En el día de hoy se inauguraba la octava edición de la Andalucía Bike Race presented by Shimano y lo hacía con una etapa en formato contrarreloj individual con una distancia de 32 km y poco más de 400 metros de desnivel acumulado positivo. Ayer pudimos rodar por este trazado y comprobamos que efectivamente, iba a ser muy rápido. Con poco desnivel y unos senderos y caminos de suelo compacto, ofrecían unas condiciones inmejorables para rodar rápido. Es cierto que en algunas zonas, los senderos eran realmente serpenteantes y con toboganes continuos, pero en todo caso, nada limitante para que el biker con ciertas habilidades técnicas, pudiera obtener una elevada velocidad media en la línea de meta, de hecho, los primeros élite han finalizado con promedios en torno a los 30 km/h.

Esta es la combinación de la etapa 1 en nuestro Shimano XT Di2, casete de 11-46 dientes y un único plato de 34 dientes.

Monoplato para una contrarreloj explosiva

Como sabéis, lo explicamos con más detalle en esta noticia, estamos en la Andalucía Bike Race para llevar a cabo el ejercicio práctico, la comprobación, de cómo podemos sacar partido de toda la tecnología de un grupo electrónico con tecnología Di2. Hoy era el primer día y por tanto, la primera decisión que hemos tenido que adoptar horas antes de tomar la salida, sobre la configuración de nuestro Shimano XT Di2. La elección del setting en esta primera jornada ha sido fácil. A tenor de la explosividad, del serpenteo de buena parte del recorrido, y com no, por el hecho de estar todavía frescos y con las fuerzas intactas, hemos elegido correr sin ningún tipo de dudas con la versión monoplato en nuestra Stevens Jura carbon ES Di2. Con el casete XT 11-46 y un plato del mismo grupo con 34 dientes, dos dientes más de lo que hubiéramos elegido en una etapa convencional en base a nuestro nivel de forma y es que en la jornada de hoy había tramos de llano y pista ancha favorable en las que se ha podido rodar incluso por encima de los 40 km/h.

El pulsador superior acciona el cambio hacia coronas más pequeñas y el inferior hacia las más grandes, aunque pueden realizarse configuraciones diferentes.

Sin modificaciones adicionales

Por lo demás, no hemos modificado ningún otro parámetro de serie. Nos encontramos cómodos cambiando a coronas grandes con el accionamiento del pulsador inferior y bajando a coronas más pequeñas con el pulsador superior, algo que si no lo sabías, también puede configurarse a través de la app E-Tube Project. Tampoco hemos actuado sobre el número de velocidades que subes o bajas presionando de manera constante cualquiera de los dos pulsadores pues en nuestra opinión, esta es una situación que rara vez podríamos llegar a sacar partida de ella en una etapa como ésta, aunque también puede llegar a configurarse a nuestro gusto.

Momentos antes de la salida en la etapa 1 de la ABR

Experiencia en competición

La configuración o versión de monoplato nos ha permitido centrarnos totalmente en la conducción de la bicicleta, especialmente en los tramos en los que los senderos se volvían más revirados y con continuos cambios de pendiente. Algo que sucedía especialmente entre los kilómetros 15 y 22 de etapa, en donde el pulsador de las coronas tenía trabajo extra cuando en un intento de adaptarnos a los cambios de desnivel, no parábamos de accionarlo al mismo tiempo que nos teníamos que concentrar en trazar bien cada curva si no queríamos perder demasiada velocidad. Demasiado estrés como para en estas situaciones, incorporar además el cambio de platos. Efectivamente, si tienes las fuerzas necesarias como nos ocurría en esta primera etapa, o corres una prueba corta y explosiva de XC, la opción de un solo plato resulta ideal por la simplicidad en la conducción y todavía más si puedes elegir el pulsador con el que subir o bajar coronas y la velocidad, por ejemplo, de los cambios de corona. Pero es que además, consigues más ligereza en la bicicleta, unos 250-350 g menos, al suprimir un plato, fundas, cables, pulsador y desviador. No sabemos a ciencia cierta el tiempo que hubiéramos hecho en meta con el doble plato, pero seguro que en los tramos más revirados y sobretodo, con más cambios de pendiente o toboganes, con el estrés que produce la alta intensidad del esfuerzo y la velocidad de la bici, hubiéramos tenido más problemas, tales como riesgo de salida de cadena u oscilaciones bruscas en la cadencia y en todo caso, requerido una mayor concentración, probablemente un ligero aumento de la frecuencia cardíaca, para engranar siempre el desarrollo más eficiente en cada momento. Mañana segunda etapa de la ABR, ya en formato convencional y en línea, en la que os explicaremos cómo decidimos salir, con doble o monoplato y también algún que otro detalle del Shimano XT Di2 que queremos “tunear” para sacar más rendimiento a nuestro esfuerzo.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.