Para todos los públicos

La Spark lleva varias temporadas demostrando que sigue siendo la opción más ligera dentro del catálgo de Scott en dobles suspensiones de cross country. El modelo RC es la elección de los que quieren lo máximo.

Presentada en el verano de 2006, la Spark no ha cesado de mejorar y evolucionar. La base, el cuadro, apenas ha sufrido cambios significativos, siendo un hecho muy meritorio que esta ya quinta generación de Spark siga manteniéndose dentro de las bicicletas más ligeras y más completas dentro del panorama de las dobles suspensiones de cross country actuales. Creada una temporada más tarde que las Scale y Ransom originales presentadas en 2005, Scott volvía a sorprendernos con un modelo ideado con un objetivo primordial en mente: conseguir el peso más ligero. Y lo lograron.

Tecnología líder

En Scott siempre han destacado por ser precursores del empleo de la fibra de carbono en los cuadros de sus bicicletas más altas de gama, siendo una de las marcas más innovadoras y que tradicionalmente han venido aportando soluciones técnicas espectaculares en cuanto a la fabricación de los mismos. Así lo demuestra el proceso de fabricación IMP (Integrated Molding Process), donde en un solo paso cobran vida el tubo superior, la pipa de dirección y el tubo diagonal.

De este modo son capaces de rebajar hasta el 11 % de empleo de fibra de carbono en el área de la pipa de dirección, además de crear un cuadro más liviano y reforzado. Incluso con la aportación de las fibras exclusivas HMX NET (Naked External Tubeset) en aquellas áreas sujetas a mayor estrés y mayor torsión -que logran un 20 % más de rigidez respecto a las fibras de carbono tradicionales que se emplean en el resto de la bici- se consigue un resultado de un cuadro con la mejor relación peso-rigidez-resistencia estructural.

En el basculante de la Spark RC nos encontramos con unos tirantes de carbono con anclaje de freno de aluminio que ayuda a disipar mejor el calor en esta zona crítica, con vainas y punteras SCDS (Scott Carbon Dropout System) también fabricadas en carbono. Con un peso declarado de 1.790 gramos incluyendo los 240 gramos de su amortiguador Nude TC (Traction Control), el cuadro Spark sigue siendo, sin lugar a dudas, uno de los modelos más ligeros del mundo en su categoría.

Decoración racing

El RC cuenta con la estética característica de los modelos más elitistas y con enfoque competitivo dentro de Scott. La combinación del negro, amarillo y blanco lo delata, y entre sus componentes encontramos elementos tan exclusivos como la horquilla DT-Swiss XR 100, a la que se ha adaptado convenientemente el mando remoto Twinloc en el manillar posibilitando su bloqueo simultáneo con el amortiguador cuando así lo requiramos.

El grupo completo SRAM XX es toda una declaración de intenciones sobre el enfoque de esta bici, aunque, como comentaremos, la Spark tiene tanto sentido fuera como dentro del entorno de las carreras. Las ruedas y componentes de carbono Ritchey WCS aportan un buen equilibrio entre ligereza y rendimiento, con neumáticos Schwalbe Rocket Ron EVO de 2.10” en color blanco que llaman mucho la atención y combinan muy bien con la decoración general de la Spark RC, algo nada fácil. El mejor consejo de entrada es eliminar las cámaras y emplear un líquido sellante para emplear estos mismos neumáticos como tubeless, ya que tanto los Schwalbe como las ruedas Ritchey son Tubeless Ready. Y en la operación de quitar cámaras y añadir líquido y poner dos válvulas específicas podremos ahorrarnos unos 150 gramos extra, que siempre se notan, pero, sobre todo, mejoraremos aún más las prestaciones de nuestra Spark RC y el agarre de los neumáticos en cualquier condición.

En marcha

Por geometría y comportamiento, la Spark es un paso más allá respecto a una doble de cross country de carreras. Nos explicamos. Por supuesto que en el ámbito de la competición una bicicleta sub-10 kilos con las características de este modelo es toda una gran elección para enfrentarnos a cualquier prueba de rally o maratón de cualquier nivel, ya sea una carrera local o de Copa del Mundo, pero lo que nos gusta y nos atrae especialmente es que su comportamiento es más plural y ofrece un mayor confort y es más dócil y cómoda en marcha respecto a otras bicicletas verdaderamente XC-racing de la competencia.

