Muchas veces esta es la pregunta que nos hacemos cuando tenemos algún producto, en este caso una exitosa horquilla desde el día que vio la luz. La respuesta es que sí, que siempre se puede. Y si no, mira lo que han hecho los chicos de RockShox.

En 2013 se presentó la primera generación de la horquilla Pike, y desde entonces ha sido considerada la referente. De hecho, muchas de las horquillas que iban presentando en la marca efectivamente tomaban la referencia de la Pike, adaptada a sus necesidades en función de gama y disciplina. Y ahora, en 2017, se renueva. Fuimos hasta el sur de Francia, a la mismísima casa de Simon Andre, embajador de SRAM (y Orbea), para probarla y poder presentárosla aquí.

Mejor compresión
¿Y qué ha cambiado? Pues el cartucho hidráulico es totalmente nuevo. El Charger 2 Damper, como así se denomina y es idéntico al utilizado en la nueva SID pero adaptado a la Pike, mejora el tacto, además de ser más ligero. Está más adaptado a un uso trail, que es hacia donde se decanta la nueva Pike, y el enduro lo deja para la Lyrik. El muelle es de aire, como hasta ahora, y se han ganado 8 mm de botellas para aumentar el volumen de la cámara negativa, que es la que afecta a la sensibilidad inicial de la horquilla. Introducida en los amortiguadores como Debonair en 2014, ahora se traslada el mismo concepto a las horquillas, por lo que se gana en sensibilidad en el primer tercio del recorrido de estas.

Se han renovado también las botellas, que ahora solo son para bujes Boost y para torque caps. Los recorridos serán de hasta 140 mm en la versión 29er y hasta 160 mm en 27,5”, y podrán albergar neumáticos de hasta 2,8” en ambas opciones de tamaño de rueda (en caso de querer montar un neumático de 3.0” en ruedas de 27,5” se tendrá que optar por el modelo de 29”). También la reducción del peso es un buen argumento, al ser de 150 gramos en ambas opciones.

En el modelo RCT3, en el que podremos controlar la compresión en baja velocidad en el modo abierto, su control será más notable que en la versión anterior, al poder controlar mejor el movimiento inicial. También en el modo Pedal (el intermedio) se optimiza. Además, es compatible con el control remoto OneLoc desde el manillar, lo que mejora la experiencia del control total en todo momento gracias a sus posiciones. En este caso del modelo RCT, tendremos opción de dos posiciones.

Los precios de la Pike irán desde los 970 hasta los 1.100 euros en función del modelo. En los modelos Lyrik y RS-1 también se adopta el Charger 2 Damper para una optimización del funcionamiento, mejorando así notablemente.

Características

BOTELLAS: Magnesio BARRAS: Aluminio de 35 mm de diámetro TECNOLOGÍAS: Charger 2 Damper, mando remoto OneLoc, cámara de aire Debonair, Dual Position Air, bujes Boost, tokens internos para control de volumen de aire, torque caps… RECORRIDOS RCT3: 100, 110, 120, 130 y 140 mm en 29”, hasta 160 mm en 27,5” RECORRIDOS RC: 120, 130 y 140 mm en 29”, hasta 160 mm en 27,5” DIÁMETRO MÁXIMO DE DISCO: 203 mm PESO RCT3: 1.841 g (en 27,5” y 140 mm de recorrido) PESO RC: 1.834 g (en 27,5” y 140 mm de recorrido).

Texto: Dani Pérez Fotos: Jeremie Reuiller

Más información en: www.sram.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.