La auténtica inteligencia artificial

Cuando todo el mundo del MTB todavía estaba boquiabierto por la presentación del Float iCD de FOX, el Accell Group, Trelock y RockShox se han sacado de la chistera un sistema que supone el primer y auténtico paso hacia las suspensiones con gestión electrónica.

Sabíamos antes de ir a la presentación de Lapierre que algo gordo se estaba gestando en la cocina de los franceses, y es que ya nos habían anunciado que la presentación de este año se iba a dividir en dos jornadas; la primera, dedicada a un proyecto conjunto de todo el grupo (Accell Group), y una segunda con la presentación propia de Lapierre.

Nadie tenía idea de nada, pues esta vez no se había filtrado ningún tipo de información, aunque cuando llegamos y vimos a los peces gordos de RockShock, rápidamente empezamos a atar cabos. ¡¡¡Qué callado se lo tenían!!! Ni cuando les preguntamos hace semanas cuál iba a ser su reacción frente al sistema iCD de FOX soltaron prenda.

Sabían que tenían la auténtica bomba en casa y esperaron el momento justo para soltarla y demostrar que, momentáneamente, habían dado un paso más allá. Ésta es la primera vez que RockShox trabaja conjuntamente con una marca en el desarrollo de un producto determinado, y esa decisión no podía haber llegado en mejor momento. Sin duda, la guerra electrónica se ha desatado también entre los dos grandes monstruos de la suspensión.

Aunque el amortiguador trabaja en modo automático, nadie nos librará de regular la precarga de aire, rebote y sag según nuestro peso.

Un sistema exclusivo

Fue una de las ruedas de prensa con más preguntas de cuantas hemos acudido últimamente. Y no hay para menos, el producto bien se lo merecía; no en vano estábamos frente al primer sistema de suspensión (trasera) gestionada mediante un sistema inteligente electrónico. Y daos cuenta de que hemos puesto entre paréntesis trasera, porque por el momento el cerebro sólo se ocupará del amortiguador y no de la horquilla, que aunque sí se encarga de enviar una información básica para el funcionamiento general, por el momento no se autogestiona.

Otra de las cosas que debemos dejar muy claras es que este es un proyecto de Accell Group; es decir que sólo Lapierre, Ghost y Haibike, tres de las marcas del inmenso grupo holandés, tienen las patentes del sistema y derecho a su uso, que para ello han estado cinco años desarrollando todo el proceso con la firma Trelock (computador, programación y software), la Universidad de Lyon (Ecole Centrale) y RockShox, que se ha ocupado del amortiguador, el sistema de accionamiento y parte del cableado.

Evidentemente todo lo mostrado tiene patentes exclusivas, pero aunque hicimos muchas preguntas concretas de dónde estaban los límites de cada parte, nadie llegó a concretarlas. Lo que sí aseguraron todo los implicados es que por el momento no veremos este sistema en otras marcas del mercado, ni tampoco veremos un amortiguador RockShox accionado electrónicamente, sencillamente porque todo trabaja en conjunto mediante sensores. Lo que sí pudimos intuir con una meridiana claridad es que, en un futuro muy cercano, también la horquilla tendrá plena autonomía y autocontrol… si el biker así lo desea.

Sin duda, estamos ante un gran avance para el aficionado, ante una respuesta real a la demanda de simplificar las suspensiones para todo aquel que no sabía ponerlas a punto. Estamos también ante un nuevo paso para la gran mayoría de sistema de suspensión, que ahora puede buscar otro tipo de configuraciones gracias al autocontrol electrónico.

Eso sí, nuestra bicicleta se llenará irremediablemente de cables y baterías, y este detalle para muchos de vosotros será un auténtico pecado, pero… no todo iba a ser tan sencillo.

¿Cómo funciona y qué hace el sistema E.i Shock?

Lo vamos a resumir muy rápido para que todos lo tengáis claro.

En la bicicleta hay dos acelerómetros: uno ubicado en la horquilla, que es el encargado de medir el impacto y velocidad de la rueda anterior y avisar al amortiguador; y otro acelerómetro, en la potencia, que mide inclinación y velocidad, por ello va fijo a la potencia. Un tercer sensor está ubicado en el interior del eje de pedalier, y los datos que ofrece son de vital importancia, ya que detecta la cadencia, es decir, si estamos pedaleando o no. Esta información es muy valiosa, porque cuando detecta que no estamos pedaleando, que suele ser en las bajadas o en el momento de enfrentarte a un obstáculo, deja el amortiguador en modo abierto para que absorba el impacto.

