DOBLE CAMPEONA DEL MUNDO Y DOBLE CAMPEONA DE LA COPA DEL MUNDO.

Siempre habrá un antes y un después del día que una joven Rachel Atherton (06/12/1987) veía subir a lo más alto del podio de la Copa del Mundo de Fort William a su compatriota Tracy Moseley. Perdió los zapatos en el pegajoso barro, pero daba igual. Acababa de descubrir a qué se quería dedicar. El tiempo y los resultados muestran que acertó.


Siguiendo la sombra de sus hermanos Dan y Gee, Rachel Atherton decidió probar el descenso tras pasar por el BMX, y vio que no lo hacía mal. “Corría los fines de semana, ganaba y me divertía”, afirma la doble campeona del mundo y doble campeona de la Copa del Mundo de Descenso. A sus 24 años, Rachel ha ganado todo lo que podía ganar, pero también ha pagado cara su osadía en forma de graves lesiones. Gajes del oficio. Ella tiene claro que el que algo quiere algo le cuesta. Lleva el DH en la sangre, defiende el nivel del descenso femenino y afirma que en un descenso no muy largo puede ser tanto o más rápido que un hombre.
Le gusta dormirse leyendo un libro, y lo primero que hace al levantarse es estirar el cuello y la espalda, paso previo a intentar pulverizar sobre su GT todos los registros.

¿Cuáles son tus objetivos este año?
Cada temporada quiero ganar carreras. Me encantan las carreras y ganar, pero también estar sana. Ahora que soy más mayor he encontrado un equilibrio entre ganar carreras y estar sana. Montar con seguridad pero rápido es mucho más divertido. Ésta es mi meta. Ir lo más rápido posible, pero dentro de mis límites. También quiero crecer como piloto. Quiero desarrollar mis relaciones con los medios de comunicación de MTB y ayudar a las chicas más jóvenes a practicar el descenso.

La campaña pasada ganaste Copa del Mundo y Mundial, ¿dónde está tu secreto?
Ja, ja, ja… no te lo voy a contar. Creo que los cambios ayudan a los atletas. La pasada temporada empezamos con nuevas bicis y fue emocionante. Empecé a trabajar con un nuevo entrenador Alan Milway– y me ayudó a progresar y fortalecer mis cualidades. Y tuve un invierno sin lesiones, y esto fue muy diferente para mí. La estructura del Atherton Racing permite a los pilotos centrarse sólo en las carreras y éste es un gran punto a favor. Mi equipo es el secreto de ganar.

¿Has ganado varias ediciones de la Copa del Mundo y del Mundial? ¿Qué formato de competición te gusta más?
Me encanta el Campeonato del Mundo por su intensidad. Un día es todo lo que tienes para ser perfecta. Un error y tienes que esperar un año para ganar otra vez. El maillot arcoíris significa mucho para mí, pero la Copa del Mundo también, porque durante todo el año, carrera tras carrera, tienes que estar bien.

En la Copa del Mundo ganaste en casi todos los circuitos, ¿cuál te gusta más?
Val di Sole, es una pista natural y empinada, como tiene que ser un DH. También me encantó Hafell (Noruega). Tiene de todo y fue todo un reto. Me sentí bien tras ganar. Fort William siempre es especial para mí. Es una pista difícil para mí, donde tengo que trabajar duro, no es un circuito natural para mí, y en Sudáfrica me aseguré de pedalear muy fuerte.
“He encontrado el equilibrio entre ganar carreras y estar sana. El maillot arcoíris significa mucho para mí, pero también la Copa del Mundo”

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.