Después de un parón de un mes, que a su vez venía de otro parón de un mes, el calendario profesional español empieza su última fase con las carreras de verano. La primera ha terminado este mediodía en Euskadi. El G.P. Villafranca-Ordiziako Klasikoa abre fuego, y este año con una participación bastante más nutrida que en ediciones anteriores. 16 equipos para un pelotón superior a los 100 ciclistas, con Orica y Movistar como representantes World Tour y cuatro de división Pro Conti.

Pues bien, el asunto ha empezado con sorpresa porque ninguno de esos seis equipos se ha subido siquiera al podio. El protagonista ha sido Sergey Shilov, el joven ruso del Lokosphinx que se ha impuesto en un reducido sprint de 13 corredores. Todo esto en una carrera que ha dejado un poco de todo. Desde la inusual estampa de ver una fuga de 23 ciclistas con el… ¡Kuwait-Cartucho! tirando detrás hasta un ataque buscando la épica de Adam Yates, sobre el papel el mejor nombre en liza de la carrera.

No sólo en Shilov se queda lo sorprendente del día de hoy. Segundo ha sido Benjamín Prades (Team Ukyo). Los japoneses consiguen de este modo, aunque mediante un ciclista español, un excelente resultado. Y Prades demuestra que, al borde de los 34 años, ha alcanzado un estado de forma y regularidad más que aceptable. Ya ganó el Tour de Taiwán en marzo y ha cuajado otros muchos puestos de podio en la temporada. El podio lo ha cerrado Dimitry Strakhov, también de Lokosphinx. Lo cierto es que los rusos han hecho la llegada cada uno por su cuenta.

Gerrans y Yates

Lo cierto es que Orica-Scott ha respondido bien a su condición de equipo World Tour y ha tratado de mover la carrera desde el inicio. Metió en el corte a todo un Simon Gerrans, que por palmarés probablemente sea el mejor corredor que ha pisado hoy la carrera, si bien no está teniendo su mejor temporada. Se espera que sea de la partida en la Vuelta, aunque tal vez a última hora la cambie por las clásicas de Canadá de camino al Mundial. El caso es que hoy ha estado en la fuga.

simon-gerrans-ordizia

Después, una vez anulada la aventura de 23 –había gente de casi todos los colores, entre ellos Julen Irizar, Gari Bravo, cinco integrantes del Manzana Postobon, Pedrero de Movistar y un largo etcétera-, Magnus Cort Nilsen lo ha intentado en solitario, también sin éxito. Y por último Adam Yates, otro al que sí se espera en la Vuelta y del que además se espera que esté al enorme nivel mostrado el año pasado, también ha lanzado un ataque lejano… pero su tentativa ha sido derribada casi sobre la línea de meta: a sólo 100 metros de la llegada. El final, el que sabemos todos.

La cuarta de Izagirre tendrá que esperar

Gorka Izagirre era el líder de Movistar en la prueba del día de hoy, y tal vez sea la última que corra vestido de azul telefónico. El ciclista vasco podía igualar las cuatro victorias de Neil Stephens, ex corredor de la ONCE y actual director de Orica, pero tendrá que esperar. Al final, el mejor corredor de la escuadra española ha sido José Herrada que terminó cuarto en el sprint a 13 de la línea de meta.

Por su parte, Izagirre trató de arrancar desde atrás pero se le hizo tarde. Entró decimoquinto a ocho segundos del grupo que se jugó la victoria. La Clásica de San Sebastián tomará el testigo para el World Tour el sábado, y el Circuito de Getxo lo hará el lunes de la semana que viene. El ciclismo profesional regresa a España por unas semanas hasta culminar en la Vuelta que se va acercando lenta pero inexorablemente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This