Vincenz Thoma, jefe de desarrollo de Canyon por aquel entonces, y Fabien Barel, el mítico rider estrella del equipo Factory Team de enduro, fueron los grandes culpables del desarrollo de este sistema.

La Strive, la bici de enduro de Canyon que participa en las Enduro World Series, es por el momento la única bici de Canyon que lo lleva. El motivo era simple: cada día las bicis de enduro se radicalizan más, pues la exigencia es máxima. Por esta razón era necesario ofrecer al usuario una bici que le permitiera bajar como una DH y que rodara y subiera mucho mejor que las enduro convencionales.

La solución tenía un nombre: Shapeshifter

Para enfrentarse con garantías a los distintos terrenos que los corredores se encuentran a lo largo de un tramo de enduro, la suspensión ideal sería aquella que para las subidas pudiera reducir el sag y el recorrido del amortiguador y aumentar así la dureza e ir acompañado de unos ángulos más cerrados de dirección y tija. Mientras que si el camino apunta hacia abajo, necesitaríamos justo lo contrario: sería ideal contar con más sag, más recorrido, ángulos más planos y una posición más baja sobre la bici. Eso es precisamente lo que permite el Shapeshifter.

¿Cómo lo consigue?

Gracias a un pistón secundario con aire integrado en el anclaje del amortiguador trasero que se encarga de acercar o alejar el amortiguador del eje de giro principal de la bieleta de suspensión controlado por un mando remoto en el manillar (muy minimalista, discreto y de palanca generosa), que nos permite seleccionar entre dos posiciones.

Otro punto importante del sistema es su sencillez al usar un amortiguador convencional, con la ventaja que ello supone en cuanto a mantenimiento. Además, la presión de aire del pistón lo podemos ajustar fácilmente con una bomba de amortiguación respetando la tabla de peso.

Dos modos

Por defecto, se encuentra situado en la posición XC y accionando la palanca activamos el modo DH. Con él, los ángulos de la dirección y la tija se abren (alrededor de 1,5º en la dirección y de 1,5º en el sillín), el pedalier baja 19 mm y disponemos de 163 mm de recorrido trasero con un sag inicial del 25 %.

Volviendo a la XC, recuperamos una posición de pedaleo más elevada y efectiva, con 130 mm de recorrido y un sag alrededor del 15 %. Esto es debido a que su revolucionario pistón actúa sobre la fijación superior del amortiguador, alejándolo (en modo XC) o acercándolo (en modo DH) del eje de giro principal de la bieleta de la suspensión, lo que se traduce en un cambio del comportamiento de la suspensión y su recorrido.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.