Sergi López, bicampeón de la Madrid-Lisboa individual: "la clave es no pensar que tienes que hacer 800 km"
PUBLICIDAD

Sergi López, bicampeón de la Madrid-Lisboa individual: «la clave es no pensar que tienes que hacer 800 km»

Entrevistamos al biker catalán Sergi López, uno de los mejores corredores que han pasado por la Non Stop Tajo Internacional Madrid-Lisboa, capaz de ganar dos ediciones consecutivas de la modalidad más dura de la prueba: la individual (SOLO). Toda una proeza que le ha aportado muchas satisfacciones, pero también momentos duros.

El barcelonés Sergi López, del Roca Bikes, es todo un ejemplo de ciclista resistente, ‘diésel’ dirían algunos. Un biker que ama la bicicleta y vive su pasión afrontando grandes retos, como ganar dos veces la Madrid-Lisboa en la categoría SOLO, en las ediciones de 2018 y 2019. La clave de su éxito: motivación, pero con los pies en la tierra.

Charlamos con él horas antes de afrontar una nueva edición de la Madrid-Lisboa, la 2021, esta vez en la modalidad de parejas junto a su hijo Martí.

Relacionado || Madrid-Lisboa 2021: 600 bikers inscritos en la edición más segura

¿Cuál es la filosofía de la categoría SOLO de la Madrid-Lisboa? ¿Por qué hacer esta aventura de forma individual?

No me planteo la carrera como de 770 km. La estudio en función de las estaciones de hidratación que hay en el recorrido. La divido en tramos, porque pensar que tienes que hacer casi 800 km en solitario y sin parar… Sólo esa idea bloquearía mi cabeza. Mi filosofía es dividir el recorrido en tramos. Me planteo la carrera etapa por etapa, una a una, restando etapa a etapa para lograr el objetivo.

¿Qué es lo que te motiva de competir solo durante tantas horas?

En realidad sólo nunca estás. Siempre ruedas con otros ciclistas, en los que te puedes apoyar. Pequeños grupos a los que coger la rueda y hacer más llevadera cada etapa. Además, sabes que al llegar a los avituallamientos va a haber siempre algunos de mis asistentes para ayudarme en todo lo que necesite. En 2019 y años anteriores, estuvo mi hijo ayudándome en cada estación de hidratación, por ejemplo.

¿Entonces, completar la Non Stop Madrid-Lisboa solo es como un reto personal?

No. Simplemente me gusta la bicicleta y todo lo que la rodea. Me considero un ciclista diésel. Me gusta consumir kilómetros con mi bici, uno detrás de otro, sin pensar en lo que falta para acabar.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sergi Lopez (@sergilopez._)

Has mencionado anteriormente el aspecto psicológico. ¿Qué porcentaje hay de físico y qué de cabeza para acabar con éxito una carrera así?

El tema psicológico es superior, diría que en una proporción 60-40 con respecto al físico. Creo que si la cabeza de dice que sí, que vayas adelante, las piernas van a acabar funcionando. Llegarás a meta si la cabeza siempre te dice que sí.

Sabemos que haces muchísimos kilómetros a la semana, entre 700 y 800, ¿pero ese aspecto mental cómo se trabaja?

Lo importante no es marcarse una meta de x kilómetros. Es más una cuestión de tener actitud y ganas de pedalear, que te guste la bicicleta y estés a gusto en ella. Por otro lado, al final de cada semana hago muchos kilómetros en bicicleta porque no sólo salgo a entrenar, también voy y vuelvo al trabajo en bici.

En la Non Stop Madrid-Lisboa has vivido momentos de enorme satisfacción. Pero en tantas horas de carrera también los habrás tenido difíciles. ¿Podrías decirnos cuál ha sido el mejor y el peor momento que has tenido en la prueba?

Momentos de felicidad hay muchos. Vivir el ambiente de la carrera, llegar a una estación de hidratación. En cuanto a momentos malos están los últimos kilómetros del último tramo. Es donde siempre peor lo he pasado.

¿Planificaste alguna estrategia de carrera previa?

