No hay más. Sky es el mejor equipo de este Tour de Francia, y tiene al hombre que, sin ser especialmente el más fuerte  -o al menos no con la diferencia de otros años-, sí ha sabido consolidarse como el corredor más regular de entre los favoritos. Sin mostrar ninguna fisura en la montaña, sufriendo cuando ha tenido que hacerlo y sacando distancias cada vez que ha visto la oportunidad. La evolución de Chris Froome como ciclista responde a la de un corredor ya de dimensiones históricas. Por eso ha ganado el Tour tres veces y tiene a tiro la cuarta. Y también por eso ha sido capaz de pelear durante varios años la Vuelta a España sin estar al 100%, aunque todavía no haya vestido nunca el rojo en Madrid.

Durante varios kilómetros del Col D’Izoard, el equipo Sky ha llegado a tener cuatro corredores en un grupo de apenas 12 favoritos. Todos muy parejos, por otra parte. Kwiatkowski, Mikel Nieve y Landa, que ha quedado como el último gran gregario de Froome como viene siendo habitual. El alavés incluso ha lanzado un ataque por la etapa, pero sus piernas ya no eran las de otros días. El propio Froome ha arrancado sobre Bardet y Urán, los únicos que quedaban con él a esas alturas, y ha cazado a su compañero.

Salvo que ocurra algo extraño, Froome va a partir el sábado en la crono de Marsella –donde además es mejor que sus rivales- con 23 segundos sobre Bardet y 29 con Urán. El podio será ese, aunque habrá que ver el orden porque pinta que el colombiano puede bajar al héroe galo del podio. La etapa ha sido para un Barguil que demuestra no sólo unas piernas enormes, sino también el acierto del Team Sunweb en mantenerlo en años anteriores cuando parecía que se había estancado de forma definitiva. Dos etapas para él y otras dos de Matthews, maillot verde y de lunares… además del Giro. Barbaridad de temporada para ellos.

Medio pelotón en fuga

En las etapas de montaña como la de ayer u hoy siempre se forman escapadas numerosas que, normalmente, terminan culminando la aventura en meta. Pero hasta eso hay veces que se va de las manos. Esta mañana eran ¡54! corredores los que se lanzaron al ataque. Era como ver dos pelotones diferentes. El corte ha llegado a tener ocho minutos y pico de renta, aunque a partir de la mitad de la jornada Sky y… Bora empezaron a bajarlo.

warren-barguil

Evidentemente, de ese pedazo de grupo se iba a terminar haciendo una selección con los más escaladores y donde repetían de ayer Dani Navarro, Rudy Molard o Darwin Atapuma, y también estaba presente un Talansky que había pasado inadvertido hasta ahora durante los 17 días de carrera. Por el contrario, Team Emirates UAE ha filtrado cinco corredores, pensando en rematar con Darwin, pero cuando pasan los kilómetros y no se pone todo encima de la mesa puede pasar lo que ha ocurrido. Que la carrera por la general se pone violenta detrás y las aventuras son reducidas a escombros.

AG2R, sin remate

Esta vez AG2R ha querido tomar la iniciativa para propiciar un ataque de Bardet. Se han pasado tirando desde los inicios del Col de Vars con toda la artillería y hasta la mitad, más o menos, del Col D’Izoard. Pero el jefe no ha podido rematar ese trabajo. Pasaban los kilómetros y el esperado ataque no llegaba. Lo intentó a tres de meta, pero Froome le cerró el hueco con serenidad y de forma sencilla. Urán también se mantuvo a rueda sin inmutarse.

Después, a sólo 500 metros de meta y buscando tanto la bonificación como limar algún segundo suelto, el francés ha lanzado el último demarraje en la montaña de este Tour de Francia. Tampoco aquí ha podido con el británico. Así que si no ocurre nada raro mañana –y si ocurre, que no sea en forma de caída, que no se lo merece- Chris Froome va a salir el sábado en disposición de ganar su cuarto Tour de Francia. Con total merecimiento gracias tanto a su forma de correr como al apoyo de un equipo que ha estado casi siempre perfecto.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This