Los Q-Rings son platos con un diseño ovalado ideados para reducir los efectos negativos de los puntos muertos durante el pedaleo. Debido a su forma oval, maximizan el uso de las zonas más efectivas del pedaleo y aseguran, mejoran así el rendimiento

El objetivo principal de los platos ovalados de Rotor, los Q-Rings, es el de modificar el momento de fuerza durante el pedaleo para potenciar la parte más efectiva de esta y minimizar la parte menos efectiva. Que esta modificación sea próspera dependerá, claro está, del protocolo de implantación del propio plato, así como del análisis del pedaleo de cada usuario, pues está claro que no todos los ciclistas pedaleamos igual. Para ello, hay que fijarse muy bien en nuestro pedaleo, la forma que tenemos de rodar y la posición de las rodillas. Es ahí donde la figura de un biomecánico resulta prácticamente indispensable para que determine nuestra posición óptima de pedaleo, ya que, aun no siendo lo normal, se podría dar el caso que un plato oval, por alguna razón en particular, no fuera beneficiosa.

Cada vez más popular
Lo que está claro es que cada vez se utiliza más. De hecho, este mismo mes hemos sabido que SRAM va a comercializar por vez primera platos ovalados para su novedosa transmisión Eagle de 12 velocidades. Estudios de la marca afirman (igual que Rotor) que algunos estilos de pedaleo aprovechan mejor la geometría ovalada de los platos, por lo que, después de contrastarlo, han decidido diseñar los nuevos platos X-SYNC™ 2 Oval para que puedan sacarles el máximo provecho. Y es que hace años que las grandes marcas investigan acerca de los beneficios de los platos ovalados. Algunos recordamos el Biopace de Shimano, utilizados en la década de los ochenta y noventa. Pero lo que diferencia realmente los Q-Rings es su adaptabilidad para asegurar la reducción de diámetro relacionado con el inicio de tu pedaleo y el aumento del diámetro con el pico de fuerza. Los Q-Rings de Rotor simulan un desarrollo más duro en el punto de máxima fuerza, esto es, la parte más productiva de la pedalada, por tanto obtienes ventaja en la fase de máxima entrega de fuerza.

OCP, varias posiciones
Cada usuario tendrá que determinar la posición del plato entre las cinco que nos ofrecen los platos Q-Roings de Rotor con la que más se ajusta a sus características fisiológicas o tipo de modalidad que practica (no es lo mismo el ciclismo de carretera que el triatlón o el MTB) para dar con su pedaleo más eficiente. El sistema OCP tiene en cuenta la variación de la posición en la bici, pero también permite al ciclista ajustar los Q-Rings en busca de la mejor sensación de pedaleo o la que le permita mejorar más su rendimiento.

Los beneficios
Se han realizado estudios de análisis del pedaleo (con potenciómetros, cadenciómetros y pulsómetros) en los que ha constatado una mejora del rendimiento al permitir generar una propulsión más suave y eficiente, con notables mejoras. Los usuarios experimentan un pedaleo optimizado, una reducción de la tensión en las rodillas, menor ritmo cardíaco, menor consumo de oxígeno, además de una mejora del ritmo y el rendimiento escalando. Otros estudios refuerzan la teoría de que la capacidad de aceleración mejora sustancialmente, es decir que en los esfuerzos máximos y demarrajes es donde más rendimiento podemos obtener (de ahí que muchos usuarios de MTB lo hayan decidido incorporar). En cambio, en pedaleos más constantes, como los que se dan en el ciclismo de carretera, la mejora de rendimiento es más tímida, pero se potencia la facilidad de rodar con una cadencia más alta.

Texto: Rubén Pérez – Fotos: Félix Romero

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.