Sistema Mondraker MIND, lo probamos en exclusiva

La firma alicantina nos brinda la oportunidad de probar en una sesión privada el funcionamiento, o más bien la experiencia, de su nuevo sistema de telemetría integrado Mondraker MIND. Una tecnología que promete revolucionar la interpretación del Mountain Bike en el futuro a corto plazo.

Hace un par de meses Mondraker presentaba un revolucionario dispositivo, el primero en el mundo, que integraba un sistema de telemetría en la propia bicicleta y además su uso sería tan sencillo que cualquier usuario podría utilizarlo. Nos hicimos eco de este lanzamiento en este artículo y ya entonces pensábamos que era una innovación que debíamos probar para comprobar si realmente Mondraker había logrado que todo biker pueda aprovechar al máximo el potencial de su suspensión.

Sistema MIND de Mondraker

Afortunadamente la oportunidad no ha tardado en llegar. Yuriy Tomas, global marketing manager de Mondraker, nos llamó para ofrecernos un test del sistema MIND. Pero no una prueba convencional enviándonos el producto, sino un test de campo acompañados por la propia marca mostrándonos de primera mano el funcionamiento, paso por paso, del sistema. De este modo, podríamos vivir la experiencia y comprender su funcionamiento como si fuéramos un ciclista más que se enfrenta a MIND por primera vez.

El modelo que nos cedió la marca, sobre el que se integra el sistema MIND, fue una espectacular Mondraker Crafty Carbon RR, bicicleta que merece un capítulo aparte, y el lugar elegido, el oeste de la Sierra de Guadarrama. Un terreno de dificultad técnica media aunque con descensos rápidos y presencia de saltos y cortados, lo que supondría un buen desafío para las capacidades del dispositivo y las suspensiones.

Sensor trasero MIND

Imagen en detalle del sensor trasero MIND, ubicado en bieleta principal de la suspensión y encargado de registrar el trabajo del amortiguador.

¿Qué es Mondraker MIND?

Mondraker MIND es el fruto de más de tres años de desarrollo de la firma española. Se trata de un discreto hardware, consistente en tres sensores y una unidad principal o centralita, repartidos a lo largo de la bicicleta en lugares estratégicos, como la horquilla y la bieleta superior de la trasera. Estos dispositivos, junto con la app MyMondraker, son capaces de dar información precisa sobre el rendimiento del amortiguador y la horquilla, así como los ajustes necesarios para calibrarlas al detalle. Sin necesidad de conocimientos técnicos o mecánicos más allá de los conceptos básicos.

El concepto telemetría aplicado al ciclismo de montaña se relaciona rápidamente con complejos artefactos de grandes proporciones y mucho cableado instalados en prototipos o bicicletas de entrenamiento de las grandes figuras del Descenso internacional. Otras marcas como Quarq han lanzado al mercado dispositivos como el Shockwiz que ayudan a calibrar el ajuste de las suspensiones. Pero nunca antes se había visto de forma tan integrada y práctica, lista para usarse en el propio terreno sin instalar aparato alguno previo. Y todo ello sin lastrar la bicicleta, puesto que su peso es de tan solo 199 gramos. Imperceptible.

Desde la marca podían haberse conformado con acotar las propiedades de MIND a esta pequeña descripción, pero tal y como comprobé tras su uso, las propiedades de este sistema van más allá de la propia telemetría. La interacción entre MIND y el ciclista es constante, no solo tras el primer uso, y sus cualidades nos permitirán mejorar como rider cuanto más lo usemos. Y lo mejor es que toda esa información la tendremos volcada para siempre en la aplicación móvil y en nuestro perfil web. Veamos cómo es sobre el terreno.

Mondraker Crafty Carbon

Primeros pasos: sincronización

Llegamos al punto de encuentro y la flamante Crafty Carbon ya me está esperando. Lo habitual cuando tomo una bicicleta de test por primera vez es realizar un primer ajuste del SAG después de calibrar la altura y la posición del sillín y el manillar. No sucede así en este caso, antes de entrar en contacto con la bici toca sacar el móvil del bolsillo.

El día anterior ya me había descargado la app MyMondraker, gratuita y disponible para IOS y Android, y había completado el obligado registro de mi perfil. Entre los datos solicitados, MIND necesita conocer el peso y la altura del biker así como el estilo de conducción.

Centralita principal MIND

Esta es la centralita o sensor principal. Realiza 100 lecturas por segundo en marcha, ofrece información mediante un código de luces y sirve incluso de guardabarros.

Una vez completado toca emparejar la aplicación con la propia bicicleta vía bluetooth. Dos códigos QR, uno para esta bicicleta específica y otro para el sistema MIND (algo difícil de acceder detrás de la centralita bajo la pipa de la dirección) permiten tener registrado el conjunto. Es importante tener este paso en cuenta ya que MIND es intransferible y está asociado al número de serie de cada modelo. Es por ello que sirve también como rastreo de la bicicleta en caso de robo e incluso integra una alarma anti robo que se activa si el GPS detecta un movimiento indeseado de la bicicleta.

Puesta a punto

Ya tenemos emparejada la aplicación con la bicicleta y los sensores. Llega el momento de poner a prueba las funciones de MIND. En primer lugar y con la ayuda de una bomba de suspensiones, debemos hacer un vaciado de la cámara de aire y realizar una compresión y extensión completa para que los sensores puedan reconocer el recorrido total, tanto de la horquilla como del amortiguador.

Con los datos personales introducidos anteriormente la aplicación lanza una estimación inicial de settings concretos. Cuando digo concretos me refiero no sólo a la presión de aire en PSI, sino ajustes hasta del rebote y la compresión en alta y baja velocidad. A continuación, me subo a la bici para comprobar que los ajustes son correctos. El propio sistema revela cómo lo estamos haciendo mediante un código de colores muy visual, ubicado en el la centralita y visible desde el puesto de mandos.

