Probamos el Sillín Syncros XR10, durante la prueba de 100km que realizamos a multiples componentes y accesorios de la bici.

¿Cómo va?

Bien, como posiblemente nos oiréis decir muchas veces en esta sección, al hablar de sillines, cada culo es un mundo…
Y es que el sillín es una de las partes más personales de la bici, y un determinado sillín, que puede ser el más cómodo para una persona, puede ser un infierno para otra, que no le permita pedalear más de 1 hora seguida sin dolor.
En este caso, nos ocupamos del Syncros XR10, el sillín tope de gama de la marca Syncros, con la característica de estar construido con carcasa inyectada de nylon y fibra de carbono, lo que permite colocar las zonas de confort estratégicamente y asegurar que el sillín mantiene su forma sin deformarse mucho tiempo. Igualmente, y con el objetivo de ahorrar peso, los raíles están fabricados en carbono, que a la vez proporciona más comodidad y una mejor absorción de las vibraciones.

Montamos el sillín y salimos a probarlo, y ya en los primeros kilómetros paramos a hacer las primeras correcciones de ajuste, y es que, a pesar de haber colocado la altura y el setback correctamente, cada sillín necesita una inclinación diferente, según la persona y la altura del manillar, para apreciar su comodidad. Inclinamos un poco más la punta hacia abajo respecto a la horizontal y ya notamos más comodidad, aunque, repito, esto es personal y dependiente de la morfología de cada uno. El sillín dispone del acolchado justo, mínimo y de tacto duro, pero nosotros lo preferimos así, especialmente para bicis de XC, en las que hay que moverse mucho sobre la bici para pedalear. La anchura nos pareció la correcta y el peso de 178 gramos más que bueno para el precio que tiene.

¿Para quien és?

Es un sillín polivalente, pero está claro que, por su peso y materiales de construcción, se trata de un producto de gama alta, destinado a mejorar la comodidad y ahorrar peso en una bicicleta de competición, y también, por qué no, a darle un toque de exclusividad. Los llamativos gráficos de los raíles le dan un toque muy racing, y todo el sillín en su conjunto destila calidad, con materiales de primera y muy buenos acabados. Es un producto para gente exigente que quiera desmarcarse de las clásicas marcas de sillines y tener algo diferente en su culo (perdón, en su bicicleta).
Nosotros lo probamos en una bici de rally en un par de rutas de duración media, y nos pareció un sillín cómodo teniendo en cuenta su categoría, diseño y peso.

¿Qué falta?

Los raíles de carbono son en medida 7×9 oversize, así que hay que verificar primero que nuestra tija sea compatible con esta medida. No somos demasiado fans de los sillines blancos en las bicicletas de montaña. La suciedad se aprecia enseguida, y si vamos apoyando las bicis por árboles y piedras, se acaban marcando muy fácilmente los laterales. Personalmente prefiero los sillines negros, aunque, dependiendo de los gráficos de tu bicicleta, este Syncros XR10 le puede aportar un toque estético peculiar.
No es tan pesado como un Gobi, pero tampoco tan ligero como un SLR o un Tundra 00 de carbono, aunque queda colocado en una posición intermedia, de acuerdo con su buen precio y prestaciones.

Características técnicas:

Precio: 148,90 euros
Peso: 178 gramos
Descripción: Sillín para mountain bike o carretera con raíles en fibra de carbono
Tallas: 272 x 131 mm
Colores: Blanco/negro o negro
Distribuidor: BM Sportech (info@bmsportech.es)
Web: www.syncros.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.