Scott Addict Gravel, el último 'dream build' de Dangerholm
PUBLICIDAD

Scott Addict Gravel, el último ‘dream build’ de Dangerholm

El excéntrico Dangerholm nos muestra su última genialidad, un espectacular montaje de la nueva Scott Addict Gravel que roza lo artesanal.

Esta temporada la firma suiza ha renovado la Scott Addict Gravel convirtiéndola en un espectacular bólido todoterreno con soluciones aerodinámicas e integradas. Un ADN procedente de las dos bicicletas más rápidas del catálogo: las Scott Addict y Spark.

Una oportunidad que, obviamente, Gustav Gullholm, conocido como Dangerholm no iba a dejar escapar. En Solo Bici ya has podido ver otras creaciones suyas utilizando como base modelos de Scott. La más reciente ya nos dejó pistas sobre su tendencia al gravel convirtiendo una Scale en una gravel muy elegante.

Gustav Gullholm, alias Dangerholm, posa con su última creación, la nueva Scott Addict Gravel customizada.

En palabras del propio Dangerholm: «el terreno sobre el que se practica el gravel siempre ha sido uno de mis favoritos, pero para ello simplemente recurría a bicicletas de montaña Scott muy ligeras. Con el lanzamiento de la nueva Addict Gravel, no podía esperar a tener una para ponerme manos a la obra.

Había muchas cosas nuevas que aprender y decisiones que tomar. Es la primera vez que trabajo con manillar con ‘drop’ y tuve que elegir desde la anchura de los neumáticos hasta qué cinta del manilalr utilizar».

Peso pluma sin trampa ni cartón

Scott no le ha puesto las cosas fáciles a este ‘artesano’, puesto que la ligereza del cuadro, la integración del diseño y la combinación con los componentes Syncros de serie le dejaban muy poco margen para mejorar el producto. Afortunadamente, siempre hay espacio para la imaginación y creatividad.

El peso de la Scott Addict Gravel de Dangerholm es de 7,13 kilos, una cifra más llamativa aún si tenemos en cuenta que no ha tomado atajos en su montaje. Los neumáticos de 45 mm o la cinta del manillar extra acolchada son componentes importantes en el rendimiento en marcha de la bici.

El primer paso para rebajar el peso del cuadro fue ‘desnudarlo’ de pintura y cualquier accesorio innecesario.

Por tanto, las principales aportaciones de Dangerholm han sido orientadas al rendimiento, con mayor presencia de fibra de carbono y componentes cerámicos. Tanto el cuadro como la tija o las bielas han recibido un tratamiento para dejar el carbono ‘al desnudo’. Las roldanas del cambio trasero han sido cambiabas a un color metálico, a juego con el resto de la transmisión.

El tratamiento del carbono del cuadro se complementa con un sutil color marrón Zanzíbar que cobra vida bajo la luz del sol mezclándose con tonos dorados. El resultado fue tan sobresaliente que se ha aplicado también en las llantas.

Especificaciones del montaje

Como no podía ser de otra manera, nos encontramos ante un montaje artesanal que recoge lo mejor que puede proporcionar el Mountain Bike, con algunos componentes difíciles de registrar en bicicletas de serie.

En el manillar ha permanecido fiel a la ‘casa’ Scott, con el Syncros Creston iC SL X. La integración de este manillar es perfecta y además facilita el mantenimiento y el montaje de bolsas y portabultos. Viene acompañado por una cinta firmada también por Syncros.

Detrás, encontramos una tija Syncros Duncan SL Aero, también de fibra de carbono, de perfil aero y adaptada a las formas del tubo vertical. Encima de ésta apreciamos un sillín Schmolke SL79 con superficie de carbono flexible sin acolchado. ¿Qué quiere decir la cifra que acompaña a su nombre? Exacto, su peso es de tan solo 79 gramos.

Transmisión fuera de alcance

Que Dangerholm  es un artista a contracorriente queda patente con la elección de la transmisión, huyendo de la tendencia por lo electrónico. En su lugar ha optado por una mezcla de elementos de carretera y de MTB, utilizando un kit de conversión Ratio Technology.

Así, las manetas SRAM Red son compatibles con 12 velocidades y con un desviador trasero SRAM XX1 Eagle. De hecho, el propio desviador se ha reconstruido con piezas de carbono HOPP y cuenta con una caja de cambio CeramicSpeed OSPW. 

En el ‘crankset’ un juego de bielas SRAM Red de carbono se conjugan con un plato Garbaruk de 46 dientes rotando en torno a un pedalier CeramicSpeed. Todo ello suma un desarrollo que se completa con un cassette Rotor de 11-46 dientes.

Por si no fuera suficiente, los pedales Titanum MyTi tienen un cuerpo de titanio impreso en 3D con ejes de titanio. Su peso es de 100 gramos. ¿Cada uno? No, el par.

Un cuadro tan elegante merece un set de ruedas a su altura. La elección han sido las ruedas MGRX45, un set procedente de la firma alemana especializada en la construcción de llantas Radsporttechnik Müller. Cuentan con un perfil aerodinámico de 45 mm y un ancho interno de 25 mm, para un peso total de 495 g cada aro.

Los bujes corresponden a la exclusiva firma alemana Tune. Tienen el nombre de Príncipe y Princesa, y están mecanizados, poseen rodamientos cerámicos y los topes son de carbono. Las ruedas se completan con un juego de neumáticos Maxxis Rambler de 45 mm con sellante Syncros. 

Una obra de arte en movimiento.

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

Deja un comentario