El concepto de esta Scott Spark 900 RC es realmente ambicioso. En una bici de XC y maratón se esconde un modelo que va un poco más allá con un funcionamiento muy polivalente. Efectiva en subidas y un juguete bajando.

Si algo destaca en esta Spark 900 RC, es su polivalencia. Concebida inicialmente como bicicleta XC/maratón, lo cierto es que sus prestaciones abarcan estos dos segmentos e incluso van un poco más allá a tenor de las sensaciones que proporciona en marcha. Su sensibilidad y el comportamiento lineal, especialmente de su amortiguador, dan la impresión de que la bici posea algo más de los 100 mm reales que proporciona. Con ello, en los descensos pedregosos o situaciones comprometidas, la bici invita a correr más. Scott juega con el argumento de poder elegir geometría en función del tipo de uso que le vayamos a dar a la Spark, que en condiciones naturales siempre será XC o maratón.

¿Qué bici quieres?

Sea como fuere, y gracias al ajuste manual de altura de pedalier o el mando exclusivo mando TwinLoc, el biker puede elegir entre una geometría más relajada para bajar con más confianza o una más radical para arañar segundos en pruebas XC, todo ello con la posibilidad de actuar sobre las suspensiones desde el manillar. Todo un abanico de posibilidades que realmente funcionan; es decir, se diferencian bien entre ellas y tienen todo su sentido.

A ratos de carreras, a ratos relajada

En la posición de pedalier bajo (Low) la Scott Spark 900 RC lógicamente es algo más estable y lenta de reacciones, pues al tiempo que el pedalier desciende el ángulo de dirección se relaja, lanzando ligeramente la rueda hacia delante. Con ello notamos cómo costaba un poco más subir en pendientes duras o de pie; sin embargo, la estabilidad a altas velocidades es brutal y tenemos algo de confianza extra bajando, así que es el setting que recomendamos cuando esta bici se usa en recorridos técnicamente exigentes, especialmente en descensos. Por otro lado, configurando el pedalier en posición alta se consigue que la Spark 900 RC tenga un comportamiento notablemente más racing; parece mentira, con apenas 7 mm de altura extra, pero la bici es más nerviosa –inestable también– y rápida de reacciones en recorridos ratoneros.

Scott Spark 900 RC 9
Con un solo dedo

En nuestra opinión, la mayor aportación de la Spark 900 RC es la posibilidad de actuar sobre el comportamiento y el recorrido de las suspensiones desde el manillar con el TwinLoc. Este mando remoto ha mejorado sustancialmente desde sus primeras versiones, que merecieron nuestras críticas por acabados y funcionalidad, hasta la actual, cuyo buen rendimiento es digno de resaltar. La posición de bloqueo sólo la usábamos en asfalto, en casi cualquier terreno la Traction, con un tarado algo duro para pedalear sin vaivenes, y, obviamente, la posición abierta para descensos, donde se nota además que el pedalier baja bastante por el hundimiento del amortiguador, tanto que en esta posición es relativamente fácil -eso nos pareció- tocar con las bielas en el suelo. Echamos en falta algo de rigidez en el cuadro, especialmente en la parte trasera si comparamos la Scott Spark 900 RC con otros modelos. Es un aspecto que si bien no es alarmante, se nota con cierta claridad al probar las tres bicis al mismo tiempo.

A favor

– TwinLoc, o lo que es lo mismo, tres bicis en una
– Bicicleta extremadamente manejable, un juguete
– Muy capaz en descensos

En contra

– Rigidez del cuadro escasa respecto a sus competidoras
– No tiene una geometría ‘buena’ para todo

 

Pincha en estos enlaces para ver:

Ficha técnica

Galería de fotos

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.