Un grupo para todo

Aunque parezca mentira, el nuevo Shimano XT mejora su versión precedente. El buen funcionamiento de este grupo, con una excelente relación calidad-precio, se supera con pequeños toques personales que lo convierten en un grupo para todo y para todos. Después de probarlo en exclusiva en EE.UU., lo hemos tenido en casa para machacarlo al máximo, con unos resultados inmejorables.

Si a mediados de junio de este año pudimos disfrutar del nuevo Shimano XT en la presentación internacional celebrada al este de California, no ha sido hasta ahora que lo hemos podido exprimir como a nosotros nos gusta, en nuestro propio terreno y con bastantes días por delante. Después de 36 horas de viaje (pérdida del último avión y esperas infinitas incluidas), un día de test no fue suficiente para sacar una conclusión en firme de lo mucho que ofrece esta nueva versión del XT, que preferimos estrujar al máximo en terrenos conocidos para comprobar así mucho mejor las diferencias y evoluciones con respecto a las versiones anteriores.

Por y para todos

Como no podría ser de otra manera, la expectación creada por el grupo XT era máxima, ya que estamos hablando quizás del grupo más utilizado por los usuarios por ser de la gama alta de la marca, pero a un precio accesible casi para cualquier usuario más o menos experimentado. Dejando de lado el XTR (los propios ingenieros hacían mucho hincapié en la presentación de EE.UU. en que es sólo para competición), el XT es duro, resistente y con una relación calidad-precio-peso excelente.

Y en lo que sí nos insistieron mucho es en que, a día de hoy, el Shimano XT es un grupo para todos y para todas las modalidades de mountain bike que busquen la diversión y el disfrute en la naturaleza sin tener única y exclusivamente una tecnología punta que hace que tengamos que dedicar casi más tiempo a ajustar sus componentes que no a disfrutar de ellos. Por ello no se ha buscado darle más ligereza al conjunto de la que tiene esta renovada versión (aunque algunos gramos llegamos a rebajar respecto a la versión anterior de 2008). Se ha buscado sobre todo un funcionamiento óptimo y que el grupo en conjunto sea duro, resistente y duradero. Ni más ni menos.

Pudimos probar el nuevo grupo XT en las montañas de California

En realidad, Shimano no ha pretendido un cambio radical con respecto a la anterior versión, ya que además se partía de un producto lo suficientemente contrastado. No se ha querido apostar por una tecnología excesiva que obligase a una costosa puesta a punto o que condicionara de alguna manera el compromiso de durabilidad o el precio. Sin embargo, sí hay un apartado que ha experimentado un cambio espectacular, aunque tampoco es que fuese muy necesario. Nos estamos refiriendo a los frenos, que adoptan mejoras tecnológicas importantes en maneta, pinza y discos.

Resistencia al poder

Tampoco se ha buscado cambiar demasiado la estética del conjunto respecto a la anterior versión, cosa que también es costumbre en la marca nipona. Cuando analizamos de manera global los componentes de una bici, la mayoría –por no decir todos– lo que primero que miramos es el cambio trasero y, después, el pedalier. En ambos casos encontramos pequeñas formas diferentes a las de la versión anterior que tampoco llaman demasiado la atención.

Es cierto que estamos diciendo nosotros mismos que las modificaciones se han basado en mejorar y darle resistencia al grupo, pero también es verdad que la competencia aprieta –y mucho– en el apartado estético y se están haciendo cosas más llamativas que el propio XT en grupos equivalentes e incluso inferiores. Podemos estar de acuerdo o en desacuerdo con que Shimano no quiera fabricar por el momento ningún pedalier con bielas de carbono (nos dicen que la relación coste-rendimiento-precio es injustificable), pero pensamos que un grupo como el XT se merece unas bielas un poco más llamativas y atractivas.

De todas maneras, la estética es algo muy personal y es cierto que funcionan a las mil maravillas y que al final esto es lo que nos importa a la mayoría.

