Hay dos tipos de Simon Spilak: el que corre en Suiza y el otro. Para el ciclista esloveno de Katusha la diferencia entre participar en una prueba en el país helvético o en otra cualquiera del circuito mundial es pasar de ser un tipo letal y peligroso a un ciclista discreto, sin alma y que termina logrando algún puesto de segundo rango por simple calidad natural. Y en este Tour de Suiza ha vuelto en su mejor versión.

No es que estemos ante un ciclista especialmente ganador, antes bien un gregario de lujo en Katusha para hombres como en el pasado Purito Rodríguez. Capaz de pasar muy bien la montaña pese a no ser un escalador puro, y hombre con potencia suficiente para soltar cronos competitivas, Spilak ha conseguido ganar hoy su segundo Tour de Suiza. Además, se apuntó el pasado viernes la etapa decisiva de Sölden.

Pero va más allá: de las 12 victorias que tiene en su palmarés a punto de cumplir los 31 años, el esloveno ha cosechado la mitad en territorio suizo. Una general del Tour de Romandía (2010). Luego en 2013 ganó una etapa y en 2014 otra. Desde entonces ha cambiado la cita de abril por la de junio. La que se consideró durante mucho tiempo como la ‘cuarta grande’ y que desde hace algo más de una década se ha visto superada por el Dauphiné. Spilak la ganó en 2015 y hace lo propio ahora con una etapa más. Fuera de Suiza sólo tiene una victoria más en el WT: precisamente una etapa del Dauphiné. Lo suyo con el país confederal es toda una historia de amor.

simon-spilak-tour-suiza

Marc Soler, con nota

El que ha aprobado con nota su primer examen como jefe de filas para Movistar ha sido Marc Soler. El corredor de Vilanova i la Geltrú ha conseguido sumar un puesto de honor en la clasificación general con competidores de altísimo nivel como Rui Costa, Kruijswijk, Pozzovivo o Ion Izagirre. Además se ha mantenido regular en todas las etapas importantes, tanto de montaña como en la contrarreloj final que ha tenido lugar esta misma tarde y en la que ha sido séptimo a menos de un minuto de Rohan Dennis.

Su clasificación final, octavo porque hoy mismo ha pasado a Mikel Nieve. No está nada mal para un chaval de sólo 23 años y al que en el equipo quieren llevar con tiento, asumiendo el peso en pruebas donde Valverde y Nairo no estén presentes y con la intención de ir creciendo a medida que pase el tiempo. Todavía sigue la duda de si estará, finalmente, en la Vuelta a España que empieza en agosto. Ya lo veremos, pero lo que en un principio parecía un no, ahora es un tal vez.

El test de Izagirre

Otro ciclista español que venía con el interés de probarse a esta carrera es Ion Izagirre, que por primera vez en su vida va a intentar, a los 28 años, lograr una buena general en una vuelta de tres semanas. Precisamente en el Tour. A él le gustan más vueltas como Suiza, alrededor de una semana día arriba o día abajo, pero el equipo manda y van a intentar un Top10 con él. Así que esta aproximación en Suiza –el resto de grandes nombres de la Grande Boucle han decidido hacerla en el Dauphiné- era importante.

Ion ha ido de menos a más, empezó algo falto de chispa pero en las dos etapas montañosas de La Punt y Sölden fue respectivamente tercero y segundo. Hoy ha terminado cuarto en la crono para acabar sexto la general. No ha estado nunca en disposición de ganar la carrera, e incluso hoy ha terminado a 51 segundos de Dennis –los tres primeros han sido de BMC, con Kung y Caruso tras el australiano-, pero sí ha ido en línea ascendente. Aún no ha confirmado que vaya a defender en Soria el título de Campeón de España contrarreloj. En cualquier caso, el desafío del Tour está cerca y él tiene buenas piernas. Pronto sabremos cómo está respecto a sus rivales.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This