8 Sistemas de seguridad para casco: ¿Hay vida más allá del MIPS?
PUBLICIDAD

Sistemas de seguridad para casco: ¿Hay vida más allá del MIPS?

Hay múltiples sistemas de seguridad para casco que utilizan las marcas de mountain bike a la hora de ofrecer la mejor protección para nuestra cabeza.

Pese a que el MIPS es el más sonado, y el más polémico, hay muchas otras alternativas que podemos tener en consideración a la hora de elegir qué casco conviene más.

En este artículo vamos a repasar algunos de los sistemas de seguridad para casco más sonados para entender qué particularidades ofrece cada uno y ayudaros a la hora de tomar un decisión.

8 sistemas de seguridad para casco

MIPS BPS

El MIPS BPS es acrónimo de ‘Multi-directional Impact Protection System’ y ‘Brain Protection System’, que traducido viene a ser el ‘Sistema de Protección Contra Impactos Multidireccionales’ y ‘Sistema de Protección Cerebral’.

Indudablemente es una de las tecnologías de seguridad más implementadas entre fabricantes de cascos. Su popularidad lo ha convertido en una referencia en el mundo del deporte, presente en más de 580 modelos de casco y utilizada por Specialized, Scott y Giro, entre otras 100 marcas de ciclismo y otros deportes.

El MIPS consiste en una especie de malla o capa amarilla de baja fricción que normalmente se sitúa detrás de la almohadilla del casco y que ayuda a reducir el daño cerebral que puede causar un impacto oblicuo.

Esto se consigue gracias a que esta capa permite un desplazamiento de la cabeza, de entre 10-15 mm, en todas las direcciones. Por lo que rebaja la intensidad de la fuerza rotacional de un impacto, reduciendo el riesgo de que el tejido cerebral se vea gravemente afectado.

WaveCel

Después del MIPS, el WaveCel seguramente sea una de las tecnologías más conocidas para la protección de nuestra cabeza en MTB.

Este sistema de seguridad para casco ha sido desarrollado exclusivamente para Bontrager, marca que pertenece a Trek Bikes.

Su intención también es reducir al máximo la posibilidad de sufrir daños cerebrales gracias a su estructura de celdas retráctiles que se adapta a nuestra cabeza y que ayuda a absorber le energía emitida por un impacto.

Esto se consigue mediante las tres fases del WaveCel: flexión, contracción y deslizamiento. Logrando redirigir las fuerzas de un impacto y evitando posibles conmociones cerebrales.

Actualmente, los cascos que cuentan con esta tecnología son el Bontrager XXX, Specter, Blaze y Charge WaveCel.

Koroyd

El Koroyd Impact Protection es otro sistema bastante consagrado y es que lleva más de 10 años aportando soluciones de protección para cascos de MTB y otros deportes.

Está diseñado por tubos de copolímero de multidensidad que se comprimen de inmediato para absorber la fuerza de un impacto, aliviando la cabeza de gran parte de esta energía. De hecho, desde Koroyd aseguran que su tecnología absorbe hasta aun 78% del impacto, frente al 60% de la típica espuma de poliestireno expandido, mejor conocida como EPS.

Es un sistema que protege frente a todo tipo de impactos, sean lineares o rotacionales. Pero que también tiene en cuenta la ventilación por su forma de panal, con cientos de agujeros que permiten airear la cabeza, cosa que no ofrece el EPS tradicional.

Finalmente, cabe apuntar que el Koroyd es 95% aire, gracias a que los tubos apenas tienen una anchura de 0,06 mm, por lo que es un sistema ligero, a la vez que seguro.

Fluid Inside

El Fluid Inside, como ya deja intuir su nombre, utiliza líquido para contrarrestar los efectos de un impacto en la cabeza.

Lo que pretende es replicar el fluido cerebroespinal del cuerpo humano, acumulado en múltiples almohadillas de 3-4 mm de ancho que quedan repartidos en zonas clave del el casco para una mejorada absorción.

Gracias a la maleabilidad de estas almohadillas, ayuda a prevenir lesiones cerebrales en caso de impactos lineales y rotacionales.

El Fluid Inside se puede encontrar en algunos cascos de MTB como el FOX Rampage Pro Carbon para descenso. Además, este sistema de seguridad fue adquirido a mediados de 2019 por MIPS.

SPIN

SPIN es el acrónimo de ‘Shearing Pad Inside’ que traducido al castellano sería algo como ‘Almohadilla de cizallamiento interior’.

La tecnología SPIN pertenece a la firma sueca POC, por lo que se utiliza exclusivamente en sus cascos, como por ejemplo el POC Tectal Race SPIN.

Este sistema incorpora membranas de gel, rellenas de silicona, en el interior del casco para reforzar la protección de nuestra cabeza contra impactos rotacionales. Funciona de forma parecida a las otros sistemas de seguridad para casco, permitiendo un ligero movimiento de la cabeza para absorber la energía del golpe.

Otro punto a favor del SPIN es que también garantiza comodidad, al ser almohadillas agradables al tacto, y una óptima ventilación.

360° Turbine Technology

Leatt es otra de esas marcas reconocidas dentro del mundo del mountian bike que ha desarrollado su propio sistema de seguridad para casco, con el 360° Turbine Technology.

Su objetivo también es reducir el daño cerebral causado por los temidos impactos rotacionales que puede sufrir un ciclista.

En este caso el sistema está conformado por pequeñas turbinas del tamaño aproximado de una moneda de dos euros. Estas están repartidas en distintos puntos del interior del casco y fabricadas a partir de Armourgel, una especie de material viscoelástico inteligente.

Estas turbinas se moldean según el tipo de golpe recibido, absorbiendo el 30% de un impacto directo y el 40% de un impacto con efectos rotacionales, reduciendo considerablemente el riesgo de sufrir daños cerebrales.

ODS

Las séptima tecnología de esta lista que os presentamos es el ODS u ‘Omni-directional Suspension’, que traducido al castellano es ‘Suspensión Omnidireccional‘.

6D Helmets es la marca que ha dado vida a este concepto, implementándolo tanto a cascos de bici como de moto, con la idea de reducir la transferencia de energía al cerebro para impactos de alta, mediana y baja velocidad, tanto si son lineares como rotacionales.

Para ello han colocado pequeños amortiguadores de elastómetro, con la forma de un reloj de arena, entre dos capas de EPS. En conjunto, y gracias a la movilidad en todas las direcciones de estos amortiguadores, se logra absorber gran parte de la energía de un impacto antes de que alcance nuestro cerebro. También permite que la capa exterior del casco deslice ligeramente sobre la parte interior para ayudar con este proceso.

LDL

LDL es ‘Low Density Layer’ o ‘Capa de Baja Densidad’, y ha sido ideado por la firma Kali Protectives, siendo una de las varias tecnologías que han desarrollado para cascos de bici y moto.

Igual que el ‘360° Turbine Technology’ de Leatt, Kali también utiliza el material viscoelástico llamado Armourgel, para ayudar a paliar los efectos de los impactos rotacionales en un 25% y los lineales con fuerzas gravitacionales inferiores en un 30%.

Aunque su diseño se asemeja a las ventosas de un tentáculo o piezas de lego, colocadas por todo el casco, y beneficiándose de la propiedad de «memoria» que tiene al ser viscoelástico para una mayor comodidad.

La flexibilidad y capacidad de adaptación de este material permite un movimiento multidireccional para liberar nuestro cerebro de una parte de la energía que transmite el impacto.

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

Deja un comentario