Rozaduras en ciclismo, ¿cómo evitar que aparezcan?
PUBLICIDAD

Rozaduras en ciclismo, ¿cómo evitar que aparezcan?

Uno de los enemigos más comunes son las rozaduras al practicar ciclismo, que suelen aparecer en la entrepierna e impiden que se pueda pedalear con normalidad, o incluso que el propio ciclista se tenga que bajar de la bici. Si eres propenso a que te aparezcan o no has sabido lidiar con una en el pasado, te damos unos consejos para prevenir su aparición.

Seguro que muchos de vosotros habéis sufrido en alguna ocasión las temidas rozaduras practicando ciclismo. Pequeñas heridas y llagas que se localizan, fundamentalmente, en las ingles, entrepierna o muslos y que son fruto de la fricción o roce de una superficie más dura, como es la del sillín, con la piel, con las costuras del culote entre medias.

La sucesión de horas que pasamos pedaleando, sentados en el sillín, además de otros factores como el calor, que hace sudar más, la deshidratación de la piel o la suciedad que acumula el culote y la badana pueden causar estas molestas heridas. Además, de no curarse tras cada salida, se pueden hacer más grandes, infectarse y tener que ser tratadas con antibióticos para curarse, en el mejor de los casos.

Para evitar que aparezcan y arruinen tu salida, o que te veas obligado a parar unos días para su curación, te damos estos consejos preventivos para evitar las rozaduras al practicar ciclismo, muy fáciles de aplicar.

Tener el sillín en buen estado (y ajustado)

rozaduras ciclismo

El roce constante de nuestra entrepierna con el sillín es el germen de las rozaduras al practicar ciclismo. Por eso es el primer punto en el que tienes que centrar tu atención para prevenir su aparición. Ajusta bien la altura de este, así como su inclinación y centrado, sobre todo antes de una salida o entrenamiento de varias horas. También revisa con frecuencia el estado del acolchado, que no hayan aparecido cortes o éste se haya deformado.

Ropa limpia. La importancia de un buen culote

El segundo factor importante que desencadena las rozaduras o llagas en la piel es la ropa, en especial el culote. Llevar el adecuado para el tipo de ciclismo practicado y tener una buena badana, cómoda y con el suficiente grosor, es capital para prevenir las infecciones.

Asimismo, procura no ponerte la ropa sucia o sudada. El culote siempre tiene que estar limpio, recién salido de la lavadora, lo que evita que la suciedad no eliminada se impregne a la piel y la irrite.

Nunca usar ropa interior bajo el culote

Es una de las principales causas de la aparición de las rozaduras, ampollas, etc. Juntar la tela, costuras de culote y ropa interior impedirá una correcta transpiración, la piel acumulará sudor y el roce de las costuras con el movimiento y el roce con el sillín hará el resto. El culote es siempre tu ropa interior, y exterior, al hacer ciclismo. No lo olvides.

Aplicarse vaselina antes de salir

Una solución que toman muchos ciclistas antes de salir a entrenar o correr es aplicarse un poco de vaselina en las zonas propensas a tener rozaduras. La vaselina protege, lubrica e hidrata la piel. También puedes untar ésta o alguna crema especial anti rozaduras en la badana del culote, creando una fina capa protectora que evitará una fricción molesta de las costuras con la piel, así como infecciones de bacterias u hongos.

Mantén tu piel limpia e hidratada

La higiene de las partes que sufren más la presión y roces del sillín deben estar siempre bien cuidadas, limpias e hidratadas. Las partes íntimas, ingles y zonas cercanas a estas no deben estar resecas. Si en la zona tienes alguna herida o grano, procura protegerlo con una tirita o esparadrapo antes de salir, para evitar que, con el roce, te haga daño o se inflame.

Considera depilarte

La depilación es un método de prevención de la aparición de rozaduras y llagas. El vello, al presionarse o rozarse con el sillín, las costuras de la ropa, puede generar una infección bacteriana en el folículo piloso (foliculitis) que inflama la zona y es necesario ser tratada con pomada o medicamentos para atajarla.

Además, depilarse ingles o muslos ayuda a hidratar mejor la piel y evita la irritación de ésta y la aparición de rozaduras o llagas. Por otro lado, facilita la aplicación de la crema anti rozaduras o la vaselina.

Cambia de postura al pedalear

Si vas a hacer una ruta de larga distancia en bicicleta, o vas a estar varios días pedaleando, te recomendamos variar tu postura frecuentemente para evitar las rozaduras. Si los tramos llanos son muy largos, no los completes sentado durante todo el tiempo. Cada cinco o diez minutos, levántate del sillín, pedalea durante medio minuto de pie, estira las piernas. O aprovecha el terreno favorable para dejar de pedalear, levantarte y estirar un poco tu trasero.

Tengo rozaduras, ¿cómo curarlas?

Si estas medidas de prevención han resultado inútiles, o no las has aplicado, y las rozaduras finalmente han aparecido, te recomendamos que sigas estas indicaciones para curarlas o conseguir al menos que te vuelvan a dejar montar en bici cuanto antes.

Dejar de montar en bici: si la rozadura te escuece o duele y este va a más al sentarse de nuevo en el sillín, lo mejor es parar unos días para permitir que esta se cure. Si es pequeña, protegiéndola con una tirita o esparadrapo en unos días podrá ir a menos y curarse.

Consultar con tu médico: pero si es grande o el dolor y la inflamación persiste lo más indicado es ir al médico, porque puede que esté infectada y haya que tratarla con antibióticos. De no ser así, la infección puede ir a más y causar fiebre y síntomas más graves.

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

Deja un comentario