Decía que venía enfermo. Que no tenía las piernas ni las sensaciones de otras veces para pelear por el maillot arco iris. Pero lo hizo. Peter Sagan es el primer ciclista que consigue proclamarse Campeón del Mundo tres veces seguidas. Entra en el Olimpo de esta carrera como el corredor único que es. Y además, le ha ganado al ídolo local delante de su propia gente, en un sprint que ha necesitado de photo-finish.

“Cuando faltaban cinco kilómetros pensaba que lo había perdido. Yo creía que se había ido”, ha dicho después, ya con el oro colgando del cuello. Además, su victoria ha tenido el suspense de los grandes días… porque la realización de Bergen se ha quedado sin imágenes en esos cinco kilómetros finales, sólo con las cámaras de meta enfocando a las carreteras repletas de público.

Todo lo que se pudo ver fue al danés Valgren, ya dentro del último kilómetro, siendo alcanzado por un pequeño grupo de unos 25 ciclistas completamente desbocados yendo hacia meta. Ahí apareció Sagan, remontando por el centro sobre Kristoff y con Matthews firmando la medalla de bronce para cerrar un podio dentro de lo esperado: sprinters no-muy-puros que se adaptan bien a las clásicas.

Para Scarponi

El detalle de Sagan: en un momento de plena euforia cuando acababa de conseguir el tercer oro de su vida seguido, ha tenido su primer recuerdo para Michele Scarponi: “Le quiero dedicar la victoria a él. Mañana sería su cumpleaños”, ha dicho. El eslovaco, después, también le ha brindado el triunfo a su esposa, revelando además que serán padres próximamente.

peter-sagan-triple-oro-mundial-bergen-2017

Sagan, luciendo el triple oro. Foto: Stiehl

Por su parte, Kristoff era el rostro de la decepción: “Podría haber ganado la carrera de mi vida y ante mi propio público”, ha comentado. Después no ha tenido otra que felicitar a Sagan: “Es un persona especial y tremendamente difícil de ganar. ¡Por algo es tres veces campeón del mundo!”.

De parte de los menos favoritos, Julien Alaphilippe ha aprovechado el último paso por Salmon Hill para tratar de romper la carrera. Giani Moscon, que ha completado un final de temporada sobresaliente, ha logrado alcanzarlo en la cima del repecho, pero finalmente el francés ha sido demasiado. En el pelotón, no obstante, no ha habido dudas esta vez. Eslovaquia ha trabajado para Sagan “y algunos amigos que tengo en otras selecciones también”, según ha reconocido el campeón.

España, sin opciones, cumple

Para la selección española no era el mejor recorrido. Se puede decir que los corredores han cumplido y dado la cara, prácticamente hasta el final. Pero una montonera, precisamente cuando Alaphilippe se iba por delante, ha afectado a todos los corredores del equipo que en ese momento no estaban del todo bien colocados. Antes de eso, David De la Cruz se ha metido en un corte bueno con gente peligrosa: un grupo de ocho con Lars Boom, De Marchi y otros cuantos elementos de calidad. De esos que, si les dejas cierto margen, terminan haciendo camino.

Evidentemente, no les han dejado. Sólo han tenido unos 40 segundos. Una vez cazados, Lluis Mas ha probado con más corazón que fuerzas. Finalmente, Castroviejo ha sido el mejor clasificado con un 32º lugar más bien discreto: “Me han faltado 100 metros arriba para llegar con el grupo, pero bajando se cogía demasiada velocidad”, ha explicado después. Nos tocará esperar una mejor ocasión… tal vez en Innsbruck. Por lo menos, el trazado será otro.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This