Reportaje Scott: Por los senderos de Nino Schurter

Pedalear en Suiza siempre es toda una experiencia. Sus paisajes y sobre todo los enrevesados senderos entre sus idílicas montañas, son un entorno que al menos una vez en la vida debería visitar cualquier biker.

Las monturas fueron unas flamantes Scott Ransom 900 Tuned de 2020. Su modelo más agresivo y específico para enduro, con 170 mm de recorrido y todas las excelencias de versatilidad y eficiencia del sistema TwinLoc con cambio de recorrido y geometría.

El anfitrión, tratándose de un evento de Scott y en Suiza no podía ser otro. El multicampeón del mundo, campeón olímpico y leyenda en activo, Nino Schurter. ¿Se puede pedir más? Rotundamente, no.

Lugano, un paraíso

La experiencia tuvo lugar en el sureste suizo, en plena región de Tisino. Un lugar que por sus fuertes influencias italianas, bien podría pasar por cualquier lugar al norte del país con forma de bota. La arquitectura, la cultura por el vino y la gastronomía recuerdan al país transalpino.

Nos albergamos en un moderno refugio de montaña, Capanna Monte Bar. Un establecimiento que pertenece a la red pública de refugios de montaña suizos y que tiene unas vistas espectaculares sobre Lugano y su famoso lago.

Las nuevas Ransom de 2020 resultaron ideales para bajar sin límites por los descensos de las montañas que rodean Lugano. Senderos extremadamente escarpados y pedregosos en sus zonas más altas y enraizados, húmedos y revirados a medida que nos acercábamos a la altitud y proximidades de la ciudad.

Bajadas de vértigo, subidas interminables

Como decimos, a nuestras salidas se incorporó Nino Schurter: No todos los días se puede pedalear con un campeón del mundo. Solo con 3’ rodando a su lado tuvimos suficiente para saber por qué luce un arcoíris en su ropa y por qué es el rey del MTB mundial.

Su flow, su confianza y su rodar ya denotan su especial don para montar en bici, si hace falta, con los ojos cerrados. Cualquier dificultad la superaba sin, aparentemente, el mínimo esfuerzo. Mientras, el resto de los mortales luchábamos sobre la bici para mantenernos en pie en las zonas más complicadas y resbaladizas de los montes suizos.

A pesar de una meteorología adversa en la segunda jornada, pudimos disfrutar como niños de las mejores bicicletas, el mejor biker del mundo y uno de los lugares más icónicos para la práctica del MTB. Solo algún interminable ascenso nos pareció algo tedioso.

Nos referimos a la tercera jornada, en la que tuvimos que remontar unos 600 metros de desnivel en 5 kilómetros de pista técnica y rota. Quizás una montura como la Genius habría resultado más eficiente, por peso y geometría, en un tramo de tanto requerimiento físico.

Los planes de Scott para 2020

Estas jornadas, además de para conocer más de cerca a Nino Schurter, sirvió para convivir también con algunos de los responsables de Scott.

La compañía suiza, de origen americano, es, probablemente, la que más haya crecido en los últimos años. Un crecimiento en visibilidad, probablemente traducido también en ventas, fruto en buena medida de su exitosa campaña de marketing, un aspecto en el que, sin embargo, en el pasado no era desde luego líder.

Acompañados por un buen producto, los mejores atletas del mundo en su Scott-SRAM MTB Racing Team, el buen marketing tiene sus resultados.

Hemos podido ver en los últimos años cómo acciones en torno a Nino Schurter, Kate Courtney, han hecho ganar visibilidad a sus bicicletas, incluso con la imagen de los mecánicos oficiales del equipo. Toda una historia de éxito que durante estos días de convivencia tuvimos la oportunidad de comentar y analizar junto con sus protagonistas.

Universo en torno a la marca

Como cualquier marca global, Scott tiene grandes planes de futuro. Todos ellos conducen a crear un universo Scott en el que la bici sea solo una excusa para tener una experiencia dentro de su ecosistema.

Syncros, por ejemplo, es una de las piezas importantes en este futuro. La compañía, fundada en Vancouver en 1986, consiguió ser una de las marcas de componentes de culto en los noventa. Tras pasar por varias dificultades y por las manos de GT Bicycles o Ritchey, fue adquirida en 2012 por Scott.

Tras esa operación, la marca ha recobrado su halo de exclusividad y de alta tecnología. Una muestra de ello ha sido la creación de las increíbles ruedas Silverton SL de una sola pieza de carbono y tan solo 1.250 g de peso, un absoluto objeto de deseo para los usuarios más racing.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.