Visualización de MIND en la app MyMondraker

La luz roja refleja exceso de presión, la luz blanca falta de presión y la luz verde el ajuste adecuado. Podemos realizar cuantas comprobaciones queramos. Y todo ello de una forma muy intuitiva, la app nos va guiando cuál es el siguiente paso a seguir. A pesar de contar con una infinidad de apps de diferentes dispositivos de ciclismo en mi teléfono, no suelo llevarme bien con la tecnología, y en este caso me pareció un proceso sencillo e incluso entretenido. Una forma práctica de comprender mejor cómo funciona cada elemento de las suspensiones de tu bicicleta.

Mondraker MIND en acción

Comprobación sobre el terreno

Tenemos todo listo. Pedales puestos, cubiertas hinchadas, sillín ajustado y, por supuesto, suspensiones calibradas al milímetro. Pasamos a la acción. Cuando pruebo una bicicleta de test normalmente realizo una o varias salidas cortas para ajustar las suspensiones por mis sendas locales en base únicamente a mis sensaciones. Algo que, por cierto, no es garantía de estar aprovechando todas sus cualidades.

En este caso preferí ‘dejar hacer’ a MIND, haciendo varias bajadas confiando en los settings propuestos. Y el resultado ha sido tan sorprendente como acertado. Más allá del excelente manejo y rendimiento de la Crafty y del sistema Zero en la suspensión, el feeling de la absorción me pareció algo más suave de lo que acostumbro a establecer y, sin embargo, tal y como se reveló posteriormente en la valoración de las cifras, no llegué a aprovechar el máximo del recorrido disponible en ninguno de los dos ejes. Podía haber ido más rápido, exprimir mejor la suspensión que disponía.

El sistema MIND es capaz de registrar cada salto y ofrecer información detallada del trabajo de las suspensiones en la recepción.

Conclusiones post ruta

Esta es una de las primeras conclusiones que extraemos tras la primera toma de contacto con el sistema Mondraker MIND. La lectura que hace del trabajo de las suspensiones y de la forma en que el rider las aprovecha nos permite cifrar cuáles son nuestras virtudes y qué aspectos podemos mejorar. Es por ello que afirmábamos al comienzo que la experiencia con el dispositivo no se limita únicamente a un primer calibrado inicial. MIND nos dará una lectura de la que aprender siempre que hagamos uso de la bici.

El sistema Mondraker MIND nos permite cifrar en qué aspectos podemos mejorar como riders

Pero lo mejor está en la cantidad de información que la aplicación MyMondraker ha registrado de toda la ruta. Una vez finalizada la sesión, la aplicación nos brinda un resumen general con información de distancia, tiempo  empleado, velocidad media o desnivel acumulado. Además podremos saber inmediatamente el recorrido máximo usado por la horquilla y el amortiguador.

Sensor de la horquilla

Una de las funciones más interesantes es la medición de los saltos durante la marcha. Los usuarios de Garmin estamos familiarizados con esta métrica, pero nunca con tal nivel de precisión y detalle, relacionándolo además con el comportamiento de la suspensión, el recorrido empleado por la horquilla o el amortiguador en la recepción o el tiempo y la distancia que ambas ruedas han estado en el aire. Sobre esta información podemos editar el recorrido para conservar solo una parte concreta y también podremos compartirlo en redes sociales o Strava.

Además, ni siquiera es necesario llevar el móvil encima pedaleando, la información se vuelca igualmente gracias a la capacidad de almacenamiento de MIND y la tarjeta SIM que alberga en su interior. En cuanto a su duración, Mondraker la estima en 20 horas de uso continuo y hasta 15 días en modo de espera.

Además de este resumen, también ofrece una estadística algo más avanzada, donde ver en detalle a través de una gráfica el trabajo desempeñado en solitario (o enfrentados de forma comparada) de la horquilla y el amortiguador en base a la velocidad y la altitud.

Detalle del trabajo de las suspensiones en MyMondraker

 

El futuro de la telemetría

La tecnología MIND se suma a la paleta de grandes innovaciones que Mondraker ha desarrollado desde hace años con tanto éxito que muchas de ellas se han terminado convirtiendo es un estándar en la industria.

La geometría Forward es ya una realidad extendida en todo tipo de modalidades de MTB y la firma alicantina fue la pionera. La sensibilidad del sistema de suspensión Zero fue también un avance sobre el que se han reflejado otras marcas. Tras esta breve pero intensa experiencia con el sistema MIND puedo atreverme a afirmar que esta tecnología sentará un nuevo precedente en la interpretación de la telemetría para el aficionado. Que además provenga de una marca española es digno de aplaudir y de sentirnos orgullosos para todos los que, de un modo u otro, contribuimos al crecimiento de nuestro deporte.

Cabe destacar que, dentro de la gama 2021, además de la Crafty Carbon que hemos probado, el sistema MIND está presente también en la familia Foxy Carbon. Los usuarios de ambos modelos en su versión 2020 podrán adquirir el sistema para su instalación porque ya venían pre configurados para ello, por un precio de estimado de 499 euros. Por supuesto, este sistema no es extrapolable a otras marcas, está diseñado para trabajar en base a esta suspensión concreta.

Desde Mondraker ya han aventurado que este lanzamiento es sólo el comienzo de una revolución que está por eclosionar. Próximamente estarán en disposición de instalar su tecnología en modelos de Descenso, Enduro, Trail y hasta Cross Country.

En este vídeo, Yuriy Tomas de Mondraker, nos explica en detalle en qué consiste MIND y algunas aplicaciones que puede brindarnos esta revolucionaria tecnología.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.