Specialized Aethos: la probamos sobre asfalto, sterrato y pavé
Fotos: Fotos: Specialized Bicycles

Specialized Aethos: la probamos sobre asfalto, sterrato y pavé

Hemos probado la bicicleta con frenos de disco fabricada en serie más ligera del mundo en la marcha cicloturista Aveiro Spring Challenge, una prueba que combina diferentes tipos de superficie. ¿Cómo habrá respondido la Specialized Aethos?

PUBLICIDAD Content_1

Cuando Specialized España nos propuso apuntarnos a un evento de fin de semana para prensa especializada, en el que probar la Specialized Aethos en su versión S-Works, solo necesitamos el tiempo que se tarda en decir SÍ para apuntarnos. Lo que aún no sabíamos es que se trataba de una prueba muy particular, puesto que tendríamos la oportunidad de probar esta bicicleta tan especial en un contexto totalmente ajeno al que ha sido concebida.

Preparamos nuestras pertenencias para poner rumbo a Oporto, desde donde nos trasladaríamos a la coqueta localidad de Aveiro, conocida popularmente como la Venecia de Portugal. Es tarde, así que no prolongamos las necesarias charlas después de varios reencuentros con compañeros de otros medios y el personal de Specialized. Necesitábamos descansar para estar frescos, de cuerpo y mente, ante la primera toma de contacto que nos esperaba a la mañana siguiente con la espectacular Specialized Aethos.

Specialized Aethos S-Works

PUBLICIDAD Content_2

Pero retrocedamos en el tiempo, vamos a detenernos primero en analizar esta bicicleta y descubrir por qué se ha convertido en un auténtico objeto de deseo.

Una bicicleta centrada en la experiencia

En 2020 Specialized revolucionó el segmento de las bicicletas de carretera de competición presentando la nueva Tarmac SL7, bicicleta que probamos la pasada temporada. La Tarmac, plataforma tradicionalmente asociada a bicicleta escaladora, acogía un nuevo nivel de aerodinámica, con tubos planos de perfil truncado y ruedas de un generoso perfil. El objetivo era convertirse en la bicicleta de competición total, y vaya si lo consiguió. Hasta el punto de desterrar a la Venge del catálogo de la firma americana. Dos Campeonatos del Mundo en ruta consecutivos acreditan su eficacia.

S-Works Specialized Aethos

El siguiente movimiento de Specialized sería de lo más sorprendente. Si la nueva Tarmac recogía toda la competición en un único modelo, ¿por qué no abordar un proyecto de alto rendimiento desde una perspectiva alejada de las carreras?

PUBLICIDAD Content_3

Así nace el proyecto Specialized Aethos, una bicicleta centrada en la experiencia de conducción y libre de cualquier atadura o imposición. Esta ‘libertad’ se aprecia en su diseño, que se aleja de las líneas estandarizadas para apostar por un perfil clásico de tubos redondeados y estilo retro.

Peso récord

Aethos

Pero en el aspecto que mejor se refleja la independencia de la Specialized Aethos es en su registro en la báscula. El peso del cuadro es de tan solo 585 gramos en talla 56, lo que la convierte en la bicicleta de carretera con frenos de disco fabricada en serie más ligera del mundo.

Por supuesto, nos referimos al cuadro S-Works, elaborado en fibra de carbono Fact 12R que hemos tenido la oportunidad de probar. No obstante, los marcos del resto de la gama, con carbono Fact 10R, también sostienen un peso sobresaliente, por debajo de 700 gramos. Estas cifras tan abrumadoras se han conseguido a base de modificar por completo el proceso de fabricación. Se ha cambiado la forma de conectar las láminas de carbono, que ahora son más largas y continuas, lo que ha permitido ahorrar un 11% de material respecto a la anterior Tarmac SL6.

Y precisamente de la Tarmac, pero de la nueva versión SL7, recoge sus cotas para calcar la misma geometría, revelando así que, a pesar de todo, se trata de una bicicleta de alto rendimiento preparada para rodar muy rápido.

No obstante, la Specialized Aethos es mucho más que una peso pluma. Aunque su peso esté (muy) por debajo del límite establecido por la UCI de 6,8 kilos, la firma americana ha integrado varias soluciones destinadas a mejorar el rendimiento global de la bici sin pensar únicamente en rebajar gramos a toda costa. Prueba de ello es la posibilidad de alojar cubiertas de hasta 32 mm o la presencia de un pedalier roscado BSA de 68 mm para facilitar su mantenimiento.

