Golpe de calor en la bici: cómo identificar sus síntomas a tiempo

Golpe de calor en la bici: cómo identificar sus síntomas a tiempo

Es el mayor riesgo al que te expones en verano cuando sales a rodar en bici. Te explicamos síntomas, especialmente los más tempranos, de un golpe de calor para que así puedas identificarlo a tiempo, parar y tratarlo. 

PUBLICIDAD Content_1

Cuando hace calor y al mismo tiempo realizamos ejercicio físico, como montar en bicicleta, la temperatura corporal necesita mantenerse estable en unos 37º C para el normal funcionamiento del organismo, tiende a aumentar.

Si el esfuerzo realizado es muy intenso y se une a un calor sofocante, al cuerpo no le dará tiempo a utilizar sus diversos mecanismos de control de la temperatura. En el momento en la que ésta se acerca o alcanza los 40Cº, entramos en lo que se conoce por golpe de calor. Una de las situaciones más peligrosas para tu salud y que es probable que suceda durante las olas de calor mientras ruedas en bici.

Todos los ciclistas son susceptibles de sufrir un golpe de calor, desde los más entrenados a los principiantes, si no se siguen unas pautas de prevención básicas

El golpe de calor provoca la inflamación paulatina de algunos órganos vitales. Esto se traduce en síntomas claros que es crucial detectar a tiempo. Si no, podría generar daños fisiológicos y funcionales que pueden llegar a ser irreparables.

Te ayudamos a detectar los síntomas más comunes mientras montas en bici y tomar las medidas adecuadas para contrarrestarlos.

PUBLICIDAD Content_2

síntomas de un golpe de calor_3

Los 4 síntomas que avisan de un golpe de calor

1. Calambres o debilidad muscular

Los calambres es una de esas molestias que pueden indicar riesgo de sufrir un golpe de calor. Además de molestos, deben servir de alarma para aminorar el ritmo o parar y volver a hidratarte. No obstante, no todos los calambres implican una subida peligrosa de la temperatura corporal. Pueden deberse a otros factores (cansancio, malas posturas, mala hidratación, etc), pero sí puede considerarse como un primer aviso

2. Confusión, desorientación

Es uno de los primeros síntomas que podemos calificar como preocupantes. Sentirse aturdido mientras pedaleas y orientarte mal en tu ruta. Si te mareas, detén tu marcha en un sitio con sombra, toma asiento, o túmbate y eleva las piernas. Esto hará mejorar el flujo sanguíneo hacia la cabeza para eliminar la náusea. Al mismo tiempo, puedes humedecer un pañuelo con agua fría y pasártelo suavemente por la cara y cabeza.

3. Dolor de cabeza

A veces, y asociado al sobreesfuerzo, a los rayos de sol o a las propias temperaturas, puede aparecer dolor de cabeza que, en este contexto, es un señal que deberá obligarte a aminorar el ritmo. Si los dolores van a más, detente y busca un lugar fresco a la sombra para descansar e hidratarte.

PUBLICIDAD Content_3

3. Sequedad de la piel y enrojecimiento

Ten cuidado si repentinamente dejas de sudar y la piel se enrojece, el cuerpo pierde su capacidad de producir sudor, la capacidad de refrigeración natural se pierde y la temperatura se dispara. Este síntoma es claro indicio de que tenemos que parar inmediatamente e incluso pedir ayuda o asistencia. Hazlo siempre en un lugar lo más fresco y ventilado posible.

Síntomas propios del golpe de calor

1. Aceleración del pulso

La deshidratación hace disminuir los fluidos del interior de nuestro organismo, el sistema cardiovascular y el corazón se acelera con latidos más débiles. Es un síntoma que ya podríamos considerar parte del golpe de calor y por el que deberás detenerte de inmediato y buscar asistencia. Repetimos el mismo consejo que con los mareos: Túmbate y eleva las piernas para mejorar la circulación.

2. Vómitos

Es uno de los síntomas más agudos y preocupantes, junto con la pérdida de conocimiento. Los vómitos vienen derivados de los primeros fallos orgánicos, en este caso del sistema digestivo. Requerirá parar totalmente la actividad y dirigirse al centro médico más cercano.

3. Problemas respiratorios

Otro de los graves síntomas del golpe de calor. La inflamación de los órganos respiratorios dificulta el flujo de aire y la capacidad para oxigenarse y ventilar. Esta falta de oxígeno es también causante de otros fallos orgánicos.

4. Pérdida de conocimiento

Es el último y más grave de los síntomas. Antes de llegar a él, se pasa por algunos de los síntomas mencionados anteriormente. Requerirá asistencia médica de urgencia.

¿Cómo prevenir un golpe de calor? 5 consejos prácticos

cómo evitar golpe de calor en bici

Evitar sustos al hacer ciclismo con altas temperaturas pasa por seguir estas sencillas pautas:

1. No salir en las horas centrales del día: un consejo universal en las olas de calor para todo el mundo, especialmente los deportistas. En el caso del ciclismo te aconsejamos dos franjas horarias para entrenar: las primeras horas de la mañana (de 7 a 11) y a última hora de la tarde o por la noche (8 – 12 de la noche). Puedes aprovechar los días de calor extremo (más de 35º C) para programar una ruta nocturna. La temperatura se suaviza y no contarás con la molestia añadida de los rayos de sol. En este caso, recuerda equipar bien tu bici con luces delanteras y traseras y elementos reflectantes.

2. Escoge un recorrido suave: no programes para un día con máximas de 35 o 40º C una ruta con 3 o 4 puertos de montaña y más de 2.000 metros de desnivel. Si es posible, reserva los días de más calor, bien para descansar o para salir de forma suave, en el llano, como sesión de recuperación, etc, siempre adecuándote a las franjas horarias mencionadas anteriormente.

3. Hidrátate aunque no tengas sed: puede sonar muy básico o repetitivo, pero aún vemos a muchos ciclistas que se aventuran con la bici por la carretera o el campo sin el suficiente agua, o se olvidan de beber. Aunque no tengas sed, deberás ingerir varios tragos de agua o bebida isotónica (lo ideal es alternarlas) cada 15 minutos

4. Lleva suficiente reserva de líquido: además, deberás aumentar las reservas de líquido. En jornadas por encima de los 30º C, aprovisiónate de 2 bidones de 500 ml como mínimo (Lo ideal es uno grande de 750 ml y otro pequeño de 500 de agua, con el que también te podrás refrescar la cabeza, la cara, etc.) y programa la ruta teniendo en cuenta alguno o varios puntos de avituallamiento en el camino (fuentes, bares, etc.). En este sentido, tampoco olvides llevar algo de dinero para comprar agua embotellada si la reserva se agota.

5. Elegir la equipación más fresca y transpirable: por último, no escatimes a la hora de hacerte con una equipación ciclista de verano. Escoge los conjuntos técnicos más frescos y transpirables posibles. Basta con maillot de manga corta, culotte corto, calcetines y guantes finos. No dudes en bajarte un poco la cremallera si notas que te falta el aire, en alguna subida o tramo complicado. Y lleva gafas de sol con diseño y tecnologías específicas para ciclismo, que filtre adecuadamente los rayos de sol, así como un casco ligero con aberturas de ventilación amplias. Además, ponte crema solar en la piel unos minutos antes de comenzar la ruta. Todo suma para combatir el calor.

 

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario