Su salida del Bora-Hansgrohe era un secreto a voces desde hace meses. El emergente Pascal Ackermann y el intocable Peter Sagan cortaban su progresión en las grandes carreras. Aún así se las apañó para lograr 13 victorias la última temporada, once de ellas en el World Tour, un botín nada desdeñable. Relacionado con varios equipos, la marcha de Elia Viviani con destino a Cofidis aclaró el panorama. Sam Bennett es la guinda para Deceuninck-Quick Step.

El irlandés de 29 años, es uno de los hombres más rápidos del pelotón, con permiso de Caleb Ewan, Dylan Groenewegen, Fernando Gaviria o los citados Ackerman y Viviani. De hecho, en 2019 se ha impuesto a todos ellos. Estrenó su palmarés en la séptima etapa de la Vuelta a San Juan y repitió un mes después en el UAE Tour, también en el séptimo parcial. Cerró un primer bloque de competición con un doblete en la París-Niza y una discreta Milán-San Remo (28º).

Triple ganador de etapa en el Giro 2018, se quedó sin sitio en la alineación para la corsa rosa porque su equipo priorizó la presencia de Ackermann. Logró dos éxitos en el Tour de Turquía, uno más en el Critérium del Dauphiné y conquistó el Campeonato de Irlanda de ruta. Tampoco entró en el ‘ocho’ del Tour, otro revés para sus aspiraciones. En la última parte de la temporada firmó un triplete en el Binck Bank Tour y se anotó dos victorias en la Vuelta, en las llegadas de Ibi y Oviedo, que pudieron ser más, pero cuatro veces dio al palo.

La competencia y los desmanes en el Bora han terminado con la paciencia de Bennett. Sonó para varios equipos, pero se ha decidido por el que mejor se adapta a sus intereses. El Deceuninck-Quick Step parece hecho a su medida. Sin un líder sólido para las grandes vueltas y sin un velocista de primera fila, con permiso del joven Fabio Jakobsen que le mojó la oreja en un par de etapas de la Vuelta, el irlandés tendrá su merecida cuota de protagonismo.

Pese a la salida de Viviani, acompañado de su habitual lanzador, Fabio Sabatini, y Maximiliano Richeze, que ha fichado por el Emirates de Gaviria, el treno del conjunto belga no se ha debilitado. Bennett llega con Shane Archbold, exBora, y contará con Álvaro José Hodeg, Michael Morkov y Florian Sénéchal, además de potentes rodadores para controlar las escapadas como Kasper Asgreen, Rémi Cavagna o Tim Declercq. Sin duda seguirá siendo uno de los equipos más fuertes en las llegadas masivas.

Aunque es pronto para evaluar el posible programa del irlandés, tendrá acceso a las principales clásicas para velocistas, como Milán-San Remo, Gante Wevelgem o Scheldeprijs, además de poder elegir entre las grandes vueltas, presumiblemente el Tour, al que no acude desde 2016. “Estoy encantado de firmar con el equipo del que tenía un póster en la pared cuando era niño. Nunca pensé que sería lo suficientemente bueno para fichar aquí”, declaró. Benett es la guinda para Deceuninck-Quick Step.

Foto de portada: Photo Gomez Sport

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This