Entre el 7 y el 17 de marzo se presentará oficialmente el prototipo de la Škoda Klement en el Salón del Automóvil de Ginebra.

La movilidad eléctrica será una de las temáticas más destacadas, y hay llamado la atención este diseño de Škoda que, a primera vista, parece una bicicleta modernizada. Salvo por un importantísimo detalle, y es que este prototipo no tiene pedales, o al menos no como los que tenemos hoy en día.

El Škoda Klement cuenta con lo que llaman pedales pivotantes que puedes inclinar hacia adelante para acelerar y hacia detrás para ralentizar el impulso del motor de 4 kW que tiene integrado en la rueda trasera. Y alcanza una velocidad punta de 45 km/h.

Pero tampoco falta un sistema de frenado hidráulico equipado con ABS y luz de freno para aumentar la seguridad por ciudad, y es que es un vehículo pensado para la movilidad urbana.

Guido Haak, Director de Gestión de Producto de Skoda, ha explicado que “la micromovilidad se está haciendo cada vez más importante en las ciudades. Al presentar el Klement en el Salón del Automóvil de Ginebra, exponemos nuestra visión del futuro de la micromovilidad: sostenible, innovadora, eléctrica y con un diseño puro y moderno. El KLEMENT es un vehículo de última tecnología, dinámica y fácil de usar”.

También cabe mencionar que este prototipo incorpora dos baterías con 52 células cada una para ofrecer una autonomía de hasta 62 kilómetros, y alcanzaría un peso total de 25 kg.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.