¿Cómo va?

El sillín Tharsis de PRO toma su nombre de la fuerza de la gravedad (9.806 m/s2) con la que sus desarrolladores, Gee y Rachel Atherton, en conjunción con el equipo de desarrollo de producto de PRO, están acostumbrados a lidiar.

Porque el nexo de unión de todos los componentes de la línea Tharsis 9.8, compuesta además del sillín por potencia y manillar, es que han sido diseñados un 110 % por encima de los requerimientos recomendados en aras de la seguridad. Se trata de un sillín muy compacto, que nos permite gran libertad de movimientos.

Las alas son poco pronunciadas y muy redondas, para evitar impactos duros u enganchones con nuestros baggie pants con la cara interna de nuestros muslos. Además, la parte más expuesta está reforzada con hilo de kevlar, que responde muy bien ante las abrasiones y rasguños cuando besamos el suelo, algo que en DH no es extraño. También la zona de la nariz del sillín está igualmente reforzada con kevlar.

No se les ha pasado por alto ningún detalle. Es sin duda un sillín pequeño pero matón. Otra característica innata de este sillín Tharsis 9.8 es que es muy robusto y fiable, gracias a la construcción con base de carbono reforzada, poco amiga de las torsiones y crujidos. Podemos dar fe de que es sin lugar a dudas un sillín silencioso.

El perfil es muy bajo, pues el diseño, si lo observamos lateralmente, es afilado, fruto de la escasa distancia entre railes y el propio cuerpo del sillín. Aunque no sea un elemento especialmente importante para bicis de DH, posee un peso muy competitivo, justo por debajo de la barrera psicológica de los 200 g de peso (198 g). Como es costumbre, PRO incluye una goma en el raíl derecho que nos permite recordar la posición que deseamos mantener en caso de tener que desmontar el sillín. Muy práctico.

Por otro lado, el acolchado, realizado íntegramente en microfibra, es muy homogéneo y resistente, con lo que limpiarlo es muy fácil, pues no existen muchos recodos donde el barro o la suciedad se acumule. No posee ninguna hendidura para facilitar el riego del canal prostático, algo del todo acertado, pues debilitaría la estructura del sillín en caso de caída.

¿Para quién es?

Un sillín compacto, ligero, robusto y económico ideal para montarlo en tu bici de DH, freeride o inclusive para dirt. Además, posee un precio apto para todo los públicos, 70 euros, que, para estar dotado de una noble estructura de carbono y raíles de titanio, no está nada mal.

¿Qué falta?

Poco o nada que objetar. Siendo puntillosos, el color blanco nunca nos ha parecido el más apropiado para los sillines (por razones obvias de suciedad y desgaste), así que esa franja blanca se la podrían haber ahorrado. Pues no es extraño que los bikeparks, por su ubicación, sean auténticos lodazales…

Valoración: 5/5

Características técnicas

Precio: 70 euros
Peso: 198 g
Ancho: 260 x 130 mm
Raíles: De titanio de 7 x 7 m
Funda: De microfibra con refuerzos de kevlar
Estructura: Construcción con base de carbono reforzada
Colores: En negro y blanco
Distribuidor: Macario Llorente, info@macario.es
Web: www.pro-bikegear.com

Foto: Jesús Andrés Fernández

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.