Sabine Spitz anunció su retirada a finales de agosto, diciendo adiós a la copa del mundo tras más de veintidós años, 117 participaciones y dos victorias, Vancouver 2002 y Vallnord 2013.

Sabine Spitz fue doblada en la penúltima vuelta de la última prueba de la Copa del Mundo celebrada en la Bresse. Una carrera antológica, con una general de la Copa del Mundo aún por decidir, con pinchazos, caídas, barro, un público entregado y un guion cinematográfico que nos mantuvo en vilo hasta la línea de meta.

Asistimos a un gran duelo por el título con estilos enfrentados. Por un lado, el recital técnico de Yolanda Neff. Del otro, la perseverancia y la fuerza de Anika Langvad, luchando contra los elementos y contra sí misma. Histórico, en efecto. Pero también presenciamos la que fue la última participación en Copa del Mundo de Sabine Spitz, que pasó prácticamente desapercibida.

Hasta los 46, ajusticiando bikers a las que doblaba en edad

Sabine ha competido en los últimos años en una pequeña estructura de competición, el Wiawis Bikes Pro Team taiwanés, y aunque ha frecuentado el top ten con asiduidad, ya no está en el foco y aquí nadie mira hacia atrás cuando te hundes en la clasificación. Apenas tuvo relevancia mediática. Primero, por su bajo rendimiento (acabó doblada en el penúltimo giro y para acabar en la posición 52). Y segundo, por la poca bola que le dieron desde la retransmisión. Apenas apareció en pantalla.

Unos pocos segundos, cuando el cámara clavó la imagen escorada al lado derecho de la parrilla momentos antes de la salida intercambiando impresiones con Pendrel. Ahí fue cuando Bart Brentjens y Rob Warner le dedicaron unas escuetas palabras informando de que esa era su última participación en la Copa del Mundo. Eso fue todo. Creemos que tal vez merecía algo más.

Una señora que, aunque no se ha prodigado en victorias en la Copa del Mundo, tan solo dos y con once años de diferencia, lleva hasta la fecha más de veinte años en la élite. Recordemos que debutó en la Copa del Mundo de Houffalize allá por el año 1996 y compitiendo hasta la fecha, con cuarenta y seis años de edad y solo interrumpida por las lesiones, para sumar nada menos que 117 participaciones en Copa del Mundo. Está claro que ha contribuido a hacer más grande nuestro deporte.

Creemos que por ello merecía algo más de reconocimiento que un “aquí tenéis a Sabine Spitz, que hoy se despide después de veintidós años compitiendo en la WC”. De ahí que desde esta sección le dediquemos estas líneas a la que desde siempre ha sido para nosotros (y con permiso de Gunn Rita Dahle) la dama de hierro del MTB, la coleccionista de medallas olímpicas o, simplemente, Sabine Spitz.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.