Ampliando versiones

Una de las posibilidades que nos ofrece el grupo ya desde la pasada renovación es una doble versión más enfocada al cross country y otra que busca más a los usuarios trail. Esto les ha hecho ganar enteros entre gente que pensaba que era demasiado dirigido para el cross country y lo catalogaba como el hermano pequeño del XTR, y ahora realmente podemos ver que es un grupo de gama alta capaz de contentar a un amplio espectro de clientes. Sus dos versiones de ruedas y, esta temporada, las dos versiones de pedales amplían al máximo los futuribles bikers que deseen montar el nuevo XT con un tipo de conducción más radical.

En resumidas cuentas, el funcionamiento de todo el grupo es, como no podría ser de otra manera, espectacular, y aunque es muy difícil decir que mejora la versión anterior, que ya funcionaba a la perfección, Shimano demuestra que tiene una línea de trabajo muy clara, con la que siempre consigue ser un referente. Con pequeños cambios en algún matiz, su funcionamiento sigue siendo de lo más dulce y con una finura espectacular. No ha habido componente que nos haya dejado indiferente. Y es que el XT sigue siendo mucho XT.

Coronas

Peso: 323 g (11-34)

Coronas Shimano XT ‘12

Las coronas son unas de las piezas en las que se puede apreciar externamente el buen hacer de una marca de componentes. De esta manera podemos ver cómo son una auténtica obra de ingeniería formada por nueve piezas: dos bloques con tres coronas cada uno, cuatro coronas sueltas, dos espaciadores y el anillo de cierre para la rueda. Las opciones que tendremos serán 11-32, 11-34 y 11-36.

La finura del conjunto del grupo hace que cambiar de piñones, ya sea subiendo o bajando, sea un auténtico lujo. El salto de la cadena entre ellos es muy bueno y apenas lo sentimos (siempre y cuando tengamos bien ajustado todo). También tenemos que decir que la propia cadena es copartícipe de este buen funcionamiento. En definitiva, un tacto perfecto con una finura tremenda.

Cambio trasero

Peso GS: 230 g; peso SGS: 234 g

Cambio trasero

Con una rebaja de peso poco destacable, 5 gramos, aunque para algunos ya es suficiente como para tenerlo en cuenta, una de las mejoras más destacable en el cambio es la estética, que ahora adquiere formas más redondeadas. De esta manera se le ha querido dar un look más moderno y acorde con las formas de las bicis de hoy en día. Además de esto, podremos contar con una versión en color plateado y otra en negro.

Pero no sólo la estética ha variado en el nuevo XT, funcionalmente dispone de un diseño más estudiado para ser compatible con los casetes de 10 coronas. En general no podemos decir que funcione mejor que el anterior, porque esa versión ya funcionaba de maravilla, lo que sí que se nota es un tacto más nítido, ya que el muelle es algo más duro que en la versión precedente y sentimos mucho más el clic a medida que sube o baja de corona. Eso sí, la finura en cuanto a tacto de la maneta en conjunción con el cambio sigue siendo insuperable.

Eje de pedalier, platos y bielas

Peso triple plata: 860 g; peso doble plato: 810 g

Pedalier Shimano XT ‘12

Éste es uno de los componentes que ha sufrido más cambios, en el sentido de que ahora existe una versión de dos platos, además del de tres de toda la vida. Mediante la tecnología Dyna-Sys, el aprovechamiento de todos los desarrollos es casi total (en el caso de los dos platos, total: 40-28 o 38-26) gracias a las dimensiones de los platos (42-32-24) y las 10 coronas.

Todo está pensado para que pueda ser así sin hacer sufrir demasiado a los componentes. En la versión de triple plato, en el mediano encontramos una corona de acero reforzada en fibra de carbono que hace que sea más rígida, a la vez que más ligera y duradera.