Su geometría, con un tubo superior relativamente corto para lo que estamos viendo en otras bicicletas y un ángulo de dirección menos puntiagudo respecto otras marcas, hace de esta bicicleta una gran elección no sólo para un uso puramente cross country, pues amplía su espectro de utilización y cubre el segmento donde otras marcas cuentan con modelos de 120 ó 130 mm de recorrido.

Es precisamente su comodidad de marcha y su equilibrada posición de conducción lo que más nos ha atraído de esta Spark tope de gama, además de su gran rendimiento. Y qué decir del mando Twinloc, con el que se puede seleccionar en cada momento tanto el recorrido de suspensiones como el propio comportamiento de la bicicleta en sí. ¡Qué gran ventaja! En modo abierto disfrutamos de 110 mm detrás y 100 mm delante.

En modo Traction Control, el recorrido trasero se reduce a 80 mm manteniendo los 100 de la horquilla DT, mientras que pulsando un clic más bloqueamos ambas suspensiones del todo, un hecho que nos sigue gustando mucho, y que, como ya expresamos recientemente en las pruebas de los modelos Genius y Genius LT, es algo con lo que Scott se desmarca de la competencia y que supone una gran ventaja respecto a otros sistemas de suspensiones u otros amortiguadores, o todo a la vez, porque contar con un bloqueo total sigue siendo una ventaja sobre todo en una bicicleta de cross country como esta Spark. Que se lo digan a los corredores de rally o a todos aquellos usuarios a los que no les gusta que se mueva nada de nada la suspensión trasera de sus bicicletas al pedalear, y esta bicicleta logra precisamente este bloqueo total, y, por ende, convencer a todos aquellos escépticos que piensan que una doble suspensión no va a conseguir llegar a bloquear las suspensiones del todo. En Scott sí es posible.

Suspensiones absorbentes

En cuanto a su funcionamiento en general, la bicicleta destaca por un comportamiento más absorbente que efectivo pedaleando, con una sensibilidad de suspensiones superior a lo que otras marcas son capaces de ofrecer. Esta mayor sensibilidad también es sinónimo de mayor vaivén de pedaleo, algo que podemos minimizar en la posición de Traction Control limitando los 110 mm de recorrido trasero a 80 mm e incluso bloqueando del todo ambas suspensiones en cualquier instante que así lo requiramos. Bajando es un modelo que destaca por su lineal comportamiento de suspensiones y subiendo se muestra ágil, aunque abusando de desarrollo notamos una ligera flexión lateral en su basculante –no en su pedalier Pressfit BB30-, que proviene sobre todo de su pequeño punto de giro principal por encima del pedalier.

Cuenta con una buena tracción siempre y cuando el terreno sea el adecuado para que los neumáticos Rocket Ron encuentren buen agarre, y su posición Traction intermedia con 80 mm detrás nos parece la ideal para utilizarla durante la mayor parte del tiempo, bloqueando cuando el terreno así nos lo pida o bien seleccionando los 110 mm traseros sobre todo en terreno descendente. En este caso, optamos por emplear un generoso sag en el amortiguador trasero Nude TC para así poder lanzar algo más la dirección y bajar la altura del pedalier, que es algo elevada, y mejorar su estabilidad en las bajadas.

XX revolucionario

En cuanto a los componentes, una vez más nos ha encantado el grupo SRAM XX que si bien tiene un precio prohibitivo, sigue siendo la referencia de grupos cross country de la marca estadounidense. Su velocidad de reacción al cambiar y la combinación de bielas de doble plato y diez coronas nos parece la elección ideal, sin bien el 42×28 será algo grande (el 28 aún con el 36 detrás) para algunos usuarios o aquellos menos entrenados o quienes quieran tomarse las subidas largas con más calma. ¡Pero quién se quiere tomar las cosas con calma con esta bici!

La Spark RC es, sin duda, una bici para ir deprisa y que, gracias a su geometría y comportamiento, requiere una menor exigencia física respecto a otras opciones, algo que aplaudimos a Scott. Su precio son 6.000 euros, mucho, sí, pero es significativamente más bajo que la competencia. Incluso esta bici en Estados Unidos cuesta 8.500 dólares, así que 6.000 euros incluso nos parece una cifra atractiva para quien esté buscando una bici de rally exclusiva, ligera y con recorrido de suspensiones adaptable a las condiciones del terreno o nuestros propios gustos personales en cada momento.

Galería

zp8497586rq