“Ya veremos cuando lleguen las grandes”. Era lo que decían buena parte de los entendidos en el mundillo al ver que el equipo Quick Step Floors estaba arransando literalmente con las clásicas belgas del adoquín. La ‘primavera ciclista’ flamenca está teniendo un dominador nítido y viste de azul oscuro. Pero hasta ahora sólo se habían disputado pruebas de las consideradas ‘pequeñas’, que no reúnen a todas las figuras en la línea de salida.

Repetimos: hasta ahora. Porque en la E3, primera clásica WorldTour de la temporada, el equipo que dirige Patrick Lefevere ha vuelto a ser el dueño y señor de la carrera. Pero además de una forma absoluta. En esta ocasión el agraciado ha sido Niki Terpstra, gracias en parte a la labor de contención que ha hecho Philippe Gilbert en el grupo trasero donde viajaban en el momento crítico Van Avermaet, Sagan y un Benoot que se ha mostrado con más gas que el resto de teóricos favoritos.

A ratos, incluso, han llegado a ir dos compañeros solos en cabeza, cuando al neerlandés se le unió Yves Lampaert. Finalmente, Terpstra ha logrado entrar en solitario… y Gilbert ha rematado por detrás con un poderoso sprint a sus rivales, firmando así primero y segundo. Todo un festival del Quick Step en las carreras de ‘casa’.

Seis victorias con cinco ciclistas

Lo cierto es que después de no asomar por los puestos nobles en la Kuurne-Bruselas-Kuurne ni tampoco en la Omloop Het Nieuwsblad, los pupilos de Lefevere se han adueñado del pavés. Desde que abrieron la lata en Le Samyn llevan nada menos que seis victorias consecutivas, en apenas cuatro semanas. Y lo más importante: con cinco corredores distintos.

El único que ha repetido ha sido precisamente Terpstra, que precisamente ganó Le Samyn y ahora E3. Además, Elia Viviani consiguió ganar al sprint en la reconvertida Tres Días de La Panne, que por primera vez se ha disputado en formato clásica. El italiano remató a la perfección un tren más que bien ejecutado.

Jóvenes valores

¿Y quiénes son los otros tres? Pues esa es la cuestión. Que el resto de vencedores de este comienzo de primavera para Quick Step tienen todos menos de 23 años. Rémy Cavagna los cumplirá este verano y ya ha demostrado un enorme nivel al llevarse la Dwars door West-Vlaanderen. Qué decir de Álvaro Hodeg, ganador de Handzame Classic. Un colombiano que a los 21 años ya dice abiertamente que su ilusión es ganar la París-Roubaix y cuyo máximo ídolo es Tom Boonen. Esto en Colombia es sin duda una noticia, pues en el país sudamericano la cultura es parecida a la nuestra, más de grandes vueltas.

Por último pero no menos importante, el poderoso Fabio Jakobsen que se llevó la Nokere Koerse. Esto significa que la estructura de Lefevere ya tiene preparada la sucesión para cuando los Gilbert, Tepstra o Stybar vayan colgando la bici, cosa que todavía no es inminente pero por supuesto va a acabar llegando. Quizás todavía Flandes y Roubaix son demasiado para ellos, pero ya demuestran estar preparados para, con libertad y sin presiones, ir subiendo escalones. Quick Step ya se ha llevado todas las ‘pedreas’ primaverales. Y el primer premio importante también.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This