Simon Gerrans, el rey austral

Hay algunos corredores que, como el buen vino, mientras más años pasan más se les nota la calidad. En España últimamente sabemos mucho de eso, o más bien llevamos unos años agarrándonos a eso. Por ejemplo con el caso de Valverde o Purito Rodríguez. Pero no son ellos los protagonistas de estas líneas. Al contrario, el hombre de hoy está en el otro confín del planeta, concretamente en Australia. Porque Simon Gerrans ha vuelto a ser profeta en su tierra y se ha llevado la primera carrera del World Tour.

Mientras la parte norte de Europa se congela –como cada año-, el verano austral permite que en el otro hemisferio ya haya pedaladas de competición. Y en Australia ya se han podido ver algunas cositas. Entre otras, el estreno de Richie Porte con BMC en Old Willunga Hill. Pero la alegría del ‘aussie’ no pudo ser completa, porque Gerrans aguantó como un titán en la corta pero explosiva –sobre todo en enero- subida que cada año decide la carrera. Y en la circuitada final de Adelaida no tuvo problemas para retener el maillot ocre.

Ahora, claro, Gerrans es también el número 1 del World Tour porque sólo llevamos una carrera. Lo cierto es que, a sus 35 años, no serían pocas las dudas del australiano respecto a la posibilidad de volver a su mejor nivel tras un aciago 2015 con hasta cuatro caídas, todas ellas con lesiones. Pero ahí está. Sufridor como siempre, inteligente y tirando de oficio y experiencia para optimizar unas cualidades que realmente, no le permiten ser el mejor en ningún terreno.

El bueno de Simon tiene una poderosísima punta de velocidad, pero tampoco es sprinter puro, y en los últimos tiempos en Orica se ha dedicado más a cuidar de Matthews en las llegadas masivas. Se le dan muy bien los muros para estar con los mejores, pero no para destacar sobre ellos. Y va muy bien en cronos cortas, pero tampoco es un especialista. Sin embargo, sus intangibles son el complemento perfecto. Porque además de visión e inteligencia tiene carácter y es un ciclista aguerrido. Quien lo busque lo acaba encontrando. El mismo Mark Cavendish puede dar fe de ello, cuando en la primera etapa del Tour 2014 trató de ganarle la posición al australiano de forma poco ortodoxa, metiéndole el hombro. Ambos terminaron en el suelo, pero Cav tuvo que abandonar. Y pedir disculpas.

Simon-Gerrans-Tou- Down-Under-Orica-GreenEdge

Gerrans gana en San Remo a Cancellara y Nibali. Foto: Bryn Lennon/Getty Images

32 victorias

Con 13 temporadas como profesional, sólo en la ya citada de 2015 se quedó sin alzar los brazos. Desde que en 2004 se estrenase en el Herald Sun Tour neozelandés, Gerrans ha ido acumulando un palmarés de enorme calidad, y en el que se refleja cómo ha exprimido al máximo esas cualidades mencionadas más arriba.

Se dio a conocer para el gran público ganando, en 2008, una etapa del Tour de Francia. Hasta entonces sólo acumulaba victorias en Oceanía, y en alguna carrera gala como Finisterre o el Tour du Sud. A día de hoy, su nombre se encuentra en el ‘selecto’ club de ciclistas que han ganado en las tres grandes –dos etapas de Tour, una en el Giro y otra en la Vuelta-. También ha logrado etapas en Volta o País Vasco, así como las clásicas de Quebec y Montreal. Normalmente, imponiendo su poderío en grupos pequeños.

Pero lo más granado de su palmarés son los dos Monumentos que tiene en su vitrina. Una vez más por punta de velocidad, la Milán-San Remo de 2012. En una edición selectiva, el australiano fue capaz de aguantar a Cancellara y Nibali en el mítico Poggio y rebasarlos en meta. Y en 2014, hasta el momento su mejor temporada, se convirtió en el primer australiano que ganaba la Lieja-Bastoña-Lieja, derrotando a Alejandro Valverde y Michal Kwiatkowski. La misma pelea se produjo meses después en Ponferrada, aunque aquella vez con el polaco destacado, con Gerrans ganando otra vez al murciano y colgándose la medalla de plata, la única que tiene en mundiales. Su gran 2014 le valió acabar como número 3 del World Tour tras Valverde y Contador.

Simon-Gerrans-Tou- Down-Under-Orica-GreenEdge

Su último triunfo, en la cuarta etapa del Down Under hace dos días.

Leyenda en Australia

Está claro que para un aficionado australiano, el Tour Down Under es la gran carrera. No así para los ciclistas, muchos enrolados ya en equipos WT y que compiten en las mejores pruebas del calendario. Pero lo cierto es que Gerrans ya es una leyenda. Un héroe nacional. Y es que con esta son cuatro victorias en la general de la ronda australiana. Agranda así el récord que él mismo ostentaba, con tres triunfos.

De hecho, hoy se cumplen diez años desde que Gerrans se hiciera con su primera victoria absoluta en el Down Under. Y esta de 2016, que se lleva por sólo nueve segundos sobre Porte es la primera en la que, además, logra dos etapas. En total son cuatro generales y cinco etapas. Ha empezado bien el año, que sin duda es la mejor forma de coger el pulso y olvidar la única temporada en blanco desde 2004, que fue la pasada. Cumplirá, como Valverde o Cancellara, 36 años en el transcurso de esta temporada. Y por el momento parece que el fuelle para seguir dando guerra lo tiene intacto. Como los viejos rockeros. Su contrato con Orica-GreenEdge dura hasta 2017. Dos años más para seguir disfrutando de un fuera de serie, más por sus condiciones mentales que físicas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.