Todos los datos viajan a 0,1 segundos hacia la unidad central ubicada en la potencia, y ésta, a su vez, envía las órdenes al amortiguador que abre y cierra a una velocidad vertiginosa. Los técnicos de Lapierre y RockShox nos hablaban de una cantidad de información que ronda los 32 Gb a la hora, una auténtica burrada si tenemos en cuenta que en un DVD estándar caben 4,5 Gb.

4 programas y 5 sensibilidades

Un interruptor situado en el manillar nos permitirá elegir nuestro sistema de accionamiento de la suspensión de una forma muy fácil e intuitiva, ya que funciona en modo loop, mediante dos botones que nos permiten navegar hacia arriba o hacia abajo para encontrar el modo requerido de una forma rápida e intuitiva.

El usuario puede elegir el modo manual, que a su vez nos permite utilizar las tres posiciones del RT3: totalmente abierto, plataforma de pedaleo o bloqueo. Si por el contrario utilizas el modo automático, el usuario se despreocupa totalmente del funcionamiento del amortiguador, aunque sí que podremos utilizar hasta cinco sensibilidades distintas. A mayor sensibilidad le pongamos, más reactivo será todo el sistema.

Toma de contacto. Espectacular

Durante dos jornadas completas pudimos disfrutar del sistema E.i Shock, que, ya os adelantamos, miramos con mucha desconfianza al inicio, pero nos acabó sorprendiendo muy gratamente, especialmente cuando lo probamos en una bicicleta de mayor recorrido (Zesty), donde el vaivén del amortiguador es más acentuado.

Empezaremos con lo poco malo para acabar con lo mucho bueno.

La sensibilidad del sistema se regula desde el propio computador

Lo primero, una dura crítica al computador de Trelock, que era un modelo ya existente y que nos pareció de estética anticuada teniendo en cuenta que se trata de un sistema tan moderno y futurista. Tampoco la pantalla ofrece una buena lectura, pues le falta contraste y debería cambiar el ángulo para una mejor visión cuando vas en marcha, algo nada fácil, ya que va anclada sobre una pieza de plástico que a su vez va anclada directamente a la potencia, ya que necesita trabajar con un ángulo muy concreto por la calibración del acelerómetro que hay en su interior.

¿Más cosas criticables? Pues el enjambre de cables que hay en el manillar, ya que del computador salen tres terminales que van a los distintos sensores, aunque hay que reconocer que te acostumbras rápidamente a ellos al estar integrados con el resto de cables normales con una funda doble. Otro punto a revisar sería la ubicación del ordenador, muy expuesto a caídas o rayadas cuando hacemos una operación tan habitual entre muchos usuarios como la de poner la bicicleta boca abajo. Por cierto, el computador lleva su propia batería de reloj.

Lo bueno

Como veis, lo malo son temas fácilmente solucionables de los que ya han tomado nota en Trelock, así que vamos a lo sorprendente. En nuestro caso utilizamos el modo automático y la máxima sensibilidad, ya que queríamos hacer trabajar el sistema al máximo y notar de forma más exagerada los cambios. Y…, ya está.

¡¡¡Cómo que ya está!!!

Pues sí, que te olvidas de todo, que sólo te preocupas de la trazada, de la posición del cuerpo, de los obstáculos y de nada más, porque de la suspensión ya se ocupa el otro cerebrito, más inteligente que el tuyo. Cuando bajas es sencillo, porque como no sueles pedalear el sistema se pone en modo abierto, pero cuando estás en llano y bajas y subes o de repente pedaleas fuerte a la salida de una curva, el sistema reacciona con rapidez y sin quejas endureciendo la suspensión o bloqueando si fuera necesario.

Nos guardamos más veredictos para el día de la prueba definitiva, pero deciros que si en el pasado hubo experiencias negativas, ahora es todo lo contrario. Quizás los cables, la batería y el computador estropeen en exceso la línea de nuestra bicicleta, pero ¿cuántos de nosotros levamos el GPS siempre en el manillar? Al fin y al cabo, si me libro de pensar en abrir, cerrar o bloquear, que más me da un cable más en el manillar.

