Poco ha tardado la polémica en llegar al Tour. Primero se escucharon algunas críticas a la organización por cómo era posible que las vallas en las que impactaron Alejandro Valverde e Ion Izagirre no estuvieran protegidas, y después fueron el Sky, y cuatro de sus corredores, entre los que se encontraban Geraint Thomas y Chris Froome,  los que estuvieron en el ojo del huracán. La razón de su presencia en el punto de mira fue el uso de una innovación tecnológica que se conoce como Vortex en la contrarreloj inaugural del Tour, que a tenor de las palabras de los directores de BMC y FDJ, que denunciaron su uso, les dio alas en la lucha contra el crono.

Cierto es que en la CRI, Geraint Thomas hizo un tiempazo y que Froome estuvo muy bien, hasta el extremo que el propio Alberto Contador llegó a decir que los 42″ que Froome le aventajó en la CRI eran «una barbaridad». Puede que por ello los directores de BMC y FDJ no salieran de su incredulidad y denunciaran su uso. Así, el director de FDJ, Frédéric Grappe, dijo que con el uso del Vortex «los ciclistas del Sky podían llegar a ganar de 18 a 25 segundos en los 14 kilómetros de la contrarreloj», mientras que el de BMC se mostraba taxativo. La norma es muy clara. Está prohibido el uso de cualquier elemento aerodinámico en la equipación del corredor. «Una norma que Sky ha incumplido”, declaró Fabio Baldato.

En el otro lado de la moneda, las palabras del director deportivo del Sky, Nicolas Portal: «Todo es legal. No hemos hecho trampa. Tuvimos el OK de los comisarios y no íbamos a arriesgarnos a perder el Tour en la primera etapa por una trampa. Es más, hay otros equipos que lo han estado usando”.

Pero ¿qué efectos produce el Vortex? Si uno se detiene y mira con atención el maillot del Sky en la CRI se aprecian como unos añadidos, unos parches en la zona de brazos y hombros de la formación británica, repletos de unas bolitas que facilitan que el aire se desplace entre ellas como un torbellino y disminuya las turbulencias y la resistencia. Una ventaja aerodinámica que los más retractores dicen que les da una ventaja de un segundo por kilómetro.

Pero los integrantes del Sky y muchos otros dentro del pelotón no comparten esta opinión. Entre ellos, Mikel Landa, que ya utilizó el maillot con Vortex en el Giro y que asegura que «ni loco da un segundo por kilómetro».

Además, ahora se ha sabido que Movistar ya utiliza una especie de piezas de caucho en relieve que producen un efecto similar al que generan las bolitas del Vortex en el Sky.

Una polémica que tendrá que aclarase antes de la penúltima etapa del Tour, la segunda y decisiva crontrarreloj de la ronda gala.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This