Se acaba el Tour, pero llega ahora el momento de hacer balance y poner en un lado aquellos nombres que han conseguido sorprender para bien y para mal en esta edición de la ‘Grande Boucle’. Chris Froome ha sido el ganador justo y merecido, pero hay poco que se haya dicho del británico y que no se sepa ya. En cambio, sí hay gente de la que no se esperaba el rendimiento que ha tenido, para bien y para mal. Aquí van cuatro nombres que han sobresalido en plano positivo:

Rigoberto Urán. Si en Düsseldorf aparece alguien y dice que ‘Rigo’ va a terminar este Tour en la segunda posición, se le habría calificado poco menos que de temerario. Y eso por educación. Pero ahí ha estado. Es verdad que ha atacado entre poco y nada, pero se lleva una etapa y un puesto de podio recuperando su mejor versión de vueltómano. A los 30 años, ha hecho una temporada muy regular siendo Top10 en Andalucía, Tirreno, País Vasco y Route du Sud. Rompe además una sequía de victorias de casi dos años. ¿Se habrán juntado muchas casualidades, o Urán ha dado el paso definitivo para volver a pelear grandes vueltas?

Warren Barguil: El francés se destapó en la Vuelta a España de 2013 con dos etapas. Como ya ocurrió con otros ciclistas, hubo quien por ello estableció la conclusión de que a la Vuelta iba gente sin nivel y ganaba cualquiera. Tras varios años un tanto erráticos, Barguil se ha hecho con dos etapas, un puesto en el Top10 a base de escapadas, el maillot de la Montaña y el premio a la Supercombatividad del Tour. Una auténtica barbaridad.

Thomas De Gendt: No es que sorprenda, pero viene al hilo de la Supercombatividad de Barguil. El belga, tras pisar el podio del Giro 2012, no ha vuelto a luchar por generales. De hecho, no quiere hacerlo. Asegura ser más feliz entrando en escapadas y buscando etapas. Pero en este Tour es el vivo ejemplo del trabajo sin premio. Se ha metido en ¡nueve fugas! con más de 1.000 kilómetros en total. Una barbaridad. La organización, en cambio, no le ha dado la recompensa del Dorsal Rojo final.

thomas-de-gendt-mont-ventoux-chris-froome-richie-porte-caida

Primoz Roglic: A sus 27 años, el esloveno le ha dado a su país la primera victoria en el Tour de toda su historia. Roglic era, en principio, un gran rodador que podría tener opciones en vueltas de una semana siempre y cuando no metieran puertos demasiado bestias. Pero ha ganado una etapa que subía a la Croix de Fer y el Galibier resolviendo una fuga de 28. Tiene la edad de Dumoulin y el perfil es el mismo… aunque el palmarés evidentemente no. Vamos a ver a dónde llega en próximas temporadas. Ni que decir tiene que ha salvado el Tour de Lotto NL-Jumbo.

Pero igual que ha habido sorpresas en lo positivo, también las ha habido en lo negativo. Ciclistas que se suponía que debían estar peleando por cosas: el propio Tour, etapas, etcétera. Y sin embargo, no se les ha visto a lo largo de tres semanas. Gente, por tanto, que tendrá que replantearse sus objetivos y metas de cara al año que viene. Para algunos será sólo un mal año. Para otros, tal vez el comienzo de su decadencia como ciclistas.

Nairo Quintana: Por muy bueno que seas. Por mucha clase que tengas. Por muchos que tu nombre inspire temor cuando la carretera se empina, si el cuerpo no va no hay mucho que hacer. Nairo empezó el año pensando que podría abordar el doblete Giro-Tour. En mayo perdió –aunque por muy poco- la ronda italiana y ahora ha estado totalmente fuera de carrera. Ni siquiera en el Top10 y con los Alpes que se le han hecho directamente eternos. El año que viene volverá a la Grande Boucle… pero esta vez como objetivo principal del año.

nairo-quintana-movistar-team-tour-francia-giro-italia-valverde

Nairo, en la subida a San Andrés de Teixido de la pasada Vuelta a España. Foto: Graham Watson/BettiniPhoto©2016

André Greipel: La siguiente frase, un dato aparentemente negativo, describe una trayectoria deportiva legendaria y de enorme mérito. Este Tour de Francia ha sido la primera Gran Vuelta en la que Greipel ha tomado parte y no ha ganado ninguna etapa desde… ¡2007! La Vuelta a España de aquel año fue la última que se saldó sin triunfos para el alemán. A sus 35 años y con tres generaciones de velocistas por debajo, tal vez el ‘Gorila de Rostock’ haya entrado ya en declive. Hoy ha estado cerca en París.

Bahrain-Merida: Es verdad. Quedaron completamente descabezados con la marcha de Ion Izagirre en la primera etapa, y de eso no es en absoluto fácil reponerse. Pero era el primer Tour de la formación pérsica y se les esperaba con ganas. Alguna fuga de Tsgabu Grmay, Colbrelli dando presencia esporádicamente en las llegadas masivas y poco más. Desde aquí, eso sí, todo es mejorar.

Andrew Talansky: Después de firmar su primer Top5 en una ‘grande’ en la Vuelta a España 2016, el siguiente asalto era el Tour de Francia. Y su forma física en California hacía pensar que podía llegar en una buena condición. Pero en los Pirineos desapareció y poco se supo de él hasta que se metió en la fuga de Izoard. Tampoco allí hizo un gran papel, pues cedió de los primeros. Acumula 45 días de carreras, por lo que es de esperar que se presente en la línea de salida de Nimes. Veremos si en la ronda española le van mejor las cosas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This