Es importante resaltar, sobre todo para los que sean más pros, que en Shimano insisten mucho en que el factor Q es lo más estrecho posible para de esta manera tener la máxima rigidez en la zona. Un dato a tener en cuenta es que la biela izquierda va con el sistema de sujeción de dos tornillos idéntico al que utilizaba la versión anterior del grupo y se deja el sistema de contratuerca del XTR sólo para éste.

En la práctica pudimos comprobar tanto con el doble como con el triple plato que, una vez más, la suavidad y la nitidez de cambio en el nuevo XT es inmejorable. La suavidad con la que sube o baja la cadena es espectacular gracias al perfil de los platos Hyperglide, con el grabado lateral para ayudar a que dicho movimiento sea lo más suave posible.

En cuanto a versiones, además de las de doble o triple plato antes comentadas, existe la posibilidad de cuatro longitudes de bielas: 165, 170, 175 ó 180 mm.

Desviador

Peso: 160 g

Desviador Shimano XT ‘12

A pesar de ser uno de los componentes, a priori, menos llamativos, el desviador también ha experimentado mejoras en cuanto a estética. Su funcionamiento sigue fiel a un tacto suave y a una precisión digna de mención. Está claro que el buen funcionamiento del desviador depende en gran medida de unos buenos platos, por lo que la conjunción de ambos componentes hace que el resultado sea perfecto.

Frenos

Peso manetas: 462 g; peso pinzas: 262 g; peso disco 180 mm: 149 g

Frenos Shimano XT ‘12

Los nuevos frenos XT han sido en gran medida los grandes beneficiados por el cambio total del grupo. Además de ganar en estética, muy diferente a la versión anterior, su funcionamiento también ha mejorado, aunque parezca mentira. Para empezar, las manetas poseen un engranaje interno más rápido y una potencia de palanca un 25% superior que en el caso de la versión anterior. También se ha reducido el tamaño de la propia palanca para mejorar la ergonomía; ahora para dos dedos y óptima para utilizar con sólo uno. En la propia maneta podremos regular manualmente su recorrido para obtener un tacto más directo o más progresivo, mientras que el acercamiento de la pastilla al disco se debe realizar con un destornillador de estrella.

En el caso de las pinzas, tendremos dos opciones: una normal y otra con un suplemento para una mejor ventilación justo en la parte superior de la misma (tecnología denominada Ice-Technology que podéis ver en la parte superior de la pinza en la foto), con lo que supuestamente rebajaremos la temperatura en 50 grados. Cuentan con dos pistones opuestos de 22 mm de diámetro que presionan a la vez al disco por ambos lados.

Para los discos también contaremos con dos versiones: los convencionales y los Ice-Tech. Estos últimos son una composición de disco a modo de sándwich donde la superficie central está compuesta de aluminio, y las externas, de acero. De esta manera reducimos en 50 grados la temperatura que se alcanza, y más los que podemos reducir de las pastillas, llegaremos a los 100 grados menos que con las pastillas y freno convencional. Tendremos la opción de discos de sistema Center Lock o de seis tornillos, además de los diámetros de 140, 160, 180 ó 203 mm.

La frenada es uno de los aspectos en el que hemos notado más mejora de todo el grupo. Sin duda, sentimos una potencia mayor de la frenada gracias al nuevo Servo Wave de la maneta, que además ofrece un tacto de muelle de retorno algo más duro, lo que ayuda a sentir más el tacto al frenar. Y también de gran ayuda es el dial regulador de recorrido de maneta, que hará que la podamos personalizar a nuestro gusto.

Mandos de cambio

Peso: 255 g

Mandos Shimano XT ‘12

Las manetas de cambio Rapid Fire Plus del nuevo XT son también otro de los componentes que notaremos más evolucionado y mejorado con respecto a la versión anterior. El hecho de que, junto con las manetas de freno, las toquemos directamente con los propios dedos hace que seamos más conscientes en todo momento de cómo funcionan. Es importante destacar que ahora cualquier maneta de los platos es apta para dos o tres con tan sólo un clic de un pequeño tornillo, por lo que no son específicas como pasaba anteriormente.

