Llámenlo como quieran. Huracán, terremoto, torbellino… pongan el fenómeno natural o meteorológico que les parezca más oportuno. Pero esta mañana ha supuesto un cambio en el ciclismo a nivel mundial. Sky, la corporación británica que cambió este deporte –algunos creen que para mejor, otros que no, eso ya que lo decida cada cual- se marcha a finales de 2019 con todo lo que eso supone.

Ha sido una década de patrocinio a un equipo que ha dominado el ciclismo mundial, con el foco puesto especialmente en el Tour de Francia. Una formación que, salvando las distancias, recuerda un poco a aquel US Postal de Lance Armstrong que siempre dejaba lo máximo para el Tour, tenía más dinero que nadie y eliminaba competencia fichando a los mejores rivales para que pasaran a ser gregarios del líder. A decir verdad, lo de Sky ha sido el perfeccionamiento de esa filosofía.

Porque junto a esta política –Mikel Landa o Nieve dan fe de ello, pero también han tratado de tocar a Marc Soler o los Izagirre- de fichar gente que pueda hacerles daño en equipos rivales, también han invertido en juventud. Egan Bernal, Sivakov o Iván Sosa son ejemplos muy claros, sin olvidar a Tao Geoghehan Hart. Por poner sólo algunos nombres. Han ganado seis de los últimos siete Tours, pero también un Giro y una Vuelta. Desde aquella irrupción de Froome en 2011 en la Vuelta a España de Juanjo Cobo, el equipo no ha hecho sino crecer y convertirse en una máquina casi perfecta, sobre todo en la Grande Boucle.

medidas-anti-sky-menos-corredores-carreras-ciclismo-organizadores

Ahora les toca buscar un nuevo patrocinador. En una carta abierta dirigida a sus fans, en la estructura achacan la decisión a los cambios que se han producido en la cadena británica: “Los cambios, a veces, traen más cambios consigo. Y eso es lo que ha pasado”, explicaban. Ya se encuentran buscando un sponsor que pueda situarse a la altura de un equipo que, recordemos, hasta ahora tenía un presupuesto abierto, sin límite de gasto. Y encontrar alguien que haga lo mismo no será sencillo.

En cualquier caso, desde el Team Sky se han dado de plazo hasta el Tour de Francia del año que viene. Algunas voces dicen que ya está todo más o menos encarrilado con el que será el sucesor, pero aún es pronto para afirmarlo. Además esto contrasta con una política de estabilidad del equipo que había firmado a muchos ciclistas hasta más allá de 2019. De hecho, Egan Bernal tiene contrato hasta 2022 y aunque las cifras salariales suelen ser de consumo interno, se habla de 14 millones por estas cinco campañas. Eso, como todo lo demás, queda en el aire.

Y mientras unos se van, otros llegan. El equipo Bahrain-Merida ha anunciado esta misma mañana la entrada de McLaren, histórico de la Formula Uno, en el equipo en lo que será a partir de ahora un proyecto conjunto al 50%. De momento la escuadra no cambiará de nombre, pero veremos de cara al futuro a medio plazo.

La aplicación de la tecnología al rendimiento de los deportistas será el gran eje de este acuerdo de patrocinio, con el que sin duda el equipo espera dar un paso más para consolidarse –porque ya lo está- entre los mejores del mundo. Veremos cómo reacciona la estructura de Dave Brailsford a la marcha de su patrocinador, pero el británico es un hombre de recursos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This