Era de esperar. Montevergine di Mercogliano, un puerto catalogado como de segunda categoría, no tiene entidad para seleccionar de verdad una carrera y hacerse decisivo. Siempre entre el 4 y el 6%, la cima italiana es demasiado tendida como para reventar al pelotón. Más de 30 corredores se han presentado en el grupo de los favoritos. El Gran Sasso va a ser, a buen seguro, otra historia muy distinta.

Bajo un diluvio tremendo, el neerlandés Bouwman (Lotto NL-Jumbo) era el más fuerte superviviente de la fuga pero mientras el equipo Sky tiraba más bien buscando que no se alborotase el gallinero que por un interés real de hacer daño porque, lo dicho, ahí no era el mejor sitio para ello.

Hasta que a 1,5 kilómetros, el ecuatoriano Richard Carapaz ha lanzado un palo tremendo y ha ganado con una enorme facilidad. Después de pasar a Geniez -que había atacado unos metros antes-, ha llegado hasta Bouwman y literalmente le ha quitado las pegatinas al ciclista del neerlandés que iba en cabeza de carrera. Cuando Pinot y Formolo intentaron arrancar de cara a meta ya era tarde.

Entre los favoritos no ha habido perjudicados. Se han presentado casi 30 ciclistas en meta, grupo estirado pero sin descomponerse, a siete segundos de Carapaz. En ese grupo se ha metido también Pello Bilbao, que se mantiene como único español en el Top10 de la clasificación general. También ha llegado con ellos Froome, que ha sufrido un golpe en el que no ha tenido lesiones serias más allá de algunas abrasiones en brazo y rodilla derechos.

Mañana domingo llega el Gran Sasso y la película va a cambiar bastante. Es el final de la primera semana, el lunes hay descanso y a buen seguro muchos de los ‘gallos’ se dejarán fuerzas en un día mucho más selectivo. Veremos si algunos van pagando ya la acumulación de esfuerzos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This