Como no podría ser de otra manera en esta gama de Shimano, el tacto es tremendamente suave, aunque el paso de una a otra corona o en los platos se percibe mucho más que en la versión anterior cuando cambiamos. Un muelle más duro en el sistema interior y en el propio cambio son los responsables de este tacto. De todas maneras, la suavidad sigue siendo exquisita y “made in Shimano” (sin llegar al extremo máximo que ofrece el XTR).

En el caso de la maneta del cambio trasero, al apretar para subir piñones llegaremos a subir hasta cuatro a la vez, mientras que bajando será hasta dos con la misma pulsación. El pulsador que utilizaremos para bajar coronas, el pequeño del mando derecho, funciona tanto en una dirección como en la otra mediante una tecnología denominada Multi-Release.

Pedales

Peso XC (PD-M780): 340 g; peso Trail (PD-M780): 400 g

Pedales Shimano XT ‘12

Las mejoras que se han aplicado a los pedales son idénticas a las que se le dieron a los XTR de la pasada temporada, ya que ofrecen hasta 8,5 veces más superficie de contacto para una mejor transmisión de fuerza y comodidad al pedalear. Existe la versión Trail con la plataforma externa al pedal para tener suficiente apoyo sin tener que calar las zapatillas en situaciones complicadas. Cómo no, ambos funcionan a las mil maravillas.

Ruedas

Peso XC: 810 g y 990 g (delantera y trasera ). Peso Trail: 810 g y 1.050 g (delantera y trasera )

Ruedas Shimano XT ‘12

Si la versión anterior de las ruedas Shimano XT nos sorprendió cuando hizo su aparición en el mercado, ésta no ha sido menos. Shimano ofrece dos posibles versiones, una XC y otra Trail (nosotros probamos las de cross country puro y duro debido a la bici que utilizamos para el test). Ambas versiones de ruedas montan 24 radios tanto para la rueda delantera como para la trasera y su sistema de bujes de conos convencional de Shimano, uno de los sistemas que resulta más fiable y seguro de todos los que existen en el mercado.

Una vez probadas, y a pesar de ser la versión XC, por su excelente funcionamiento y rigidez bien podrían abarcar otras modalidades como el trail y el all mountain. Además de esto, se sienten lo necesariamente absorbentes a los impactos e irregularidades, pero básicamente se notan rígidas, que es sin duda alguna su punto fuerte. Las nuevas ruedas se quedan justamente en este punto perfecto de rigidez sin pasarse ni un ápice, cosa que podría llegar a ser contraproducente. También podríamos decir que la finura con la que giran las ruedas es otro de sus puntos destacables, ya que lo hace de manera perfecta.

Con un ancho de llanta de 19 mm (21 mm para la versión Trail), está preparada para montar cámara o una cubierta tubeless con sistema UST gracias a su perfil de llanta. En nuestro caso, en la presentación de EE.UU. las probamos con cubiertas tubeless, mientras que en nuestro terreno todos los tests los realizamos con cámaras. En cualquier caso, funcionaron a la perfección y la elección de montar una u otra cubierta quedará en función del gusto personal de cada uno.

En el caso de la versión trail, todavía más resistente, podemos aventurarnos a decir sin problema alguno y con total seguridad que incluso para bicis enduro funcionarán a la perfección y sin ningún tipo de problema. Si la versión XC es increíblemente rígida, la trail lo será todavía más.

En cuanto a disponibilidad de ejes de ruedas, en el caso de la versión XC contamos con rueda delantera con eje convencional o 15QR, mientras que para la trasera disponemos sólo de la convencional. En la versión trail sólo existe rueda delantera para eje 15QR y para la trasera es convencional o para eje pasante de 12 mm de diámetro.

Las ruedas Shimano XT destacan por su perfecta relación peso-rigidez pero también por su excelente precio, que no llega a los 400 euros la pareja en ninguna de sus posibles versiones.

Excelente, perfecto…

Distribuidor: Macario. 91 887 37 00 / www.shimano.com

Galería

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.