Si echamos la vista atrás, los primeros ejes de pedalier con rodamientos integrados en el cuadro empezaron a verse en bicis de BMX.

Pero no fue hasta principios de los años noventa cuando empezaron a verse en algunos icónicos modelos de bicis de Gary Fisher o Klein.

Esos diseños utilizaban cojinetes de cartucho que quedaban presionados alrededor del eje mediante unos anillos de seguridad metálicos. Todo muy rudimentario por aquel entonces, pero el tiempo se encargaría de pulir el sistema.

Una de las marcas que tomó la iniciativa fue Cannondale. Su equipo de ingenieros siguió desarrollando la idea hasta que en 2000 introdujo el sistema SI (System Integration) e implantó lo que hoy reconocemos como un eje tipo Press Fit. Cannondale lo bautizó como BB30 (30 por el diámetro del eje) y abrió la patente al resto de las marcas que quisieran utilizarlo sin penalización ni coste alguno.

Al principio fueron pocos los fabricantes que apostaron por el sistema. Pero en 2004 se produjo un punto de inflexión cuando Shimano diseñó su primera biela Hollowtech II para ejes con rodamientos integrados tipo Press Fit.

Posteriormente les siguieron todos los demás principales fabricantes de bielas (SRAM, FSA, Campagnolo…) por demanda del mercado, ya que, a medida que los diseños de ajuste tipo Press Fit se vuelven más refinados y sólidos, son más las marcas que empiezan a implantarlo en sus cuadros.

Pros y contras Adiós a los ejes de pedalier roscados que se quedaban fosilizados por falta de mantenimiento.

La tecnología Press Fit no requiere de herramientas específicas para realizar el mantenimiento. La apuesta resultaba clara entonces. La tecnología Press Fit ejercía idéntica función que los ejes de pedalier roscados a cambio de más simplicidad, más ligereza y más rigidez.

Además, tema importante para las marcas, eran más fáciles de producir. Pero no todo han sido ventajas. Los rodamientos embutidos en el cuadro reciben directamente toda la presión del eje de pedalier.

Es decir, por establecer un paralelismo clarificador, funciona igual que el sistema utilizado en la dirección, que también emplea rodamientos embutidos a presión, pero claro, con mucha menos carga y presión que la que se ejerce en el pedalier.

Y claro, ello conlleva algunos inconvenientes, en ocasiones en forma de ruidos y quejidos. Crujidos y holguras. Y reemplazar los soportes Press Fit resulta difícil y costoso.

Debemos tener presente que se trata de un sistema más sensible a las pequeñas tolerancias y que, por tanto, requiere de un elevado control de producción y calidad del mismo.

La zona que alberga los rodamientos debe ser perfecta, sin tolerancia alguna respondiendo con precisión las medidas del cuadro para que los rodamientos queden perfectamente embutidos. Y claro, controlar un margen tan pequeño y sensible en una producción de cuadros a gran escala no es fácil.

Ahí es donde se dejan notar el control de calidad de las marcas. Futuro en entredicho El eje de pedalier Press Fit es un standard que hasta hace unos años tendía a generalizarse.

Pero actualmente parecen soplar vientos de cambio para el sistema. Muchas marcas nunca vieron la llegada del Press Fit con buenos ojos, véase Ibis o Santa Cruz, por ejemplo.

Mientras tanto, otras parecen haber dado marcha atrás y no resulta extraño ver que el eje de pedalier roscado vuelve a recuperar parte del camino perdido. ¿Sus valores? Mayor estanqueidad al polvo, suciedad o agua (sinónimo de menos ruidos y desgastes prematuros).

En realidad, creemos que el sistema Press Fit va a seguir aventajando al roscado en segmentos de bici donde el peso y la rigidez siguen siendo dos de sus máximas, es decir, en bicis de rendimiento o competición.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This