Specialized Aethos en Aveiro

Puesta a punto y toma de contacto

Y volvemos a nuestra experiencia con la Aethos en el país luso. La primera jornada serviría únicamente para entrar en contacto con la bicicleta y asegurarnos un buen ajuste biomecánico. Tras una primera introducción técnica a cargo del equipo de marketing de Specialized, al fin tomamos nuestra unidad de test para ajustarla a nuestro gusto.

La primera imagen no puede ser más cautivadora, como un flechazo instantáneo. Sus líneas clásicas y su diseño sobrio (cuesta identificar que se trata de una Specialized) contrasta enormemente con la tendencia hoy en día a radicalizar las formas, exagerar los perfiles de los tubos y escoger colores muy llamativos.

La Specialized Aethos es todo lo contario, prefiere la discreción para guardarse su arsenal donde toca: en la carretera.

Aprovechamos para rodar un par de horas a ritmo suave, entrar en contacto con el feeling de la bicicleta y realizar las fotos que puedes ver en este artículo. También nos permitieron realizar un pequeño reconocimiento de algunos trazados de la prueba de fuego que nos esperaba al día siguiente: la Aveiro Spring Classic.

Aveiro Spring Classic: a toda velocidad

Aveiro Spring Classic

La Aveiro Spring Classic es una de esas pruebas que está justo en la frontera entre una marcha cicloturista y una carrera. No en vano, se registra el tiempo de cada participante y hay pódium con entrega de trofeos a los primeros clasificados de cada categoría.

Además, su recorrido es muy particular y resulta llamativo por ser una propuesta diferente a la mayoría de pruebas cicloturistas que tenemos en España. En lugar de apostar por largos recorridos y varias ascensiones a puertos de montaña, donde el principal aliciente sea la acumulación de desnivel, aquí la distancia no es abultada (120 km en la prueba larga, la que corrimos nosotros) y, sobre todo, muy poco desnivel (550 metros en total).

La personalidad de esta prueba, además de la posibilidad de rodar muy rápido, está en que combina diferentes superficies al estilo del ciclismo moderno y la popularidad de las clásicas de primavera. El recorrido sobre asfalto se ve salpicado por segmentos de mayor o menor distancia y dificultad de sterrato (pistas de tierra) y calles adoquinadas.

A priori es el escenario opuesto para probar la Specialized Aethos, una bicicleta concebida para escalar y disfrutar durante horas sobre la bici. Pero ha resultado ser un contexto excelente para descubrir que esta bicicleta es más de lo que aparenta.

A lo largo de los 120 km de ruta hemos podido rodar acoplados y sosteniendo velocidad punta con suma facilidad. La rigidez que desprende el marco permite secar los espacios dentro del pelotón, recortar distancias con un rápido demarraje o intentar algún (tímido) ataque. Eso es algo que se puede presuponer, pero lo que no estaba dentro de nuestro juicio previo era la solvencia a la hora de ir muy rápidos y cómodos al mismo tiempo.

Además, estamos acostumbrados a probar bicicletas ‘de competición’ cuando entramos en un rango de precio tan alto como el de esta Specialized Aethos en versión S-Works. Esto supone que el tratamiento del cuadro desprenda una rigidez tan alta que el propio ciclista debe actuar como filtro de las irregularices del terreno. No sucede así con la Aethos, cuyo proceso de elaboración ha sido cuidado para mitigar estas vibraciones favoreciendo un rodaje más dulce y fluido. Así, mientras otros ciclistas sufrían en los segmentos de terreno roto o arenosos, nosotros hemos podido sostener el ritmo con confianza y sin temor a caídas.

Se trata de un modelo de marcha muy atractivo puesto que no hay espacio para el aburrimiento. Los primeros compases suceden muy rápido hasta que encontramos un pelotón en el que rodar cómodos. Además, hay cierta tensión, muchos cambios de ritmo y esfuerzos cortos pero intensos en cada repecho. Los tramos de tierra y pavé añaden un plus de entretenimiento a la jornada, con la obligación de extremar las precauciones y agudizar la técnica. Por cierto, en estas pruebas conviene adaptar el material. Nosotros pudimos librar la prueba sin un solo pinchazo, pero muchos de nuestros compañeros debieron parar en más de una ocasión a reparar las cubiertas.

Con ganas de más

Al final, el rendimiento de la Specialized Aethos fue extraordinario. Rápida cuando debía serlo, cómoda durante toda la jornada, ligera y muy deportiva en todo momento. Es la bicicleta total. Nos quedamos con ganas de más, de probar mucho más la Aethos, y es por ello que hemos conservado nuestra unidad de test para exprimirla durante las próximas semanas en nuestras carreteras habituales y mostraros un reportaje en mayor profundidad en solobici.es.

Si deseas conocer más detalles sobre esta bicicleta tan exclusiva puedes acceder al site específico de Specialized España dedicado a la Aethos.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario