Un recorrido para disfrutar de vistas espectaculares y cambiantes con playas vírgenes de gran belleza, acantilados imponentes típicos de la Costa Brava, viñas de las bodegas de la zona e imponentes elementos patrimoniales del territorio, éste es el ADN y la propuesta de Sea Light Camí de Llum.

El viaje empieza en el pueblo de Cadaqués y se ensarta por el camino del agua hacia la zona montañosa del Cap de Creus donde el imponente mar Mediterráneo se deja entrever. El trazado perfila las calas de Tamariua y Cativa hasta llegar al primer avituallamiento del Port de la Selva.

Después de la primera parada ensartamos al camino de ronda hasta Llançà bordeando las calas y playas de la Bahía del Port de la Selva y pasando por puntos emblemáticos como el Faro de se Arenella. Seguimos avanzando a través de un lugar espectacular y después de cruzar Lanza entramos de pleno a los corriols de roca colgados al lado del mar de Cap Ras, uno de los puntos de más interés natural y con una belleza exquisita. Atravesamos la playa de Garbet y nos dirigimos a Colera, punto del segundo avituallamiento.

La segunda parada sirve para coger fuerzas para afrontar el que queda de camino. El recorrido se adentra por imponentes cuellos de montaña con fuertes subidas y largas bajadas hasta llegar al paso fronterizo, donde toman protagonismo las grandes vías de tren llenas de historia de Portbou y Cervera.

Una vez en la parte francesa del recorrido, nos encontramos principalmente con unas grandes extensiones de viñas dispuestas en feixes de piedra que aprovechan la inclinación de la montaña. Estas viñas son las que producen la uva que más adelante se transformará en el conocido vino francés de la Bodega de los Templiers. Precisamente en esta bodega es donde se encuentra la avituallamiento más completo del recorrido : un buen plato de pasta, fruta fresca, postres dulces y acceso a la zona de degustaciones de la bodega para probar sus vinos y si se tercia comprar unas unidades.

Bien alimentados y recuperados nos dirigimos hacia Colliure, pero antes pasando por la Torre de le Madeloc a 640m del nivel del mar y la fortificación de Sant Elm, entre otros, que ya nos adentran en el patrimonio de Cotlliure y sus construcciones y fortificaciones tanto típicas.

Una espectacular llegada en Colliure resiguiendo el borde del mar del castillo Real nos trae a la plaza donde encontraremos un avituallament con degustación de productos típicos de la zona y un ambiente muy agradable que todavía nos hará disfrutar más de una inolvidable experiencia a los sentidos.

Empieza la segunda etapa de la Sea Light Camí de Llum.

Después de un buen almuerzo al hotel, nos dirigimos al centro Cultural de Colliure donde dejaremos el equipaje que la organización traerá hasta la llegada. Allá recogeremos nuestra bicicleta, que ha sido cerrada toda la noche adentro del local, y que podremos repasar y/o reparar con las herramientas que encontraremos en este espacio.

A las 9:00 puntuales tomamos la salida de esta segunda etapa al borde-mar de Colliure. Las antiguas calles de adoquines, todavía sin la grande demasiado de turistas que visitan día a día esta población, nos acompañarán hasta la salida de la villa.

Una segunda etapa similar a la primera pero con sentido inverso, nos hará ver y vivir todo el paisaje del día anterior de una manera diferente por el sentido de la marcha. Pequeñas variaciones en el trazado también nos mostrarán poblaciones y rincones que no hemos visto a la primera jornada.

En este caso el avituallamiento más completo será en Llançà, pero antes haremos parada en Colera para hacer una cata de los vinos de la zona aprovechando la avituallamiento de esta población. Seguimos la ruta para afrontar la parte más bonita y espectacular de esta segunda etapa. Volvemos a pasar por todo el camino de ronda que nos muestra frontalmente la belleza de la bahía del Puerto de la Selva y seguimos por adentrándonos de nuevo a la zona montañosa del Cap de Creus.

Los últimos 10km transcurren por caminos de piedra construidos a la montaña y caminos con muros adoquinados que protegen del embate del viento los días de Tramuntana, que a pesar de ser construidos para hacer a pie hacen muy agradable y divertido su paso con la bicicleta de montaña.
En esta parte final nos encontramos con una espectacular llegada en Cadaqués por la zona de Portlligat, con unas espectaculares vistas que serán el lazo del regalo que nos hemos hecho durante todo el fin de semana.

Más información en este enlace

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.