Hoy mismo, la ASADA (Australian Sports Anti-Doping Authority) ha emitido un comunicado indicando que un ciclista de 29 años llamado Michael Fitzgerald ha sido suspendido durante cuatro años por doparse.

Hasta aquí nada excesivamente llamativo, pero en la información aportada por la ASADA han listado 14 sustancias ilegales que este ciclista ha utilizado entre el 7 de diciembre del 2009 y el 31 de marzo del 2015.

Una cifra muy sorprendente entre las que destacan sustancias como la eritropoyetina (EPO), la gonadotropina coriónica humana, el tamoxifeno o las transfusiones de sangre.

En el tuit que os mostramos a continuación podéis ver el listado completo:

De hecho el tuit lo ha compartido Richard Ings, que fue CEO de la ASADA entre 2005 y 2010, confesando que “esta lista con infracciones de dopaje, es una de las más largas que he visto.

El comunicado no indica si Fitzgerald ha dado positivo en algún control o si se ha confesado como culpable, aunque por sus declaraciones a Cycling Tips, parece más probable lo primero.

El australiano ha achacado el uso de estas sustancias a “unos problemas de salud” que empezó a desarrollar en 2010. Explica que “pasé 12 meses durante 2011 en la cama, incapaz de cuidar de mi mismo” hasta que finalmente le diagnosticaron “hepatitis autoinmune”.

Durante es periodo cuenta que “fui tratado con estas sustancia prohibidas y muchas otras” como medida desesperada para curarse. Aunque confiesa su error de “no entregar mi licencia” a la federación mientras estaba bajo tratamiento.

A falta de saber si tiene pensado recurrir, Fitzgerald ha dicho que me duele mucho que la ASADA esté llamándome tramposo. Me equivoqué, pero solo intentaba mejorar mi calidad de vida”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.