El desarrollo

El desarrollo de una fat bikes, por encima de lo que a priori pudiese parecer, es bastante similar a la de una MTB convencional pero con algunos matices. Existen fats con triple, doble o monoplato, pero su desarrollo se ve condicionado en gran parte por el incremento de peso.

0006 MG 1574
Lo más habitual a estas alturas de la película es la de montarlas con doble plato y con platos no excesivamente grandes, no superiores al 36 en bielas dobles o al 30 en las de un solo plato. Esto es debido a la poca aceleración de estas bicis, por lo que el usuario requiere de un desarrollo más llevable para arrastrar ese peso extra y jugar con eficiencia con la gran tracción y grip de las ruedas por terrenos complejos.
La otra gran razón es que con ese plus de peso es más difícil poder montar un solo plato para arrastrar un bici que, por ejemplo en caso de la Scott Big Ed, sobrepasa los 15 kg de peso.

 El pedalier

Una de las medidas que a priori genera más controversia, puesto que para dar cabida a tan anchas ruedas, deben fabricarse pedalieres más anchos que afectan directamente a un mayor factor Q, que es la distancia que hay entre nuestras piernas al pedalear, concretamente viene determinada por la separación de las crestas ilíacas de nuestra pelvis. Por ello, biomecánicamente hablando, la separación de nuestras piernas es más abierta que en pedalieres más compactos de las MTB; es una de las primeras sensaciones que apreciamos al pedalear.
Otro aspecto importante derivado del factor Q y en consecuencia del pedalier es evitar que al pedalear rocemos con las poderosas vainas traseras. Estad atentos, pues, a este aspecto al montar monoplatos, y dejad siempre el espacio suficiente y necesario, especialmente si tenemos una marcada rotación de nuestras rodillas.

El peso

Es una suma total de los elementos. Pensad que una sola cubierta de una fat bikes pesa en torno a los 1.300 g, a eso le hemos de sumar unas llantas agujereadas, como son algunas ruedas de trial (precisamente para ahorrar algo de peso), con unos radios generalmente más poblados, para otorgar rigidez, un cuadro más reforzado con vainas, tirantes y pedalieres más grandes, etc… Todo ello acaba computando en un mayor peso.
No obstante, con la buena acogida que han tenido entre los usuarios, las marcas ya se han movilizado para ofrecer cuadros en materiales más ligeros como el carbono para horquilla y cuadro o incluso el titanio en el caso de las bicis Moots. De ahora en adelante, menos la rueda, seguramente experimentarán un proceso de aligeramiento.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This