mm) y un acolchado tan cómodo que lo sentimos como un sofá que nos invita a pedalear durante horas. 

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

En este sentido, sin duda la posición que propone la Verve+ es idónea para que cada trayecto sea una agradable experiencia. Se trata de una postura erguida con muy poca flexión de la espalada gracias a su abultada pipa de la dirección y la altura del manillar. Además, la potencia posee un anclaje específico tanto sobre la dirección como al manillar, para regular la altura en función del gusto del ciclista. Es cierto que se pierde deportividad y no podemos pensar en términos de rendimiento en la pedalada o propiedades aerodinámicas, pero tampoco es la intención de esta bicicleta. 

Trek Verve+ Madrid

Lo mejor 

  • Postura muy cómoda y componentes ergonómicos.
  • No renuncia a un motor potente y batería de gran autonomía.
  • Diseño elegante y montaje funcional.
  • Suspensión delantera y trasera.

 Lo Peor 

  • Su peso es excesivo para cargar con ella en uso urbano.

Puedes leer este test completo en mayor profundidad en el número especial Solo Bici E y conocer todas las especificaciones de este modelo concreto en la web oficial de Trek España.

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

Trek Verve+ 2 Lowstep / Ficha técnica

Precio: 2.999 (desde 2.599 €)

50 / 40 mm 

23,58 kg (talla M sin pedales) 

 Cuadro 

Material: Aluminio Alpha 

Tallas: XS, S, M, L 

Suspensiones 

Horquilla: SR Suntour NEX, 50 mm 

Transmisión 

Pedalier: Prowheel de aleación, plato de acero 38T 

Casete: Shimano HG200, 11-36, 9 velocidades 

Mando de cambio: Shimano Acera M3000, 9 velocidades 

Cambio: Shimano Altus M2000, caja larga 

Cadena: KMC E9S, 9 velocidades 

Motor: Bosch Performance Line Cruise, 250 watt, 65Nm 

Batería: Bosch PowerPack 300, 400 o 500 Wh  

Display: Bosch Intuvia 

Componentes 

Llantas: Alex Rims DP23, aleación, 36 agujeros 

Neumáticos: Schwalbe Energizer Active Plus, Twin Skin, 45c 

Frenos: Shimano MT200 160 mm  

Potencia: Cuña de aleación Bontrager, 31,8 mm, 85 mm 

Manillar: Bontrager de aluminio, touring 

Puños: Bontrager Satellite Plus ergonómicos 

Tija del sillín: Bontrager suspensión confort 

Sillín: Bontrager Boulevard 

Pata de cabra: Pletscher Comp Flex 18 

Portabultos: Aleación compatible con MIK 

Guardabarros: SKS Plástico 

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.