Un aspecto básico y muy importante para un buen ajuste de nuestras suspensiones es el SAG. Por este concepto entendemos el hundimiento que tienen las suspensiones de la bici con el ciclista encima y en parado. Aunque pueda parecer que es mejor no perder recorrido por este factor, no es cierto, ya que el funcionamiento óptimo de las suspensiones depende de tener bien regulado este aspecto.

¿QUE ES EL SAG?

Para explicarlo más técnicamente, el SAG es el muelle negativo de cualquier suspensión, que hará que actúe en pequeños impactos sin notar topes en caso de irregularidades en forma de agujeros o hundimientos. Si no existiera el SAG, la tendencia de la bici frente a este tipo de irregularidades sería la de caer, mientras que gracias a el, cae la rueda delantera mientras nosotros seguimos la misma línea. Lógicamente, la inercia, velocidad, peso de bici y biker… afectan a este funcionamiento de las suspensiones.

Regular_sag_4

Algunas horquillas, como las de Rock Shox, incorporan una escala de regulación en las barras

Esta regulación es también muy importante para no sentir topes en extensión, que sería cuando la horquilla vuelve a su posición inicial recuperando su recorrido, y hace tope al no poder extenderse más. Si la regulamos con cierto hundimiento, esto será difícil que pase. Además, las horquillas suspensiones de calidad, ya llevan un pequeño muelle interno que minimizará este posible impacto.

¿COMO REGULAR EL SAG?

Regular_sag_1

Con la bici en parado debemos comprobar cuanto se hunden las suspensiones

Para regular el SAG correspondiente, lo que tendremos que hacer es subirnos encima de la bici, en posición de conducción (levantado y con los dos pies en los pedales), y ver cuánto se hunden las suspensiones (sea solo delantera, o delantera y trasera). Normalmente las horquillas y amortiguadores tienen una brida plástica (o una goma elástica) con la que podremos saber hasta dónde se hunden si previamente la colocamos junto al cuerpo de la suspensión. Si no es el caso, pondremos una brida de plástica lo más fina posible. Además, también pueden llevar alguna inscripción en %, para saber hasta cuanto llegamos. Lo que tendremos que calcular es cuánto se han hundido respecto el recorrido que tienen, y hacer el cálculo en su % (ejemplo: si tenemos una carrera de suspensión de 100 mm y se ha hundido 30 mm, tenemos un sag del 30%. Aquí hay que tener en cuenta que la carrera del amortiguador no es como las horquillas que si tenemos una carrera de 100 mm quiere decir que contamos con un recorrido de 100 mm. En los amortiguadores, las bieletas y sistemas de suspensión hacen que 10 mm de SAG no correspondan a 10 mm de recorrido de suspensión. Es por eso por lo que calculamos en %).

Como norma general, el SAG que consideraremos normal es entorno al 20% y el 30% de la carrera para un uso trail, como para hacer de todo un poco. A partir de aquí, si queremos darle un uso más cross country a la bici, puede estar en torno al 15-20%, mientras que si es más enduro, será de 30-35%, e incluso el 40%. Además, siempre está el gusto personal que con la experiencia y el probar varias presiones hará que nos decantemos por una medida más o menos concreta. También hay ciertos modelos de bici que la marca nos aconseja un cierto % de SAG por ser un sistema de suspensión peculiar o atípico.

Regular_sag_3

El anillo de goma circular actúa de testigo para indicarnos el nivel de hundimiento y regular así el SAG

En caso que nos subamos a la bici y veamos que el SAG es poco respecto lo que necesitamos, sacaremos aire de la suspensión con la bomba de suspensiones correspondiente. Lo ideal es sacar poco y volver a hacer el procedimiento desde el inicio, hasta conseguir el SAG adecuado. Si vemos que el SAG es demasiado, el procedimiento será el de introducir aire (también es ideal poner poco) e ir haciendo el cálculo de nuevo. Hay que tener en cuenta que si optamos por un SAG generoso, hemos de controlar que no lleguemos a hacer tope de la suspensión ya que podríamos dañarla.

Cuando lleguemos a encontrar nuestro SAG ideal, vale la pena saber qué presión de aire hemos puesto a las suspensiones para saberlo cuando hagamos la revisión rutinaria. También debemos saber que esto nos servirá solo para las suspensiones que tengamos. Si cambiamos de suspensión o de bici, la presión de aire no será la misma aunque puede ser orientativa. Y más aún si hablamos de la suspensiones traseras.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.