Racing de primer precio

Scott es otra de las marcas que han ampliado de manera más que considerable los modelos 29er. Descendiente de las tope de gama, la Scale 29 Comp que puedes ver en estas páginas es el modelo básico del catálogo de ruedas grandes, aunque, por supuesto, hereda lo mejor de sus hermanas mayores.

Cuadro

El cuadro de la Scale 29 cuenta con muy buenos detalles. De entrada, una bonita estética heredada de los modelos de gama superior. Su cuerpo es de aluminio conificado 6061 y sus pequeños detalles son muchos y muy destacables, como, por ejemplo, el anclaje de freno trasero postmount directo para la pinza ubicado en las vainas y no en los tirantes, un detalle habitual en las bicis de alta gama de última generación pero poco presente en este comparativo. Otra de las cosas que nos han gustado mucho de la Scale es su acentuado slooping, que le da un aire más agresivo a todo el conjunto y al mismo tiempo permite una gran movilidad.


Montaje

Para empezar, el montaje de la Scale 29 Comp está formado por la horquilla Suntour XCR 29 de 100 mm de recorrido. Las regulaciones que tenemos son de dureza de muelle, de rebote y de bloqueo. En transmisión encontramos un pedalier Shimano M-430 con mandos de cambio y desviador Alivio, mientras que el cambio es un SLX. Es importante destacar que acaba de completar el conjunto un casete de 10 coronas y la cadena también Shimano. Las ruedas están formadas por llantas Alex XC-49, bujes Scott y neumáticos Schwalbe Rocket Ron 2.25”. En cuanto a frenos, nos encontramos unos Tektro Draco hidráulicos con disco delantero de 180 mm y trasero de 160 mm. Scott pone el sello en el resto de los componentes del conjunto: potencia, manillar, tija de sillín y sillín.

Cómo va

A pesar de ser una talla M, cuando te montas sobre ella da la sensación de que se asemeja más a una L de la mayoría de las marcas. Esto hay que tenerlo muy en cuenta si es la elegida para ser tu futura bici. Si puedes, móntate sobre ella antes de comprarla para asegurarte. Una vez ya adaptado y puesto todo en su lugar, enseguida te das cuenta de que, a pesar de esta posición racing, la geometría no lo es tanto, ya que el ángulo de sillín es más bien cerrado, por lo que el pedalier nos queda algo adelantado a pesar de posicionar el sillín lo más adelantado posible y contar con tija sin retroceso. Al final, esto hace que a pesar de disponer de una posición más bien estirada, el comportamiento no sea “de carreras”, ya que no hay síntomas de nerviosismo y sí de mucha estabilidad.

La parte negativa de este comportamiento es que hace que perdamos agilidad y que la notemos un poco lenta. Esto obligará a que tengamos que anticiparnos a lo que nos venga. Subiendo se comporta bien, y se muestra efectiva a pesar del justo agarre que ofrecen los neumáticos en la mayoría de las situaciones. La horquilla funciona bien, ya que absorbe correctamente, pero sí que notamos que le falta rigidez, por lo que en situaciones concretas transmite algo de desconfianza. Lo que nos encantó fue el funcionamiento del conjunto de transmisión-cambios. Desde el momento en que todos los componentes son Shimano, la garantía de buen funcionamiento está asegurada.

Los frenos con los que cuenta la Scale son unos Tektro Draco, y la verdad es que son bastante justos. Para empezar, la ergonomía de la maneta no es demasiado adecuada, ya que es muy grande. Esto hará que tengamos que entrar el cuerpo de la maneta muy hacia dentro del manillar, lo que estéticamente queda raro. Pero si la estética no te importa, también te diremos que en cuanto a potencia, podría ser mejor. Son muy mejorables.

En definitiva, la Scott Scale 29 Comp es una bici con sangre racing pero con funcionamiento más relajado, que a buen seguro será lo que busque el biker que se gaste los 899 euros que cuesta.

Galería

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.