Llevamos varios días viviendo carreras que se están definiendo a toda velocidad. Duelos entre los ciclistas más rápidos del mundo y que ya van arrojando algunas conclusiones sobre lo que estamos viendo. Todavía no es tiempo de grandes objetivos, más bien de afinar la formar y acoplar los equipos, pero sí que hay algunas variantes con respecto a las temporadas anteriores. Y similitudes, también.

Por ejemplo, que los ‘trenes’ todavía no están del todo acoplados. Ha sido una temporada de muchos cambios de equipo entre velocistas. Eso hace que los equipos que menos hayan variado tengan cierta ventaja en estos compases iniciales de la temporada. De ahí que Quick Step esté, como cada año, sumando más triunfos que el resto. Sin ir más lejos, en los dos últimos días ha logrado tres nuevas dianas.

Tener a Gaviria es ya un seguro de vida, sobre todo porque en la Colombia Oro y Paz no hay un velocista que se le acerque. Si encima va tan bien conducido, las posibilidades de éxito son cercanas al 100%. Por el otro lado, Elia Viviani también está justificando que es un buen fichaje para el conjunto belga. En este caso la única pieza que han tenido que cambiar ha sido a él en lugar de Kittel para no chocar con Gaviria. De momento, dos dianas del transalpino y tres del colombiano.

Los grandes no aparecen

De momento, otra característica de lo que llevamos de campaña –que evidentemente es muy poco- es que los grandes nombres establecidos de la velocidad no aparecen. Kittel no se ha metido en los sprints que ha habido en estos días en Dubai. De hecho, en esta segunda etapa ha habido un momento en el que su propio ‘tren’ lo ha dejado cortado. Acoplamiento y trabajo juntos. No hay más.

degenkolb

Lo mismo sucede con Kristoff. Otro que cambia de aires hacia el UAE Team Emirates y que de momento sigue inédito. El noruego en cualquier caso sí se ha metido en ambas, simplemente ha habido gente superior a él. Igual ocurre con Cavendish, que sigue en Dimension Data y con su grupo de confianza. Hoy, de hecho, ha sido cuarto y reconocía que “no tenía fuerzas para remontar” al terminar la ‘volata’.

En el otro lado está el joven y en crecimiento Dylan Groenewegen (Lotto NL-Jumbo), que ganó ayer la primera etapa y hoy ha sido segundo en Dubái. Ahora viste el maillot de líder y lo cierto es que está demostrando ser el más fuerte hasta el momento. Hoy no ha ganado por mala colocación, pero sus últimos metros han sido mucho más fuertes que los de Viviani. Degenkolb ganó dos etapas en Mallorca, pero tampoco había sprinters de primer nivel. Aquí, por ahora, uno más aunque el sábado en Hatta Dam –sprint en cuesta- tiene su oportunidad. De momento, Quick Step parte con ventaja.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This