Turbulencias en el Bora-Hansgrohe en esta pretemporada. Son días un tanto movidos en el seno del equipo alemán debido al enfado de Sam Bennett, el velocista irlandés del conjunto WorldTour. Bennett ha mostrado en público su malestar por el calendario que le han dado desde la dirección del equipo. Y no ha tenido reparos en apuntar a la nacionalidad del patrocinador.

Veamos con un poco más de calma: Sam Bennett corrió el Giro en este 2018 que ya termina. Una carrea en la que se metió en todos los sprints y logró ganar tres etapas. Como premio, el corredor esperaba decidir su calendario de 2019 -pretendía volver al Giro- y se ha encontrado con la sorpresa de que no será así. El equipo le ha programado la participación en la Vuelta a España que se presentará el miércoles. Y que, de todos es sabido, no es el mejor escenario para un hombre rápido.

En su lugar, llevarán al Giro a Pascal Ackermann, corredor joven, en progresión y que ha renovado hasta 2021 durante la misma concentración de pretemporada. Y Bennett lo tiene claro. Que el patrocinador sea alemán es una ventaja para Ackermann: «Si yo hubiera sido alemán, tal vez esto no estaría pasando. Tal vez estaría disputando los sprints en el Tour. Creo que el equipo se dejó llevar por la nacionalidad del sponsor», relató a Cyclingnews.

De hecho, no comprende la decisión ni siquiera en base a este criterio: «Fui al Giro, en todos los sprints estuve entre los tres primeros. Gané tres etapas y sé cómo rendir allí. Que no me lleven es un shock, es como ¿qúe he hecho mal?». De hecho, Bennett asegura que no está nada contento con el calendario: «No tengo sitio para el Tour, y el Giro ya ni se cuestiona. Está la Vuelta, pero quiero competir con los mejores sprinters. A lo mejor esto acaba saliendo bien. A lo mejor quieren ganar conmigo en la Vuelta, pero creo que merezco ir al Giro. ¿Cuánta gente ha podido competir consistentemente contra Viviani? Yo incluso pude ganarle. No puedo hacer más».

Sin embargo, el irlandés asegura que acatará el calendario y será «profesional, como siempre» y se centrará «únicamente en correr». De cara al futuro, sin embargo, cambia un poco el tono: «No odio a Bora. Al contario, me encanta estar aquí. Pascal irá al Giro y ganará etapas, no se puede culpar a Bora de eso. Pero Alemania es un gran mercado y quieren ir a ciertas carreras con ciertos corredores. Pascal merece su hueco. Sólo creo que tengo algo que decir sobre a qué sitios voy. Sólo estoy un poco decepcionado», apuntillaba Bennett. Veremos si finalmente se calman las aguas o este descontento es el principio de un final para el irlandés en el equipo donde lleva desde

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This