En la primera participación en SOLO la estrategia era acabar. No asumí la carrera de una manera concreta. Pero en las siguientes sí intentaba rodar en grupo el mayor tiempo posible. Es clave para el ahorro de fuerzas. Si ese grupo acelera por encima de tu ritmo es mejor descolgarse y esperar a que lleguen otros corredores, para seguir avanzando y economizando fuerzas.

Sobre esta locura de pedalear y estar tanto tiempo sobre la bicicleta, ¿qué te dicen en casa?

En casa me dan por perdido (risas). Pero de momento bien, me están aguantando.

¿Y cómo combinas tanta dedicación al ciclismo con tu trabajo?

Lo combino bien. Normalmente hago las salidas más largas en fin de semana. Luego tengo un trabajo de jornada partida y aprovecho el mediodía para salir de nuevo.

¿Es tan importante ese factor del equipo para tener éxito en la Madrid-Lisboa? En tu caso, contar con un grupo de asistentes en cada estación de hidratación.

Por supuesto. Además, me coordino muy bien con ellos. Antes de llegar a la estación de hidratación ya me están esperando con una silla y la comida. Mientras yo me alimento, ellos revisan mi bici y me engrasan la cadena, me dan ropa de invierno para pedalear de noche. Así las paradas no se prolongan mucho y evito que el cuerpo se relaje. Como el cuerpo descanse, ya es muy difícil continuar.

El catalán es capaz de completar cada semana hasta 800 km en bici.

Pedalear de noche. ¿Es complicado para ti?

Lo afronto bien. En todas las ediciones que he corrido solo tengo que pedalear dos noches enteras. La primera noche te encuentras bien, fresco y sueles rodar en grupo. Además, actualmente hay faros de bicicleta muy potentes con los que no notas la falta de visibilidad. Sólo hay un par de tramos en bajada con piedras en el Valle del Jerte que siempre me tocado atravesar de noche. Pero el resto es terreno asequible en el que completar kilómetros.

Si hubiera alguien que te preguntase cómo correr en la modalidad SOLO, ¿qué tres consejos le darías?

Lo primero, no pensar en la cantidad de kilómetros que tienes que hacer e ir planteándote la carrera tramo a tramo. Segundo, ir sumando etapas hasta la mitad y restando una vez pasada ésta. Un pequeño truco que pongo en práctica, que me ayuda a motivarme, es ver los kilómetros que me faltan en el ciclocomputador en modo resta, en lugar de km acumulados.

Dos noches suponen muchos litros de café para mantenerse despierto y activo pedaleando, ¿no?

El café me encanta, pero reconozco que en ninguna Madrid-Lisboa he bebido café. Cuando llego a una estación de hidratación paso el poco tiempo parado comiendo, sobre todo. Como decía, la primera noche es asequible, pero en la segunda el cansancio hace mella, sobre todo a nivel mental. Los reflejos no son los mismos, ni la propia lucidez. Y hay veces en que tienes alguna que otra alucinación, no muy grave, pero hace que pierdas la concentración.

¿Has tenido miedo alguna vez en esas situaciones?

No, nunca. Por suerte no he sufrido averías mecánicas ni otros problemas.

¿Y problemas físicos?

Por suerte no muchos. En mi primera participación en una prueba Non Stop, en concreto la San Sebastián – Barcelona, me caí en la primera noche de carrera y tuve que abandonar poco después por dolor en la rodilla.

En la Madrid-Lisboa, por suerte no he tenido problemas físicos de importancia. Sólo las habituales irritaciones y llagas que te salen en la entrepierna por el roce del maillot, además de dolor muscular en las palmas y muñecas por tener las manos agarrando el manillar durante tanto tiempo.

¿Eres de la filosofía de ‘nada es imposible’ o de la más clásica ‘Las carreras son difíciles y hay que trabajarlas?

Yo cogería un poco de las dos. ‘Nada es imposible’ como fuente de motivación, centrado en el aspecto mental. Y de la segunda ser prudente y consciente de tus límites. Si no haces bicicleta o no no entrenas el fondo y la resistencia, es mejor que no te presentes a una prueba de estas características. No sólo es una prueba de larga distancia. También tienes que pedalear por la noche, sin apenas parar, ni descansar, ni dormir. Y gestionar adecuadamente tus fuerzas. Ser mucho más diésel y menos explosivo.

Deja un comentario