Por cierto, el modo manual con cambio electrónico también es una gozada, pero en RockShox también lo es su mando Xlock hidráulico. Aquí lo realmente impresionante es el modo auto.

Algunas preguntas sobre el E.i Schock

¿Está todo automatizado?

No. Nadie te va a librar de poner la presión adecuada a tu peso en el amortiguador para conseguir el sag idóneo. Una operación realmente sencilla.

¿Qué coste tendrá?

Por el momento no se han filtrado cifras, pero todas las partes se han comprometido a lanzarlo al mercado al mínimo precio posible. Reconocieron que se comerán incluso el margen, ya que ahora se busca una gran implantación entre los usuarios.

¿Cuándo estará disponible?

Ahora están realizando los últimos retoques, se prevé que entrará en producción a principios del 2013.

¿Cuánto peso extra supone el sistema?

Todo el conjunto de sensores y computador incrementa el peso en 350 gramos.

¿A qué velocidad envía los datos?

A 0,1 segundos. El amortiguador puede cambiar de posición hasta 40 veces por minuto.

¿Lo puedo poner en mi bici?

No, sólo en una Lapierre (10 modelos), Ghost (7 modelos) o Haibike (6 modelos), y sólo en las que tengan el distintivo E.i Shock, ya que se necesita un cableado interior especial y un sensor en la caja de pedalier.

¿Qué pasa si me quedo sin batería?

Nada grave. Mediante una llave allen (2,5 mm) podrás gestionar el amortiguador de forma totalmente manual a través de un pequeño orificio que hay en la cabeza del servo motor, para que puedas llegar a casa en la función deseada.

La batería dura 25 horas y se recarga en 3

¿Cuánto dura la batería?

25 horas de uso a una potencia uniforme. Se carga en tres horas. La batería dura 1.000 cargas (toda una vida) y luego baja al 80 %. Cuando la bicicleta está parada, el sistema se autoapaga para una mayor autonomía. El ciclocomputador tiene su propia pila.

¿Es la misma batería Shimano Di2?

No. Aunque el voltaje es el mismo y se mantiene constante tanto a plena carga como en reserva. No es compatible una batería con la otra.

¿Por qué se utilizan cables y no tecnología Wireless?

Por dos razones: la primera, que cada sensor necesitaría una fuente de alimentación propia para el emisor con el incremento de peso que ello supondría; y segunda, porque la cantidad de información que se maneja es demasiado grande. Se habla de unos ¡¡¡¡32 Gb a la hora!!!!

¿Los amortiguadores son los mismos RT3 2013 de serie?

Sí, incluso los grados entre las tres posiciones se mantienen de serie. La única salvedad es que el eje de la palanca de cambio de modo, accionada aquí por un servo motor, es de acero para soportar la gran cantidad de accionamientos por minuto que tiene. Pensad que puede llegar a cambiar hasta 40 veces por minuto. ¿Cuántas veces cambiarías si lo hicieses a mano?

¿Todas las Lapierre pueden utilizar el E.i Shock?

Por el funcionamiento intrínseco del sistema Pendbox (autoajustable) no es necesaria la utilización de un amortiguador inteligente. Las equipadas con sistema OST plus o la nueva XR sí lo equipan.

Fotos: S. Romero

Galería

 

2 Respuestas

  1. el gus

    para mi un chasco…me ha dado tantos problemas en una zesty 527, que solicité retirar todo el ei shock, peor…ahora llevo 4 meses esperando el amortiguador correcto..el sat de lapierre penoso, nunca en mi vida me habia sentido tan engañado con un producto como con esta bici…teniendo en cuenta que costaba 4100€… primera y última lapierre

    Responder
  2. Luis Pons

    Es más bien una pregunta:
    En la foto de portada del artículo “Sistema E.i Shock de Lapierre. La auténtica inteligencia artificial”
    Por Francisco Comuñas el 12 noviembre, 2012
    el biker lleva un baggy negro con cuadros. Llevo tiempo buscando este modelo por Internet y no doy con él. Podríais, por favor, facilitarme la marca, modelo y, si es posible, la tienda donde comprarlo?
    Muchas gracias,

    Luis Pons

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.