Es probable que hayas escuchado el término VO2 Max muhas veces, siempre relacionado con el estado de forma y el rendimiento físico. Pero, ¿sabes qué hace referencia? ¿Qué aplicaciones prácticas tiene o cómo mejorarlo? Con unas sencillas preguntas y respuestas resolveremos tus dudas.

Texto: Miguel Ángel Sáez – Fotos: Jesús Andrés Fernández

¿QUÉ ES?
El Vo2Max hace referencia a la máxima cantidad de oxígeno que el organismo puede llegar a consumir en un tiempo determinado. Habitualmente, se expresa en litros por minuto (l/min), aunque si queremos saber la magnitud en relación con nuestra masa corporal, lo más adecuado es expresarla en mililitros por kilogramo de peso de nuestro cuerpo y por minuto (ml/kg/min). A través de la respiración, introducimos constantemente oxígeno en nuestro organismo, y buena parte de este se utiliza para obtener la energía que necesitamos para desempeñar cualquier actividad física. Cuanto más intensa sea esta, más oxígeno consumimos, por tanto, solo podemos poner al límite nuestra capacidad de consumo ante actividades físicas muy intensas.

¿DE QUÉ DEPENDE?
La capacidad que tenemos cada uno de nosotros en consumir oxígeno es diferente y depende de aspectos relacionados con nuestra propia fisiología. Son los siguientes. La capacidad de transportar oxígeno en nuestra sangre, a través de los niveles de hemoglobina. También lo eficientes que sean nuestros pulmones difundiendo el oxígeno, de igual modo que otros aspectos como la capacidad de bombear sangre del corazón, conocido como gasto cardíaco, y la cantidad de mitocondrias en nuestros músculos, que son orgánulos de las células musculares, en cuyo interior se metabolizan o convierten el oxígeno en energía. Cada uno de estos aspectos están en mayor o menor medida desarrollados en cada individuo, lo que explica las diferencias de consumo entre nosotros. Obviamente, quien más optimizados tenga todos los sistemas, alcanzará los máximos valores de Vo2Max.

¿INFLUYE LA GENÉTICA?
La influencia que la genética tiene sobre nuestro consumo de oxígeno es de un 50 %. El otro 50 % de nuestro consumo depende de aspectos más controlables, como son el entrenamiento y el entorno que nos rodea.

¿CÓMO SE MIDE?
Actualmente, se puede medir directamente nuestro Vo2Max mediante instrumental médico. Una prueba de esfuerzo en la que se utilice un analizador de gases es el modo más directo y fiable para conocer la cantidad de oxígeno que consumimos. El analizador mide el oxígeno que entra en el cuerpo mediante la inhalación y el que expulsamos a través de la exhalación. Calculando la diferencia entre el oxígeno que entra y el que sale, se obtiene la cantidad que queda dentro y, por tanto, que se ha consumido.

VALORES DE REFERENCIA
Si alguna vez haces una prueba de esfuerzo, podrás comparar tus valores con los de referencia y tener una idea de tu capacidad física para un deporte como el mountain bike. Obviamente, a mayor nivel de consumo, potencialmente, mayor capacidad de rendimiento tienes. Cuando hablamos de valores absolutos, las cifras pueden ir desde 3 l/min hasta los 5 l/min. En términos relativos, cifras hasta los 45 ml/kg/min son propias de sedentarios sanos. Consumos relativos desde los 45 hasta los 60 ml/kg/min es donde se encuentran la mayoría de los ciclistas aficionados. Desde los 60 hasta los 70 encontraremos bikers muy bien entrenados, y valores superiores a los 70 ml/kg/min están reservados casi exclusivamente a ciclistas con potencial para alcanzar un nivel propio al de los profesionales o de alto rendimiento.

¿TIENE MARGEN DE MEJORA?
Aunque el nivel de respuesta al entrenamiento es muy individual y depende de varios aspectos, actualmente se sabe que el consumo máximo de oxígeno puede mejorarse mediante el entrenamiento, hasta un máximo del 15 al 20%. En bikers muy experimentados, este valor se reduce enormemente, y son posibles mejoras de no más del 5 %. Por ejemplo, bajando de peso ya mejoramos nuestro consumo de oxígeno relativo.

¿CÓMO MEJORARLO?
El tipo de entrenamiento que más estimula nuestra capacidad de consumir oxígeno es el que se basa en esfuerzos al máximo ritmo posible para intervalos de tiempo de 5 a 10’. Son esfuerzos con que se genera una fatiga muscular muy elevada y que a nivel energético requieren de grandes cantidades de hidratos de carbono. Para realizarlos, es necesario tener una buena condición física. Esfuerzos más moderados, de larga duración a intensidades moderadas (de fondo), también pueden estimular, de manera moderada, nuestro consumo de oxígeno.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.