Cualquiera de nosotros podría protagonizar este vídeo, en el que queda claro que para poder disfrutar de una buena bajada por pistas, senderos y bosques es necesario subir y sufrir sufriendo. Pero, ya lo dice la dicha, ¡no hay placer sin sufrimiento! Una máxima muy presente en el ADN biker.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.