Nairo Quintana se impuso en la etapa más corta de este Tour de Francia, un sube y baja constante, con tres puertos con final en el inédito Col du Portet. En la lucha por le general, lo más destacable es que Chris Froome ha cedido respecto a los que ya son los tres corredores más fuertes: Thomas, Dumoulin y Roglic. Lejos de ceder tiempo, el galés del Sky ha resistido los contados ataques de sus rivales e incluso les ha arañado algo de tiempo en la meta (4″ más otros 4″ por la bonificación del tercer puesto). Froome ve alejarse su sueño de conseguir el quinto Tour de Francia consecutivo, e incluso parece que le costará mantener la tercera plaza del podio. Hoy ha cedido 43″ respecto a Dumoulin y Roglic y, aunque mantiene por poco esa tercera posición, parece que su rendimiento va a menos, sobre todo ante dos especialistas contra el crono como son el holandés y esloveno.

La parrilla de salida de la etapa 17 del Tour de Francia 2018.

Un invento inútil

La historia de la etapa de hoy, la 17ª, con solo 65 km entre Bagneres de Luchon y el Col du Portet, no ha variado mucho respecto a la de las otras jornadas montañosas de este Tour 2018. A pesar de lo anunciado a bombo y platillo, la parrilla de salida inventada por la organización para esta etapa ha sido un completo fiasco que no ha servido para nada. A modo de MotoGP y F1, los corredores han salido en una parrilla pintada en el suelo en función de sus puestos en la clasificación general. Incluso había semáforo de salida; pero a los 300 m de ponerse en verde, la configuración del pelotón ya era la habitual. Saltaban corredores para entrar en la fuga del día y los ciclistas del Sky ponían ritmo al pelotón de favoritos. Lo dicho, una soberana pérdida de tiempo lo de la parrilla de salida.

Bernal tira de Geraint Thomas en una etapa en la que el galés confirma su liderato.

Eso sí, la escasez de kilómetros de la etapa y la que se iniciará ya a pie de la primera subida, en el Col de Peyresourde, ha provocado que la fuga fuera de más nivel y con menos corredores. Majka, Valverde, Kangert, Pelizotti, Martínez, Alaphilippe, Durasek… este grupo de corredores se han ido alternando en cabeza de carrera, aunque el que más ha aguantado en solitario ha sido el estonio Tanel Kangert (Astaná), quien se ha mantenido en cabeza de carrera hasta casi la mitad de la subida final. Entonces le ha adelantado un Nairo Quintana que hoy sí ha demostrado las dotes de escalador que se le suponen. El colombiano ha atacado en solitario desde la base del Col du Portet y ha ido superando a todos los corredores de la fuga. Uno de ellos era Alejandro Valverde, que apenas ha podido tirar de él un par de kilómetros. Pero Quintana iba fuerte y ha sabido mantener durante los 15 km de subida en solitario el minuto escaso de ventaja sobre el grupos de favoritos y unos 30″ sobre un voluntarioso Dan Martin que iba intercalado.

Gran victoria de Quintana

La victoria de Quintana salva los muebles del Movistar en este Tour de Francia. Una carrera en la que aspiraban a todo con su estrategia de los tres líderes, pero en la que han naufragado los tres: hoy Landa ha cedido en meta el mismo tiempo que Froome. Además, el colombiano ha dado un considerable salto en la general, del noveno al quinto puesto, ahora a 3’30” del líder. Mañana etapa llana camino del clásico final en Pau. En la lucha por la general todo queda a la espera de la etapa del viernes con el Aspin, el Tourmalet y el Aubisque, aunque con la meta justo al final del descenso del último puerto. Y el sábad,o la CRI de 35 km. Veremos si hay carrera. De momento, Geraint Thomas ha demostrado que también ostenta la fórmula Sky para ganar el Tour de Francia. Más información en la web del Tour de Francia.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.